Europa

Plan de Reino Unido de enviar migrantes a Ruanda podría no ser disuasorio: funcionario

“Las pruebas de un efecto disuasorio son muy inciertas y no pueden cuantificarse con la suficiente certeza como para proporcionarme el nivel necesario de garantía sobre la relación calidad-precio”, escribió Matthew Rycroft

Reino Unido
Por Andrew Davis
16 de abril, 2022 | 03:51 PM
Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — La iniciativa del gobierno del Reino Unido de enviar a algunos solicitantes de asilo a Ruanda podría no disuadir a suficientes migrantes para que el esfuerzo sea rentable, dijo el sábado el funcionario del Ministerio del Interior encargado de evaluar el plan.

Los inmigrantes que crucen el Canal de la Mancha en pequeñas embarcaciones corren el riesgo de ser reubicados en el estado africano, dijo el jueves el primer ministro Boris Johnson al presentar la medida. Su gobierno pagará a Ruanda unos 120 millones de libras (US$158 millones) para alojarlos y tramitar sus solicitudes de asilo, dijo el ministro del gabinete Simon Hart a Sky News.

Matthew Rycroft, secretario permanente del Ministerio del Interior, dijo que dirigió “una evaluación rigurosa de la regularidad, la propiedad, la viabilidad y la relación calidad-precio de esta política”. Incluso si sigue adelante, el plan podría no alcanzar sus objetivos de disuadir la inmigración y reducir los costos, escribió en una carta a la ministra del Interior, Priti Patel. El Reino Unido gasta más de 1.500 millones de libras al año en su sistema de asilo y 4,7 millones de libras al día en hoteles para alojar a los inmigrantes.

PUBLICIDAD

“Las pruebas de un efecto disuasorio son muy inciertas y no pueden cuantificarse con la suficiente certeza como para proporcionarme el nivel necesario de garantía sobre la relación calidad-precio”, escribió. “No creo que se puedan obtener pruebas suficientes para demostrar que la política tendrá un efecto disuasorio lo suficientemente significativo como para que la política sea rentable”.

Alrededor de 28.000 personas hicieron la travesía el año pasado. El viaje ha sido una fuente regular de tensión con Francia, y el Reino Unido ha acusado al gobierno del presidente Emmanuel Macron de no hacer lo suficiente para evitar que los migrantes salgan de las costas francesas.

Al poner sensible tema de la inmigración en la cima de la agenda política, Johnson está tratando de reunir apoyo antes de las elecciones locales del próximo mes en Inglaterra y Gales, con encuestas que sugieren que su partido conservador está destinado a sufrir pérdidas significativas.

Johnson defendió la campaña del Brexit, alimentada por la promesa de que el Reino Unido podría frenar la inmigración una vez que abandonara la Unión Europea. La incapacidad de Johnson para resolver la cuestión desde que se convirtió en primer ministro en 2019 ha sido embarazosa para su administración, dada su promesa de “recuperar el control” de las fronteras británicas.

PUBLICIDAD