PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Europa

Rusia implementa campaña en redes para calificar de farsa la masacre de Bucha

La campaña de desinformación sugiere que Rusia sigue considerando que las plataformas occidentales como Twitter son herramientas valiosas para difundir propaganda

Trabajos forenses en Bucha
Por Margi Murphy
16 de abril, 2022 | 08:26 am
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Una campaña de Twitter respaldada por el Kremlin, en la que se afirma que la masacre de Bucha fue un engaño orquestado por el Reino Unido y Estados Unidos, se ha convertido en la iniciativa de desinformación más agresiva de Rusia en la guerra de Ucrania hasta el momento, según nuevas conclusiones.

Políticos rusos, embajadas extranjeras y cuentas de medios de comunicación estatales en Twitter Inc. (TWTR) con cientos de miles de seguidores tuitearon el término “Bucha” más de 1.000 veces la semana pasada, según la Alliance for Securing Democracy, una organización sin ánimo de lucro que ha estado siguiendo la desinformación rusa relacionada con la guerra. Según los investigadores, la campaña fue un intento de manipular el discurso público en torno a los acontecimientos ocurridos en el suburbio de Kiev a principios de este mes.

PUBLICIDAD

Cuando las tropas rusas se retiraron de Bucha el 1 de abril, aparecieron fotos y vídeos de bombardeos indiscriminados, torturas y ejecuciones de civiles. Las presuntas atrocidades provocaron una protesta mundial, y funcionarios estadounidenses y europeos han dicho que están considerando la posibilidad de imponer sanciones más duras por lo que podrían ser crímenes de guerra.

La campaña de desinformación sugiere que Rusia sigue considerando que las plataformas occidentales como Twitter son herramientas valiosas para difundir propaganda con el fin de sembrar la confusión sobre la invasión de Ucrania tanto a nivel nacional como internacional, a pesar del trabajo de las empresas de medios sociales para frustrar sus esfuerzos, según los investigadores del think tank.

La embajada rusa en Washington no respondió a un mensaje en busca de comentarios.

PUBLICIDAD

Según los investigadores, las cuentas de Twitter de las embajadas rusas en Francia, Indonesia y Japón, así como las de funcionarios y organismos gubernamentales rusos, han difundido falsas teorías sobre Bucha. El 6 de abril, por ejemplo, la embajada rusa en Yakarta, que tiene 20.000 seguidores, escribió un hilo de 16 tweets en el que argumentaba que no había tropas rusas en Bucha en el momento de los asesinatos y afirmaba la inocencia de Rusia en el asunto.

Dos días después, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia acusó a Richard Moore, jefe del servicio secreto de inteligencia británico MI6, de participar “en el desarrollo de este cínico acto de provocación para acusar a los pacificadores rusos de un pecado tan grave”. La declaración fue recogida por varios medios de comunicación estatales rusos, entre ellos Sputnik News, la Agencia Rusa de Noticias (TASS), Zvezda y RIA Novosti, que la compartieron en Twitter. Los medios en japonés y serbio de Sputnik News y Zvesda compartieron las afirmaciones en sus cuentas de Twitter. La cuenta de Twitter de la embajada rusa en Francia también sugirió que el MI6 estaba implicado, compartiendo un vídeo de un antiguo político ruso que difundía la afirmación.

Luego, el 9 de abril, varias cuentas vinculadas a Moscú comenzaron a tuitear que se estaba preparando otra farsa para desprestigiar a Rusia, según los investigadores. Una cuenta perteneciente a Dmitry Polyanskiy, primer representante permanente adjunto de Rusia ante las Naciones Unidas, alegó que Ucrania y sus “tutores de propaganda occidentales” ya estaban tramando otro engaño.

Ese mismo día, el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso alegó que la próxima reclamación fraudulenta (según los rusos) podría centrarse en la ciudad ucraniana de Irpin, fronteriza con Kiev. Margarita Simonyan, redactora jefe de Russia Today, medio respaldado por el Estado, sugirió que se producirían hechos similares en Kharkiv.

Twitter dijo en marzo que estaba poniendo límites a las cuentas gubernamentales que pertenecen a países en guerra cuyos gobiernos están limitando la información a su propio pueblo. La nueva política se diseñó para hacer frente al “grave desequilibrio informativo” derivado de los gobiernos autoritarios que bloquean el acceso a Twitter y otros medios de comunicación y, sin embargo, siguen utilizándolo para hacer propaganda.

Twitter está aplicando etiquetas a los medios de comunicación rusos afiliados al Estado, y los tuits de estas cuentas ya no se recomiendan en la línea de tiempo de inicio ni en las notificaciones. Twitter dijo que ha etiquetado más de 260.000 tuits únicos bajo esta política.

PUBLICIDAD

“Las nuevas políticas de Twitter claramente no han impedido que las cuentas vinculadas al Kremlin utilicen la plataforma para difundir desinformación sobre la guerra”, dijo Joseph Bodnar, investigador de la Alliance for Securing Democracy. “En todo caso, las cuentas diplomáticas rusas se han vuelto más agresivas”.

Bodnar dijo que no creía que la campaña de influencia hubiera convencido al público, sino que parecía ser una estratagema para manipular cómo la gente percibe los futuros acontecimientos en Ucrania.

“Con Bucha, los propagandistas rusos fueron sorprendidos tratando de distorsionar los hechos después de que salieran a la luz”, dijo. “Ahora los funcionarios rusos se adelantan a los acontecimientos y afirman que Ucrania está escenificando escenas de violencia en zonas de las que las tropas rusas están empezando a salir”.

PUBLICIDAD

Un portavoz de Twitter dijo que la compañía estaba investigando los tuits que hacían afirmaciones falsas sobre Bucha. Twitter ya “tomó medidas” contra varias cuentas de la embajada rusa por negar otros acontecimientos violentos en Ucrania, dijo el portavoz. Twitter no respondió inmediatamente a estas afirmaciones.

La campaña de desinformación, que comenzó la semana pasada, precedió a declaraciones del martes del presidente ruso Vladimir Putin, quien negó que los soldados rusos hayan estado ejecutando a civiles y que las cuentas de los periodistas e investigadores del ataque son simplemente “falsas” y “provocaciones”.

PUBLICIDAD

Putin hizo estos comentarios durante una conferencia de prensa con el presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, en un puerto espacial ruso, una instalación para el lanzamiento de naves espaciales, durante la cual Lukashenko ofreció afirmaciones no probadas de que el gobierno británico había organizado la “operación especial psicológica”.

Los investigadores de Alliance afirmaron que la campaña de desinformación de Bucha fue aproximadamente el doble de otro intento vinculado al Kremlin de perpetuar una teoría conspirativa, esta vez afirmando que laboratorios de investigación de alto secreto financiados por el Departamento de Defensa de Estados Unidos están planeando lanzar armas biológicas en Rusia.

La teoría de las armas biológicas se ha extendido rápidamente en Estados Unidos entre los defensores de teorías conspirativas como QAnon y otros, según Bodnar.

PUBLICIDAD

Desde que los eventos en Bucha salieron a la luz, el nombre de la ciudad no ha sido tuiteado mucho por los medios de comunicación chinos o las cuentas diplomáticas, encontraron los investigadores. Las cuentas chinas han tendido a amplificar las afirmaciones de Rusia sobre la advertencia en Ucrania y a restar importancia a cualquier acto ilícito de Moscú.

El término “masacre” sólo se incluía en las cuentas de Twitter vinculadas a Pekín cuando se presentaba entre comillas como una afirmación controvertida, o en referencia a una “supuesta masacre” que podría haber sido escenificada por los ucranianos y Occidente, descubrieron los investigadores. En cambio, las cuentas chinas que hacían referencia a Bucha utilizaban mayoritariamente el término “incidente”.

PUBLICIDAD