Green

La invasión rusa pone a la transición energética mundial en una encrucijada

Los países se ven obligados a tomar decisiones difíciles sobre cómo alimentar sus economías

Una mina de carbón a cielo abierto en Mezhdurechensk, Rusia.
Por Brian Eckhouse
18 de abril, 2022 | 03:28 pm
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — La invasión rusa a Ucrania está alterando la transición mundial para abandonar los combustibles fósiles en la lucha contra el cambio climático.

En cierto modo, la guerra está ralentizando el cambio y dando nueva vida a la vieja energía. En otros, está reforzando el argumento de que la incorporación de más vehículos eléctricos a las carreteras y la instalación de más turbinas eólicas y paneles solares pueden impulsar la independencia energética. En algunos lugares, ambas cosas están ocurriendo a la vez.

PUBLICIDAD

Esto está claro: sin la energía rusa, los países de todo el mundo se ven obligados a tomar decisiones difíciles sobre cómo alimentar sus economías, poniendo la transición energética en una encrucijada.

“La preocupación es que la reacción instintiva es centrarse en los combustibles fósiles”, dijo Ethan Zindler, analista de BloombergNEF, la unidad de datos y análisis de energía de Bloomberg. “Pero a más largo plazo, es un buen augurio para la transición energética”.

PUBLICIDAD

La alteración de las perspectivas energéticas será uno de los debates previstos en la cumbre de energía, tecnología y finanzas de BloombergNEF, de dos días de duración, que comienza el martes en Nueva York.

Carbón

La prisa por castigar a Rusia abandonando su oferta energética ha provocado un aumento a corto plazo de la demanda de carbón, a pesar de sus sombrías perspectivas a largo plazo. Esa demanda ha hecho que los precios alcancen máximos históricos. Días después de que Rusia invadiera Ucrania, la preocupación por la oferta hizo que la referencia australiana del carbón térmico alcanzara los US$440 la tonelada métrica, más de cinco veces el precio de un año antes.

Pero aunque el aumento del consumo de carbón es un revés para la lucha contra el cambio climático, también es cierto que los mineros del más sucio de los combustibles fósiles están luchando por aumentar la producción para satisfacer esa demanda.

Gasolina y crudo

El aumento de los precios de la gasolina obligó al Presidente de EE.UU., Joe Biden, a ordenar una liberación sin precedentes de crudo nacional de emergencia, una medida orientada a aliviar el dolor de los consumidores en un año electoral. Su administración (que ha tratado de acelerar la transición energética del país) también planea permitir la ampliación de las ventas de gasolina con una concentración de etanol superior a la habitual este verano.

PUBLICIDAD

Pero la gasolina a US$5 por galón hace que la mente se centre en las alternativas, lo que podría ser una ayuda para los vehículos eléctricos, según Zindler.

“Cuando la gasolina estaba a US$2,50, sacabas tu hoja de cálculo para ver cómo ahorrarías dinero con un vehículo eléctrico en 10 años”, dijo. “Ahora, las matemáticas son más fáciles”.

PUBLICIDAD

Gas natural licuado

Incluso antes de la invasión rusa, Europa pagaba algunos de los precios más altos del mundo por el gas natural

Ahora, en un esfuerzo por acabar con la dependencia energética de Rusia, varias naciones, entre ellas Alemania, Letonia, Estonia, Grecia e Italia, están tratando de desarrollar nuevas terminales de importación de gas natural licuado. Varios de esos posibles compradores europeos se reunieron recientemente con empresas estadounidenses de GNL en Washington D.C. y Houston, además de visitar una planta de GNL en Texas.

PUBLICIDAD

Desde el inicio de la guerra, los promotores estadounidenses de GNL han firmado al menos 10 acuerdos, dando impulso a proyectos estancados que han tenido permisos federales durante varios años pero que carecían de contratos y financiación para seguir adelante.

Hidrógeno

Mientras Europa busca combustibles fósiles a corto plazo, el alejamiento del continente del gas natural ruso está dando lugar a nuevos compromisos de miles de millones de dólares para un mercado de hidrógeno bajo en carbono.

PUBLICIDAD

Un objetivo: sustituir los combustibles fósiles por hidrógeno en la fabricación, el transporte y la calefacción.

Incluso antes de la invasión rusa, el interés por el hidrógeno iba en aumento, sobre todo por sus aparentes beneficios para el clima. Pero la guerra ha acelerado ese impulso.

PUBLICIDAD
 Los inversionistas del mayor ETF de hidrógeno aceleraron sus compras en marzodfd

Energía solar y eólica

El interés por fuentes de energía menos contaminantes también ha aumentado, especialmente en Europa, desde la invasión rusa. La crisis puso “de manifiesto la fragilidad de las fuentes de energía tradicionales”, dijo en una entrevista Jeff Waters, director general del fabricante Maxeon Solar Technologies Ltd. (MAXN).

La energía solar y la eólica se encuentran entre las fuentes eléctricas más baratas y, lo que es crucial en este momento, no hay costes de combustible.

“Pocas veces ha habido un argumento más convincente para que aceleremos nuestra inversión en energías renovables, en fuentes de energía domésticas, en fuentes de energía limpias, tanto por nuestra dependencia política y económica, como por motivos de cambio climático”, dijo Christiana Figueres, defensora del clima y exsecretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. “En realidad van de la mano”.

Con la asistencia de Eric Roston, Sergio Chapa, Will Wade y Will Mathis.

Este artículo fue traducido por Estefanía Salinas Concha.

PUBLICIDAD