Níquel ruso
Tiempo de lectura: 6 minutos

Las lámparas aún no se apagan en toda Europa. Pero se están atenuando en un sentido real a la sombra de Rusia. Con la invasión de Ucrania, los ajustados mercados energéticos ahora se están fracturando, lo que aumenta la posibilidad no solo de precios altos sino de cortes reales.

En respuesta a la invasión, EE.UU., la Unión Europea y otros aliados están librando una forma sorprendentemente cohesiva y agresiva de guerra financiera. El acceso de Rusia al capital junto con numerosos bienes y servicios se ha visto gravemente restringida tanto por las sanciones oficiales como por la autosanción de las empresas extranjeras.

PUBLICIDAD

Eso incluye el alma económica de Rusia: las exportaciones de energía. Millones de barriles de petróleo ruso con grandes descuentos no pueden encontrar compradores. Y las grandes petroleras occidentales, incluidas BP Plc (BP) y (jadeo) Exxon Mobil Corp. (XOM), se están alejando de las inversiones multimillonarias en el país. La dislocación y la total confusión son evidentes, con el petróleo crudo Brent superando los US$135 el barril en un punto este fin de semana, incluso cuando el descuento en el crudo de los Urales aumentó.

Para muchos de nosotros, la comparación más cercana es el embargo impuesto al petróleo de Irak y la ocupación de Kuwait en 1990, lo que hizo que los precios de la gasolina casi se duplicaran en un par de semanas. Sin embargo, ese episodio fue relativamente breve y ocurrió en un momento en que los inventarios de petróleo eran altos y Arabia Saudita estaba lista para compensar los déficits. Rusia es un mayor exportador de petróleo y gas (así como de metales, carbón y cereales). Y Arabia Saudita y el resto de la OPEP+ ahora parecen preferir arriesgarse a una turbulencia económica mundial a enfrentarse a su socio en Moscú. Nosotros, especialmente aquellos que son demasiado jóvenes para recordar incluso el paralelo imperfecto de la Guerra del Golfo, estamos en un territorio profundamente desconocido aquí.

PUBLICIDAD

Una gran diferencia se refiere al tiempo. El ataque de Rusia a Ucrania representa una guerra más amplia contra el orden internacional por parte de una potencia nuclear que se extiende por dos continentes. Probablemente haya asestado un golpe fatal al comercio de energía con Europa, que soportó la Guerra Fría , el caos postsoviético y disputas previas con el presidente Vladimir Putin. Una cumbre europea a finales de esta semana discutirá propuestas extraordinariamente ambiciosas para romper la relación por completo y Rusia ahora amenaza con hacerlo primero. Esto no es, como dicen, transitorio.

A esto se suma el imperativo de que los países descarbonicen sus sistemas energéticos ante el cambio climático. La UE ya tiene objetivos cero neto que implican una fuerte reducción de las importaciones de energía rusas con el tiempo. El ataque a Ucrania cambia las prioridades. La energía a carbón, por ejemplo, probablemente regresará en el corto plazo para ayudar a compensar las importaciones de gas costosas o ausentes. Pero cualquiera que piense que esto significaría el fin de las ambiciones climáticas de la UE quizás no sepa que hay una guerra. Las exigencias de hoy, si bien exigen algunos compromisos sobre las emisiones, también agregan una dimensión de seguridad apremiante que fortalece el ímpetu verde. Se ha vuelto simplemente poco realista vincular el destino de Europa a las exportaciones energéticas rusas.

PUBLICIDAD

En algunos aspectos, los precios altos y volátiles de los combustibles fósiles son una bendición para alternativas como la energía renovable. Sin embargo, el caos actual también presagia problemas para la tecnología limpia.

Todo el sistema energético es producto de una era de globalización que comenzó al final de la Segunda Guerra Mundial y se expandió al final de la Guerra Fría. La diversificación de las cadenas de suministro de petróleo y gas, que vincula incluso a los adversarios, mantuvo los precios notablemente estables y asequibles durante gran parte del tiempo. Para cosas como la energía renovable y las baterías, las transferencias de tecnología y el poder de la fabricación china junto con los subsidios en otros lugares han provocado una fuerte caída en los costos.

PUBLICIDAD

Bueno, adiós a todo eso. Años antes del ataque de Rusia, la globalización en general y específicamente en los mercados energéticos había sido objeto de ataques. La agenda de “dominio energético” del expresidente Donald Trump vinculó explícitamente las exportaciones de petróleo y gas de EE.UU. con influencia geopolítica. La energía de todo tipo ocupó un lugar destacado en su guerra comercial con China. Puede que el presidente Joe Biden no sea un partidario de la fractura hidráulica por la libertad, pero ciertamente ha utilizado su política industrial verde como un arma en esa misma confrontación. Por su parte, China ha trabajado asiduamente para construir posiciones de liderazgo en varias áreas de tecnología limpia y, con una mirada cautelosa sobre Ucrania, advierte contra la creación de una versión del Pacífico de la OTAN. Mientras tanto, el ministro de economía alemán, Robert Habeck, en comentarios a Reuters este fin de semana sobre un fondo de 200.000 millones de euros (US$221.366 millones) para la transformación industrial, habló de la “necesidad de invertir en nuestra soberanía energética " (énfasis mío).

La lógica subyacente aquí se remonta quizás a la crisis financiera de 2008 y la generosidad de los gobiernos al tratar de mitigarla. Como ClearView Energy Partners, una firma de análisis con sede en Washington, concluyó en un informe el verano pasado:

PUBLICIDAD

En la medida en que el estímulo fiscal promueva el proteccionismo, hemos argumentado que la reciente oleada de desembolsos de recuperación verde podría transformar la guerra comercial actual en una guerra comercial de carbono.

En otras palabras, si ya ha gastado mucho en su economía nacional y ahora va a gastar mucho en descarbonizarla, tal vez no quiera que otros países lo socaven con exportaciones más baratas que no tienen en cuenta el costo de emisiones. La UE, que ahora contempla una enorme emisión de bonos conjuntos para revisar sus capacidades energéticas y militares, no querrá que todo eso se gaste en otra parte. Este es el pensamiento detrás del mecanismo de ajuste fronterizo de carbono propuesto por la UE y tales aranceles tienen una forma de extenderse, incluso a los tímidos EE.UU.

PUBLICIDAD

Rusia, cuya economía es un horno relativo , siempre estuvo en condiciones de perder más que la mayoría si estos aranceles se vuelven comunes. Y eso fue antes de que le diera a Occidente una razón adicional para aislarlo. Sin embargo, los aranceles, como las sanciones, son armas de destrucción mutua. Cortar el petróleo y el gas rusos, oficialmente o no, es claramente inflacionario para los costos de energía, como lo indicará cualquier pantalla comercial actual. Pero la desglobalización hará lo mismo con la tecnología limpia, o al menos con las partes más difíciles. Mire lo que acaba de suceder con el níquel, un ingrediente crítico en muchas tecnologías de baterías, para el cual Rusia es un importante proveedor. Claro, es un apretón corto ; pero está siendo exprimido por una razón.

Precio del níqueldfd

Una lección que se volvió a aprender el año pasado es que el aumento de la demanda combinado con la interrupción de la oferta da como resultado algo que cualquier persona menor de 30 años tampoco recordará: la inflación. Nos encontramos en un momento en el que los gobiernos proponen reconstruir radicalmente sus economías para abordar el cambio climático, incluso cuando el comercio internacional de productos básicos energéticos y tecnología se está desmoronando. En el camino hacia la transición, de alguna manera tropezamos con la partición de energía.

PUBLICIDAD

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar