Mercados

El “Señor litio” advierte que no hay suficiente metal para producir baterías

“Es como si el autobús delante de mí va a 80 kilómetros por hora, yo voy a 70, pero digo que lo alcanzaré en 2025″, dice Joe Lowry a la hora de explicar el estado de la industria de litio y el futuro de la ofera y la demanda

Pilas de sal extraída en una piscina de evaporación donde se aísla el bicarbonato de litio de la salmuera durante el proceso de producción.
Por Gabrielle Coppola
22 de abril, 2022 | 08:53 AM

Bloomberg — Las baterías, y más concretamente los metales para baterías, están a punto de sustituir a los chips como el nuevo cuello de botella de la industria del automóvil.

Aunque se ha prestado mucha atención al níquel, sobre todo tras la invasión rusa de Ucrania, otro metal clave -el litio- es una fuente de preocupación para los fabricantes que se enfrentan a todo tipo de retos en la cadena de suministro.

El coste del metal -utilizado principalmente para producir baterías de iones de litio, pero también para productos farmacéuticos y lubricantes industriales- se ha disparado. Un índice de precios clave se duplicó con creces en el primer trimestre, tras aumentar un 280% el año pasado, según Benchmark Mineral Intelligence.

PUBLICIDAD

Este salto preocupa a los funcionarios del gobierno de China, según escribió mi colega Annie Lee a principios de este mes. Elon Musk, a quien se considera un líder en la producción de vehículos eléctricos, mencionó la escasez de litio en varias ocasiones durante la conferencia sobre las ganancias de Tesla esta semana.

“Ciertamente, animaría a los empresarios que están buscando oportunidades a entrar en el negocio del litio”, dijo Musk el miércoles. “Creemos que vamos a tener que ayudar a la industria en este frente”.

Una persona que lleva tiempo advirtiendo de la escasez de litio es Joe Lowry, un experto algo cascarrabias que atrae regularmente a los grandes de la minería y a los analistas a su podcast. Conocido en los círculos mineros como “Mr. Lithium” (el señor litio), este residente de Carolina del Norte lleva décadas en el negocio.

PUBLICIDAD

Desde que comenzó a trabajar por su cuenta en 2012, Lowry ha sido consultor de empresas mineras e inversor. Posee acciones de empresas como Tesla y Lithium Americas.

He hablado con Lowry para entender la cadena de suministro de baterías para vehículos eléctricos y he resumido nuestra conversación en forma de preguntas y respuestas. He aquí un extracto, editado para mayor extensión y claridad.

Usted escribió un artículo a finales de 2019 diciendo que la demanda de litio superaría la oferta. Parece que los precios del litio han empezado a reflejar eso. ¿Qué ve usted?

En los próximos dos años, aunque habrá un crecimiento significativo de la oferta, será menor que la demanda, por lo que la brecha seguirá creciendo.

Es matemática simple. Es como si el autobús delante de mí va a 80 kilómetros por hora, yo voy a 70, pero digo que lo alcanzaré en 2025.

Creo que habrá un día en el futuro en el que el litio tenga un exceso de oferta, pero no será en esta década.

PUBLICIDAD

¿Por qué se tarda tanto?

Se puede construir una fábrica de baterías en dos años, pero se necesita hasta una década para poner en marcha un proyecto de litio.

No es una materia prima; es una especialidad química. El litio se compara a menudo con el mineral de hierro u otras materias primas importantes, y no se comporta así. La industria automovilística se está dando cuenta de ello. Lograr que el litio sea apto para una empresa automovilística puede llevar más de un año.

PUBLICIDAD

¿Por qué?

Tiene que pasar por un ciclo de pruebas. Si vas a poner algo en un coche que podría prenderse fuego si la química es incorrecta, quieres saberlo.

PUBLICIDAD

¿Está la industria del automóvil preparada para ese largo tiempo de espera?

Tomo las proyecciones de gigawatts-hora de todo el mundo y las relaciono con el litio necesario para hacerlo, y la mayoría de ellas están muy por encima de lo que la industria del litio puede suministrar. No creo que se vaya a destruir la demanda. En última instancia, creo que sólo se aplaza.

La producción adicional de este año será inferior a 150.000 toneladas. Entonces, ¿quién se queda con el material? ¿De quién son los modelos de VE que no se fabrican?

PUBLICIDAD

En un escenario de 2050, hay tiempo para que ocurra todo lo que tiene que ocurrir. Pero en 2030, simplemente no va a suceder. No hay más que ver el lío en el que nos encontramos desde el punto de vista del suministro de litio, con menos del 10% de penetración de los vehículos eléctricos.

Las predicciones de Lowry coinciden con otras evaluaciones. BloombergNEF prevé que los precios del carbonato e hidróxido de litio -los principales productos químicos de litio utilizados en la producción de baterías- serán aún más altos en 2030 como resultado de los déficits de suministro previstos.

La escasez de suministro de metales supone un reto más inmediato para los fabricantes de automóviles. Se espera que los precios de las baterías suban ligeramente este año, poniendo fin a una larga racha de descensos. Esto retrasará el momento en que los vehículos eléctricos alcancen la paridad de precios con los coches de combustión, potencialmente hasta dos años, hasta 2026, según BNEF.

PUBLICIDAD