Macron se acerca a la reelección a medida que Marine Le Pen se tambalea

La brecha entre ambos se ha ampliado desde el 10 de abril hasta alrededor de 11 puntos porcentuales, según la media de los sondeos del 22 de abril

Afiches de Macron y Le Pen de cara a la segunda vuelta
Por Ania Nussbaum y Samy Adghirni
22 de abril, 2022 | 07:41 AM

Bloomberg — Emmanuel Macron está más cerca de ganar otro mandato al frente de la segunda economía europea, a medida que la líder nacionalista Marine Le Pen se queda sin tiempo para reducir la distancia entre ambos de cara a la segunda vuelta presidencial del domingo.

Ambos candidatos están celebrando sus últimos mítines en las zonas en las que salieron victoriosos en la primera vuelta hace dos semanas: Le Pen eligió la región norteña de Hauts-de-France. Macron está en la ciudad sureña de Figeac.

En una entrevista con la radio France Inter el viernes, Macron se comprometió a “intentar encontrar un camino en el que redescubramos juntos las razones que nos hacen vivir como una nación unida.” Dijo que no ha conseguido “dar una perspectiva de progreso y seguridad a las clases medias y trabajadoras francesas.”

La brecha entre ambos se ha ampliado desde el 10 de abril hasta alrededor de 11 puntos porcentuales, según la media de los sondeos del 22 de abril, a medida que las debilidades de Le Pen en materia de economía se hacían más evidentes y los políticos de izquierda y derecha se unían en torno a Macron. También se está beneficiando de su estatura de experimentado estadista en medio de la guerra de Rusia con Ucrania.

PUBLICIDAD
VER +
Guía para el euro antes de las elecciones presidenciales en Francia

Le Pen necesitaba dar un gran golpe en el debate presidencial del miércoles por la noche para recuperar terreno, pero no lo consiguió. El tan publicitado cara a cara fue finalmente poco interesante y no pareció ayudar a ninguno de los dos candidatos a ganar nuevos votantes, ni les hizo perder muchos. Una encuesta publicada después sugiere que los espectadores encontraron a Macron algo más convincente. Los mercados se tranquilizaron.

Sin embargo, sus diferentes visiones del mundo se pusieron de manifiesto, especialmente en lo que respecta a Europa. Le Pen dice que quiere transformar la Unión Europea en una alianza de naciones. Macron dijo que sus vínculos con Rusia y otros euroescépticos destruirían el bloque desde dentro. Macron quiere seguir fortaleciendo la UE, reforzando la unidad en temas como la sanidad o la defensa.

Los líderes europeos siguen de cerca las elecciones, y con preocupación. El canciller alemán, Olaf Scholz, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y el primer ministro portugués, Antonio Costa, pidieron a los votantes que no apoyaran a Le Pen, aunque evitaron respaldar explícitamente a Macron, en una columna conjunta publicada en varios periódicos el jueves.

PUBLICIDAD
VER +
Trío de líderes europeos pide a franceses no votar por Le Pen

La elección es entre el oficialista que valora “la democracia, la soberanía, la libertad y el estado de derecho” y una nacionalista que se pone del lado de gobernantes autocráticos como Vladimir Putin que ha despertado “recuerdos de los tiempos más oscuros de Europa”, dijeron.

Macron aventaja a Le Pen por 56,2% a 43,8%, según un promedio de encuestas calculado por Bloomberg el 21 de abril. Eso le daría un margen de victoria más estrecho que hace cinco años. Pero si Le Pen consigue más del 40% de los votos, es probable que salga fortalecida, mientras que Macron podría tener más dificultades para aplicar su programa de reformas, dependiendo de cómo resulten las elecciones parlamentarias de junio.

Durante una parada en Roye, Somme, el jueves, Le Pen volvió a tratar los temas de fondo que han sido su centro de atención durante la campaña, posando para fotos y firmando carteles con camioneros. Dijo que quiere ser la presidenta de la gente que “lucha” y pidió a los votantes que voten con la “razón” y el “corazón”.

El presidente estuvo en el departamento más heterogéneo del país, Seine-Saint-Denis, cerca de París, en un claro intento de cortejar a los “castores” franceses, los votantes de izquierdas que han estado construyendo “diques” para evitar que la ultraderecha tome el poder.

“Todavía no ha terminado”, dijo Macron, llamando a todos sus partidarios a tratar de convencer al mayor número posible de personas para que le apoyen. “No debemos acostumbrarnos al avance de las ideas de extrema derecha”.

El líder de Los Verdes, Yannick Jadot, instó a los votantes a respaldar a Macron “sin placer, pero sin vacilar”, en una señal de que una alianza informal entre partidos contra la extrema derecha no se está desmoronando del todo a pesar de la impopularidad de Macron entre muchos en la izquierda. El líder de la extrema izquierda, Jean-Luc Melenchon, aunque no apoya explícitamente al presidente, ha dicho que nadie debería dar “un solo voto” a Le Pen.