Actualidad

Escándalo en redes sociales cuesta US$2.000 millones a famoso científico chino

La fortuna de Wu Yiling se hundió después de que el hijo de otro multimillonario cuestionara su tratamiento contra Covid-19

La zona de ocio nocturno del Soho en Hong Kong, China, el jueves 21 de abril de 2022.
Por Venus Feng
22 de abril, 2022 | 08:21 PM

Bloomberg — Wu Yiling es uno de los científicos chinos más reconocidos. Con una fortuna cercana a los US$6.000 millones, también formaba parte de las 500 personas más ricas del mundo.

Eso era hasta la semana pasada, cuando el hijo de otro multimillonario chino desató el debate en Internet con una publicación en la que dudaba de la eficacia del medicamento de Wu utilizado para tratar el Covid-19. El remedio a base de hierbas, Lianhua Qingwen, es uno de los tres tratamientos tradicionales que el gobierno central ha recomendado y fue enviado a los hogares de Shanghái y Hong Kong durante la última ola de la variante ómicron.

Después de un ascenso meteórico de Shijiazhuang Yiling Pharmaceutical Co. (002603) de Wu, la advertencia de Wang Sicong hizo que sus acciones se hundieran en el límite máximo del 10% durante dos días consecutivos. La caída continuó, llevando a la acción a su peor desplome semanal y a un descenso del 35% desde el máximo alcanzado el 11 de abril. La riqueza de Wu y su familia ha caído US$2.000 millones hasta situarse por debajo de los US$4.000 millones, según el índice de multimillonarios de Bloomberg.

PUBLICIDAD

“Ahora Yiling se enfrenta a una prueba para restaurar su reconocimiento en el mercado”, dijo Kenny Ng, estratega de Everbright Securities International en Hong Kong. “A corto plazo, la demanda de Lianhua Qingwen debería seguir siendo fuerte, ya que la pandemia en la China continental aún no ha remitido, pero a largo plazo, los inversores deben replantearse si sus ingresos pueden mantener un crecimiento decente a medida que el Covid-19 disminuye en todo el mundo”.

El debate sobre la eficacia de la medicina tradicional china (o MTC) se ha intensificado en las últimas semanas, mientras el país lucha contra su peor brote desde los primeros días de la pandemia. Aunque el gobierno ha promovido los remedios, no han recibido el visto bueno de los reguladores con credibilidad mundial, y la Organización Mundial de la Salud (OMS) no ha aprobado ni recomendado el uso de Lianhua Qingwen para tratar el Covid-19

El desplome de las acciones de Yiling comenzó el 15 de abril, después de que Wang, hijo del multimillonario inmobiliario Wang Jianlin, compartiera un vídeo en Weibo en el que cuestionaba que la OMS hubiera recomendado alguna vez Lianhua Qingwen como remedio contra el coronavirus. Esto ocurrió después de que pidiera en la plataforma tipo Twitter que el organismo de control de valores de China investigara a Yiling.

PUBLICIDAD

Ambas publicaciones se borraron más tarde, y el martes Weibo prohibió a Wang porque su cuenta “violaba las leyes y regulaciones relacionadas”, según un aviso en su página personal. Al día siguiente, Yiling prometió emprender acciones legales contra las declaraciones difamatorias y reiteró que su Lianhua Qingwen tiene algunos efectos adversos “raros”, como náuseas, vómitos y dolor abdominal.

Un representante de Yiling declinó hacer comentarios.

Wu, hijo de un médico de la provincia septentrional de Hebei, se interesó por la medicina cuando era adolescente. Este hombre de 72 años estudió la práctica tradicional china y se licenció en la Universidad de Medicina China de Nanjing en 1982. Después trabajó como médico antes de fundar Yiling en 1992. La empresa, que produce tratamientos para ayudar en afecciones como resfriados, enfermedades cardiovasculares, tumores y diabetes, comenzó a cotizar en la bolsa de Shenzhen en 2011.

Lianhua Qingwen llegó poco después del brote de SARS, y en 2003 el organismo regulador de medicamentos del país lo aprobó para combatir el virus. Ese mismo año, Wu fue elegido miembro de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino, uno de los principales órganos consultivos del gobierno nacional. Luego, en 2009, ingresó en la Academia China de Ingeniería, el rango más alto que puede alcanzar un científico en China.

Mientras que algunos tratamientos de medicina tradicional china tienen varios productores, Yiling es el único fabricante de Lianhua Qingwen. China ha reconocido las cápsulas (una mezcla de madreselva, raíz de ruibarbo, hierba de ajenjo dulce y otros ingredientes naturales) como una forma eficaz de reducir los síntomas leves del Covid-19, como la fiebre y el dolor de garganta. Singapur, que el año pasado advirtió que el remedio no estaba aprobado para tratar el Covid-19 está realizando un ensayo.

La pandemia ha sido una clara victoria para Yiling. Las ventas se dispararon un 51% en 2020 y ascendieron a $10.400 millones de yuanes (US$1.600 millones) en los tres primeros trimestres del año pasado, un 32% más que en todo 2020. Ese año, Lianhua Qingwen representó un tercio de los medicamentos tradicionales utilizados para tratar los síntomas de la gripe en los hospitales públicos de China, mientras que los remedios respiratorios de Yiling representaron casi la mitad de sus ingresos, según el último informe anual disponible.

PUBLICIDAD

En un esfuerzo por elevar las innovaciones chinas, el gobierno del presidente Xi Jinping ha estado promoviendo la MTC como un tratamiento Covid-19 a aliados de todo el mundo. Ha enviado especialistas a Camboya y apoyado ensayos clínicos en Pakistán, mientras que Rusia vende Lianhua Qingwen desde 2020. El remedio está ahora disponible en más de 20 países.

El auge de Lianhua Qingwen ha sido una bendición para Wu y sus dos hijos, que juntos poseen el 55% de Yiling. Las acciones de la empresa, el único fabricante de MTC que cotiza en bolsa con un tratamiento recomendado para el Covid-19, casi se han triplicado en los últimos tres años, en comparación con las pérdidas de los índices bursátiles chinos.

Pero las preguntas y los comentarios inundan ahora la página de la plataforma de relaciones con inversionistas de Yiling, instando a la empresa a que aclare más las preocupaciones del mercado y ofrezca una compensación.

PUBLICIDAD

“Ya estamos hartos de las conversaciones vacías de su empresa”, escribió un inversor que no se identificó más que con el nombre autogenerado cninfo943685. “Por favor, muestren datos más sólidos de los ensayos clínicos y los últimos resultados de ventas para restaurar la confianza del mercado”.

Con la asistencia de Dong Lyu, Jane Zhang y Pei Yi Mak.

PUBLICIDAD