Asia

Kim Jong Un exhibe poderosos misiles balísticos y promete ampliar programa nuclear

Entre las armas expuestas estuvo un nuevo misil balístico lanzado desde un submarino que la televisión estatal calificó como “el arma más potente del mundo”

Estudiantes y jóvenes asisten a una fiesta de baile para celebrar el 110º aniversario del nacimiento del presidente Kim Il Sung, conocido como "Día del Sol", en la plaza Kim Il Sung de Pyongyang el 15 de abril de 2022.
Por Jeong-Ho Lee
26 de abril, 2022 | 03:11 PM
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — El líder norcoreano Kim Jong Un prometió reforzar rápidamente su arsenal atómico en un desfile militar en el centro de Pyongyang que incluyó a miles de soldados y a sus últimas armas con capacidad nuclear que amenazan a Estados Unidos y sus aliados.

El desfile, que duró más de dos horas, se celebró el lunes por la noche y se retransmitió el martes por la televisión estatal. Entre las armas expuestas se encontraban el mayor misil balístico intercontinental de Corea del Norte, el Hwasong-17, un sistema de misiles hipersónicos y un nuevo misil balístico lanzado desde un submarino que la televisión estatal calificó como “el arma más potente del mundo”.

“En preparación para la turbulenta situación política y militar y todo tipo de crisis en el futuro, avanzaremos más rápido y con mayor firmeza en el camino de la autodefensa y la construcción de fuerzas modernas”, dijo Kim en un discurso en el desfile. “Seguiremos tomando medidas para fortalecer y desarrollar la fuerza nuclear a la mayor velocidad posible”.

PUBLICIDAD

El desfile para conmemorar el 90º aniversario de la fundación de su ejército se produjo mientras Corea del Norte parece estar preparada para probar su primer dispositivo nuclear desde 2017 y ha desplegado en los últimos meses nuevas armas diseñadas para evadir los escudos antimisiles operados por EE.UU.. Las tensiones también aumentarán cuando el presidente electo de Corea del Sur, Yoon Suk Yeol, asuma el cargo el 10 de mayo con la promesa de seguir una línea dura con Pyongyang.

Se espera que el presidente de EE.UU. Joe Biden, visite Corea del Sur y Japón a finales de mayo, según los medios de comunicación. Cualquier exhibición de las armas del arsenal nuclear de Kim serviría como recordatorio de los acuciantes problemas de seguridad que plantea Pyongyang y que se han ido agudizando a medida que su administración se ha ido centrando en la guerra de Ucrania.

“La invasión rusa de Ucrania, especialmente relevante para Corea del Norte y la nueva administración presidencial surcoreana, presenta oportunidades para que Kim demuestre la destreza militar de su país”, dijo Soo Kim, un analista de políticas del Rand Corp. que anteriormente trabajó en la Agencia Central de Inteligencia.

PUBLICIDAD

“La exhibición de armas, más el discurso de Kim destacando el desarrollo nuclear y la disposición a usar las armas en cualquier momento, debería decirnos que el régimen no alberga intenciones de frenar el desarrollo o renunciar a sus armas nucleares”, dijo.

El evento estuvo cargado de la espectacularidad que ha sido un elemento básico de los últimos desfiles militares bajo el mando de Kim, quien fue mostrado en la televisión llegando en una limusina escoltada por motocicletas.

Bajó del auto con su esposa Ri Sol Ju, y caminaron por una alfombra roja para saludar a las tropas y fueron recibidos por niños que saltaban y llevaban flores cuando entraron en el pabellón de observación. La aparición fue poco habitual para Ri, que no suele salir en público y la última vez que apareció en los medios de comunicación estatales fue por asistir a una representación artística del Año Nuevo Lunar en febrero.

El desfile inició con paracaidistas que llevaban trajes con luces de colores brillantes que volaban en formación sobre la plaza Kim Il Sung, en el centro de Pyongyang. Tras desplegar sus paracaídas, les siguieron bengalas que lanzaban chispas y luego desplegaron grandes banderas norcoreanas mientras se dirigían a tierra.

Kim, que habló durante unos 20 minutos, iba vestido con una túnica militar blanca, que recordaba a la que había llevado su abuelo y fundador del Estado, Kim Il Sung, en actos similares. Saludó mientras las tropas y el armamento pasaban por debajo de él y observó las grandes pantallas de la plaza que mostraban estilizados vídeos pregrabados como pilotos de aviones de combate preparándose para surcar el cielo.

Se trató del cuarto desfile militar de Kim desde octubre de 2020, cuando su régimen desplegó la mayor exhibición de nuevo armamento desde que tomó el poder hace una década. Ese evento de hace dos años marcó la primera exhibición pública del Hwasong-17, que, según los expertos en armamento, es el mayor ICBM del mundo apto para el transporte por carretera y está diseñado para enviar una carga de ojivas nucleares múltiples al territorio continental de Estados Unidos.

PUBLICIDAD

El misil fue probado el mes pasado y estalló en el cielo de Pyongyang poco después del despegue, según las autoridades surcoreanas. Corea del Norte llevó a cabo una prueba exitosa de ICBM ocho días después, y Corea del Sur dijo que su vecino disparó un cohete diferente, un misil Hwasong-15 menos avanzado que fue utilizado en su última prueba de ICBM en 2017.

Corea del Norte trató de engañar al mundo y a su pueblo sobre el tipo de misil que disparó, dijo Corea del Sur, armando un video hábilmente producido que combinaba los dos lanzamientos y afirmando que mostraba a Kim supervisando un lanzamiento exitoso del Hwasong-17 a pesar de que el mundo exterior lo vio como un fracaso vergonzoso. El férreo control de Corea del Norte bloqueó cualquier mención del percance a su pueblo.

“Si el Hwasong-17 no se mostrara en el desfile, daría la impresión de que Corea del Norte reconoce el fracaso”, dijo Wang Son-taek, director del Centro de Política Global del Instituto de la Paz Han Pyeong en Corea del Sur.

Con la asistencia de Brandon Sapienza.

PUBLICIDAD