El Congreso de EE.UU.
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg Opinión — Los ciudadanos estadounidenses deberían pensar un poco más en la democracia. Lo que me hizo pensar en esto fue una cita de Kam Ghaffarian, de Axiom Space, después de que su tripulación completara con éxito una misión totalmente privada a la Estación Espacial Internacional, un logro que describió como “parte de la democratización de la órbita terrestre baja”. Más tarde vi que el ex astronauta de la NASA Mike López-Alegría, que comandaba la misión, también se refirió a ella como “democratización”.

Aquí hay buenas y malas noticias.

PUBLICIDAD

Mi primera reacción fue que esto era ridículo. López-Alegría llevó al espacio a tres personas ricas que pagaron generosamente por la experiencia. En general, he pensado que privatizar parcialmente el espacio es una buena idea, pero vamos: los turistas espaciales ricos son peores símbolos de la democracia que (digamos) Alan Shepard, Neil Armstrong, Sally Ride y el resto del cuerpo de astronautas, junto con los políticos que los enviaron al espacio y los votantes que eligieron a esos políticos. No debemos descuidar el papel de la empresa privada incluso entonces, cuando el gobierno tenía el papel dominante. El sistema económico estadounidense estuvo entre los ganadores de la carrera espacial. Sin embargo, en general, no hay nada más democrático que un sistema político que elige y alcanza colectivamente un objetivo político. Y la mayoría de esos astronautas tenían orígenes muy ordinarios; hay algo triste en una concepción de la democracia que excluye a Ride e incluye a los que tienen medios para comprar su camino al espacio.

¿Por el otro lado? Dudo que ninguna de las personas que consideran las misiones espaciales privadas como “democratizadoras” haya pensado mucho en eso. Lo más probable es que utilicen la palabra porque es una palabra que le gusta a la gente. Eso es... ¿una especie de buena noticia? La democracia en Estados Unidos ha sido atacada, incluyendo al menos algunos argumentos explícitos de que es algo malo. Algunos de estos argumentos no son nuevos en absoluto, incluyendo la afirmación incorrecta y ahistórica de que Estados Unidos es una “república, no una democracia”. Incluso la demonización de la propia palabra “democracia” tiene profundas raíces en la historia de Estados Unidos. La generación fundadora, que miraba a Roma como su ejemplo, compartía una larga sospecha histórica de la democracia a pesar de favorecer fuertemente el gobierno popular.

PUBLICIDAD

Si esto resulta confuso, puede deberse a que la gente en EE.UU. no siempre se ha preocupado por saber qué es exactamente la democracia, a pesar de que en general se entusiasma con ella. La democracia es, en términos generales, un sistema de gobierno en el que el pueblo gobierna, pero eso deja mucho espacio para la complejidad y las complicaciones, incluyendo el hecho de que no todo el pueblo puede salirse con la suya todo el tiempo.

De hecho, averiguar cómo aceptar las derrotas -elecciones, debates políticos, incluso peleas por los símbolos- sin dejar de apoyar el proceso subyacente resulta ser un elemento extremadamente importante de la democracia. Por eso los rituales democráticos, como los debates presidenciales de las elecciones generales, pueden ser valiosos aunque no tengan ningún valor en términos de educación de los votantes. Por eso el rechazo del presidente Donald Trump a los rituales electorales -como reconocer la derrota, felicitar al ganador y participar en la transición presidencial- fue algo tan importante, incluso dejando de lado sus esfuerzos manifiestos por anular los resultados.

PUBLICIDAD

Para decirlo sin rodeos: Quizá podamos ignorar los matices de la democracia -por muy importantes que sean- siempre que apoyemos plenamente el concepto general y aceptemos la idea básica de que a veces implica perder. En general, no puedo evitar desear que nuestra educación cívica fuera mucho más completa y eficaz, y que los ciudadanos estadounidenses tuvieran un mejor sentido de su propio sistema de gobierno. Y sospecho que nuestros fracasos en ese sentido son realmente vulnerabilidades. Pero si todavía nos entusiasma la democracia, lo suficiente como para intentar utilizarla para vender todo tipo de cosas, incluidos los vuelos espaciales privados... Tal vez sea un punto de partida significativo.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.