EE.UU.

Biden pide US$33.000 millones más para Ucrania, se alista para guerra más larga

Su plan incluye US$20.400 millones en asistencia militar y de seguridad para Ucrania y US$8.500 millones en asistencia económica para ayudar al gobierno de Kiev

Biden quiere que la ayuda se designe como un gasto de emergencia que no tenga que ser compensado con recortes de gastos en otros lugares.
Por Justin Sink, Erik Wasson y Nancy Cook
28 de abril, 2022 | 11:00 AM

Bloomberg — El presidente Joe Biden pedirá al Congreso que proporcione US$33.000 millones para ayuda militar, económica y humanitaria a Ucrania, así como el poder de confiscar y vender los activos de los rusos ricos.

Biden esbozará su petición en un discurso desde la Casa Blanca el jueves. Su plan incluye US$20.400 millones en asistencia militar y de seguridad para Ucrania, US$8.500 millones en asistencia económica para ayudar al gobierno de Kiev y US$3.000 millones en asistencia humanitaria y seguridad alimentaria, según un alto funcionario de la administración que pidió el anonimato para describir la solicitud antes de que se anuncie.

Los funcionarios de la Casa Blanca dijeron que la financiación cubriría los costes de Ucrania hasta el 30 de septiembre, el final del actual año fiscal.

PUBLICIDAD

“Mi administración está comprometida a proporcionar al pueblo ucraniano la asistencia que necesita”, escribió Biden en una carta dirigida a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi. “Nuestra asistencia hasta la fecha ha marcado la diferencia en el campo de batalla, ayudando a Ucrania a ganar la batalla por Kiev”.

Biden quiere que la ayuda se designe como un gasto de emergencia que no tenga que ser compensado con recortes de gastos en otros lugares.

Biden también pedirá a los legisladores que proporcionen nuevas autorizaciones que permitan a la administración confiscar y vender los activos de los ricos aliados del presidente ruso Vladimir Putin. También se espera que Biden reitere su petición de miles de millones de dólares en gastos adicionales para el coronavirus, después de que los legisladores no llegaran a un acuerdo a principios de este año para proporcionar fondos adicionales que la Casa Blanca dice que son esenciales para mantener los suministros de vacunas y terapias.

PUBLICIDAD

La Casa Blanca ha dicho que el conflicto en Ucrania está cambiando, y que las fuerzas rusas han vuelto a centrar sus esfuerzos en las regiones orientales del país después de fracasar en la toma rápida de la capital, Kiev. Funcionarios de la administración Biden han predicho que el reposicionamiento podría presagiar una batalla sangrienta y prolongada, y han dicho que los ucranianos necesitarán un tipo de armamento y otro tipo de ayuda diferente al que Estados Unidos y sus aliados proporcionaron al principio del conflicto.

La nueva solicitud incluye US$5.000 millones en la llamada autoridad de reducción -que permite al presidente proporcionar armas de los arsenales militares estadounidenses existentes-, así como US$6.000 millones para un programa de financiación de armas del Pentágono para Ucrania y US$4.000 millones para el programa de Financiación Militar Extranjera del Departamento de Estado.

Los funcionarios estadounidenses dicen que su atención se ha centrado en asegurarse de que el ejército ruso no pueda montar ofensivas similares contra otros países vecinos, y que no pueda reemplazar las fuerzas y el equipo perdidos en el conflicto.

“Queremos ver a Rusia debilitada hasta el punto de que no pueda hacer el tipo de cosas que ha hecho al invadir Ucrania”, dijo esta semana el secretario de Defensa, Lloyd Austin, durante una conferencia de prensa en Polonia, poco después de visitar Kiev.

Biden dijo la semana pasada que Estados Unidos ha gastado casi todos los fondos previstos en un paquete de ayuda de US$13.600 millones que el Congreso aprobó en marzo. Las solicitudes de financiación comienzan tradicionalmente en la Cámara de Representantes -que entra en receso a partir del jueves y se extiende hasta la semana del 9 de mayo-, pero el Senado podría abordar primero la legislación propuesta para acelerar su aprobación.

La solicitud incluye US$500 millones para apoyar la producción de cultivos alimentarios estadounidenses, como el trigo y la soja.

PUBLICIDAD