EE.UU.

Junta Laboral de EE.UU. acusa a Starbucks de despidos con represalias

La agencia dijo el viernes que la empresa interfirió ilegalmente con los derechos de los empleados al despedir a seis y tomar represalias contra otros

Starbucks, que no hizo comentarios inmediatamente en respuesta a una consulta, ha dicho que cumple con las leyes laborales y que las afirmaciones de actividad antisindical son “categóricamente falsas”.
Por Josh Eidelson
06 de mayo, 2022 | 08:58 PM
Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — Starbucks Corp. (SBUX) violó la ley federal al despedir, amenazar y llevar a cabo la vigilancia de los activistas sindicales en Nueva York, alegaron los fiscales de la junta laboral de Estados Unidos en una denuncia.

En una presentación en nombre del consejo general de la Junta Nacional de Relaciones Laborales, el director regional de la agencia en Buffalo dijo el viernes que la empresa interfirió ilegalmente con los derechos de los empleados al despedir a seis y tomar represalias contra otros.

Las alegaciones fueron presentadas a la agencia por Workers United, el grupo laboral que ha prevalecido en las votaciones de más de 50 tiendas de la empresa en EE.UU., empezando por una victoria histórica el pasado diciembre en Buffalo.

PUBLICIDAD

La demanda busca soluciones que incluyan la reincorporación de los empleados supuestamente despedidos de forma ilegal o forzada, junto con compensaciones económicas y cartas de disculpa.

El abogado general también solicita una reunión grabada en vídeo con los empleados, los representantes del sindicato y del gobierno, y con el director general de Starbucks, Howard Schultz, la presidenta de Norteamérica, Rossann Williams, o ambos. En la reunión, un ejecutivo de la empresa o un funcionario de la junta laboral leerían un aviso sobre los derechos de los empleados.

Además, la NLRB pretende que los directivos de Starbucks reciban formación obligatoria sobre los derechos de los trabajadores y que el sindicato tenga acceso a los tablones de anuncios de la empresa, a la información de contacto de los empleados y a la igualdad de tiempo para dirigirse a los trabajadores.

PUBLICIDAD

Starbucks, que no hizo comentarios inmediatamente en respuesta a una consulta, ha dicho que cumple con las leyes laborales y que las afirmaciones de actividad antisindical son “categóricamente falsas”.

La empresa “por fin está rindiendo cuentas por el alboroto antisindical que emprendió”, dijo uno de los empleados despedidos, Danny Rojas, en una declaración enviada por correo electrónico por el sindicato.

Las quejas emitidas por los directores regionales de la NLRB son examinadas por los jueces de la agencia, cuyos fallos pueden ser apelados ante los miembros de la junta laboral en Washington y de ahí a los tribunales federales.

La Junta Laboral carece de autoridad para imponer indemnizaciones punitivas por violaciones de la ley, pero su actual consejera general, Jennifer Abruzzo, nombrada por Joe Biden, ha ordenado a sus fiscales que “utilicen todas las herramientas posibles” que estén a su disposición para remediar las infracciones, como hacer que las empresas paguen los costes del seguro médico y las comisiones de las tarjetas de crédito en las que incurrieron los trabajadores despedidos, además de proporcionarles salarios atrasados.

Los fiscales de la Junta Laboral también han emitido denuncias acusando a Starbucks de despedir ilegalmente a activistas en Arizona y Tennessee. En otra denuncia emitida a principios de esta semana, el director regional de la agencia en Phoenix alega que las normas de los empleados de Starbucks, que incluyen la prohibición de responder a los periodistas o de compartir “información privada de la empresa” en las redes sociales, interfieren ilegalmente en los derechos de los trabajadores.

Starbucks también ha presentado sus propias reclamaciones ante la NLRB, alegando prácticas desleales por parte de los organizadores laborales hacia los trabajadores y lo que denomina “un aumento del comportamiento nefasto”. La cadena de café afirma que personas asociadas a Workers United limitaron el acceso a las tiendas de Arizona y Colorado, amenazaron a los trabajadores por no apoyar la campaña laboral y gritaron improperios y golpearon las ventanas.

PUBLICIDAD