Actualidad

Megayates que cruzan los océanos muestran la desesperación de los oligarcas

Los magnates rusos sancionados mueven los barcos para evitar el embargo

Los barcos de lujo ahora cruzan los océanos hacia lugares que no son tan propensos a imponer o aplicar sanciones.
Por K. Oanh Ha
07 de mayo, 2022 | 10:22 AM
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg — Antes de que el megayate Amadea, valorado en US$325 millones, se viera envuelto en una disputa legal en el Pacífico Sur, el lujoso barco que, según el gobierno de Estados Unidos, pertenece al multimillonario Suleiman Kerimov, se embarcó en un viaje de 18 días desde el Caribe hasta Fiyi, en el que probablemente gastó más de US$500.000 en combustible.

Se especula que el superyate se dirigía al puerto ruso de Vladivostok antes de que las autoridades de Fiyi lo confiscaran a petición de las autoridades estadounidenses. La invasión a Ucrania por parte de Rusia el 24 de febrero ha desencadenado rondas de sanciones financieras por parte de Washington D.C. y sus aliados, destinadas a castigar a cientos de oligarcas y magnates de los negocios cercanos al presidente Vladimir Putin. Varios gobiernos han perseguido las villas, los aviones y las embarcaciones de recreo de los magnates, confiscando más de una docena de megayates multimillonarios.

Eso ha hecho que los barcos de lujo crucen los océanos hacia lugares que no son tan propensos a imponer o aplicar sanciones. En colaboración con Spire Global Inc., una empresa de análisis que utiliza nanosatélites para recopilar datos, Bloomberg News ha hecho un seguimiento de los viajes más largos de los yates relacionados con los magnates rusos incluidos en las listas de sanciones.

PUBLICIDAD

Desde la invasión de Ucrania, el Amadea ha emprendido el viaje más largo y al menos otros cinco superyates han registrado travesías de unas 5.000 millas náuticas (9.000 kilómetros) en su intento de llegar a destinos considerados seguros frente a las incautaciones, incluidos Turquía y Rusia.

Los barcos de lujo vinculados a magnates rusos que más millas recorrendfd

“En los últimos meses, hemos visto que los yates de los oligarcas rusos sancionados han viajado a lugares a los que históricamente no habían ido y han recorrido más millas de las que suelen hacer”, dijo Simão Oliveira, un desarrollador de aplicaciones y web de Spire que construyó el rastreador de yates.

En total, el Amadea ha navegado unas 8.358 millas náuticas desde el 24 de febrero, marcando casi la mitad de las millas totales que ha recorrido en el último año, según el análisis de Spire.

PUBLICIDAD

El Amadea, que cuenta con un helipuerto, una piscina de mosaicos y un tanque de langostas, había estado amarrado frente a la isla caribeña de Sint Maarten desde alrededor de Navidad y seguía allí cuando Rusia comenzó su conflicto armado en Ucrania.

El 12 de marzo, el yate comenzó a moverse hacia el oeste y finalmente pasó por el Canal de Panamá, según los datos de seguimiento de buques analizados por Bloomberg News. Desde allí, se dirigió al noroeste de México, donde llegó al puerto de Manzanillo, en la costa oeste del país, el 24 de marzo. Ancló allí durante menos de 24 horas, un tiempo tan breve que probablemente fue una parada para repostar, dijo Sam Tucker, jefe de superyates del proveedor de datos marítimos VesselsValue.

El Amadea, de 348 pies (98 metros) de eslora, puso rumbo a Fiyi a una velocidad de crucero de 13 millas (24 kilómetros) por hora y llegó al puerto de Lautoka el 12 de abril, aparentemente sin los permisos necesarios. Una semana más tarde, Fiyi obtuvo una orden judicial para impedir la salida del barco tras recibir una solicitud de asistencia jurídica mutua de EE.UU.

El Tribunal Superior de Fiyi dio esta semana luz verde a las autoridades estadounidenses y locales para embargar el Amadea. El abogado que representa al propietario registrado del barco, Millemarin Investments Ltd., ha solicitado la suspensión de la orden, y afirma que el barco es propiedad de otro magnate ruso, y no del multimillonario del oro Kerimov, como afirma el gobierno estadounidense. Kerimov, con un valor de unos US$15.800 millones, fue sancionado por Reino Unido y la Unión Europea en marzo por sus vínculos con Putin. Estuvo en la lista de sanciones de EE.UU. en 2018.

“Estos yates parecen estar buscando jurisdicciones cómodas donde puedan esconderse: Seychelles, Maldivas, Dubái, Fiyi... esperando que estén lo suficientemente lejos del alcance de las sanciones”, dijo Ian Ralby, director ejecutivo de I.R. Consilium, una consultora de seguridad marítima. “En algunos casos, se encuentran con que se equivocaron al pensar que esos países estarían de acuerdo en dejar que un yate ruso no se viera afectado. Están descubriendo que realmente no hay un refugio seguro y cómodo para ellos”.

La búsqueda del Amadea de costas seguras fue muy costosa. El barco, con bandera de las Islas Caimán, puede navegar unas 10.000 millas náuticas con el tanque lleno, lo suficiente para su viaje relámpago desde el Caribe hasta Fiyi, dijo Denis Suka, un influenciador de yates conocido como Yacht Mogul que alquila y ayuda a vender embarcaciones para clientes. El yate puede transportar 392.000 litros de combustible y un depósito lleno le costaría a su propietario ruso unos US$530.000 a los precios actuales del gasóleo en Europa, según Suka.

PUBLICIDAD

Clio

El Clio, un yate de US$65 millones vinculado a Oleg Deripaska, el multimillonario ruso del aluminio cuyas conexiones con Putin también lo han incluido en las listas de sanciones, registró la segunda mayor cantidad de millas desde la invasión de Ucrania, con viajes que sumaron 7.374 millas náuticas. El yate de 239 pies (72 metros) de eslora se encontraba en las Maldivas, en el océano Índico, mientras el escrutinio en torno a Deripaska y otros oligarcas cercanos al presidente de Rusia se arremolinaba tras el estallido de la guerra.

Deripaska, que está sometido a sanciones de EE.UU. desde 2018, está al frente de un conglomerado industrial que incluye un importante proveedor de equipamiento militar a Rusia. La UE lo sancionó en abril, el mismo día que el bloque apuntó a las hijas adultas de Putin.

Clio, con capacidad para 18 personas y con ascensor propio, se puso en marcha el 20 de marzo. Transmitió que se dirigía a Dubai, antes de dar un giro de 180 grados hacia el sur, volver a las Maldivas y luego emprender un viaje de 5.000 kilómetros hacia el noroeste a través del Canal de Suez, según datos recopilados por Bloomberg. Fue visto por última vez en el Mar Negro, más allá de Estambul, donde varios puertos rusos estarían a su alcance antes de que su sistema de identificación automática dejara de transmitir su ubicación el 18 de abril.

PUBLICIDAD

El Clio lleva 250.000 litros de combustible a bordo. Un tanque lleno costaría cerca de US$340.000.

Nord

El Nord, de 465 pies (141 metros) de eslora, un palacio flotante de US$500 millones que cuenta con dos helipuertos, un cine y 20 camarotes de lujo, es supuestamente propiedad del sancionado multimillonario ruso del acero Alexey Mordashov. El barco ha recorrido unas 6.701 millas náuticas en este periodo, sobre todo en su viaje de vuelta a casa, al puerto ruso de Vladivostok, en marzo.

PUBLICIDAD

El buque había estado en las Maldivas y las Seychelles durante el invierno. Salió de las Seychelles el 12 de marzo y se dirigió a Sri Lanka, aunque dio un inusual giro de 90 grados a la izquierda antes de llegar. “Quizás fue una decisión de última hora para recoger provisiones o repuestos”, dijo Tucker de VesselsValue. El yate llegó a Vladivostok el 11 de abril, donde sigue atracado y transmitiendo su ubicación, según los datos recopilados por Bloomberg.

El barco lleva 345.000 litros de combustible, y un tanque lleno para su viaje a Rusia costaría unos US$465.000, según Suka.

PUBLICIDAD