Green

¿Por qué algunos modelos climáticos están al rojo vivo? Científicos responden

El IPCC puso fin a lo que los científicos denominan “democracia modelo”, o tratar cada modelo de investigación como igual a todos los demás

Turbinas de aire en Texas
Por Eric Roston
08 de mayo, 2022 | 07:26 AM

Bloomberg — Algo divertido sucedió cuando, hace tres años, los científicos del clima comenzaron a informar los resultados de su última generación de modelos climáticos de la Tierra. Un número preocupante de ellos mostró un calentamiento acelerado.

Estos “modelos climáticos” rápidamente dieron la voz de alarma. Es un rompecabezas que ahora está en camino de ser resuelto, según un comentario publicado en la revista Nature por cinco científicos destacados. Los avances que incluyen una mejor comprensión de la física de las nubes tuvieron el efecto inesperado de aumentar las temperaturas generales más rápidamente en algunos modelos.

Con los efectos del cambio climático visibles prácticamente todas las semanas, los gobiernos, las empresas, los inversionistas y las comunidades están ansiosos por obtener información de alta calidad sobre lo que viene a continuación. Cómo entender los modelos es una parte clave de esto y los autores destacan cómo aprovechar lo que es útil sobre ellos.

PUBLICIDAD

Los modelos climáticos son caballos de batalla de investigación complejos que durante décadas han proyectado correctamente, en su mayor parte, cómo aumentarían las temperaturas debido a la contaminación continua de gases de efecto invernadero: “la mejor ventana al mundo futuro que tienen los científicos del clima”, dijo Richard Betts, jefe de investigación de impactos climáticos de la Oficina Meteorológica del Reino Unido, que no participó en el nuevo artículo. Están impulsados por la física de cómo el dióxido de carbono y otros gases absorben el calor, cuánta luz reflejan los casquetes polares en el espacio y una miríada de otros fenómenos que generaciones de científicos han observado en el mundo real.

Donde la física no puede capturar completamente los procesos naturales, los investigadores aproximan cómo se comporta el mundo, y ahí es donde probablemente surgió el problema en las últimas actualizaciones del modelo. Estos modelos, que formaron la columna vertebral de la última evaluación climática de las Naciones Unidas que comenzó a publicarse en agosto, incluyeron miradas más sofisticadas a la ciencia del hielo, el agua y las nubes que parecen haber llevado más alto las respuestas de algunos modelos a la pregunta central de cuánto CO₂ provoca el calentamiento.

El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) de la ONU tomó en serio el problema de los modelos climáticos en su última ronda de informes y puso fin a lo que los científicos denominan “democracia modelo”, o tratar cada modelo de investigación como igual a todos los demás. Los modelos climáticos recibieron menos énfasis y el IPCC agregó otra capa de análisis después de eso.

PUBLICIDAD

A pesar del trabajo reciente del IPCC, a los autores de Nature les preocupa que en los próximos años, no sea trabajo de nadie alentar las mejores prácticas que eviten que los modelos climáticos aparezcan en investigaciones donde podrían indicar más calentamiento del que ya está en camino. Hacen hincapié en que lo que se espera del cambio climático es suficientemente malo y, a medida que los gobiernos y las empresas se fijan cada vez más en lo que significan específicamente para ellos las proyecciones climáticas, la ciencia más precisa es más crítica que nunca.

En general, el resultado de los modelos más nuevos “es una gran cantidad de datos que luego utilizarán las empresas, los gobiernos locales y los formuladores de políticas locales con fines de adaptación y planificación”, dijo Zeke Hausfather, autor y líder de investigación climática en Stripe. “Lo último que queremos hacer es decirles a todos que vamos a tener mucho más calentamiento del que es probable”.

La primera de las recomendaciones en gran medida técnicas en el artículo de Nature con respecto a los modelos climáticos es útil más allá de las páginas de las revistas científicas. Es comenzar a pensar en el cambio climático más en términos de niveles de calentamiento que en qué año podemos alcanzarlos. Cuando la tasa de calentamiento, que es el tema central de los modelos climáticos, no es un factor clave en investigaciones nuevas y especialmente relacionadas con el riesgo, dijo Betts, los modelos siguen siendo útiles para “brindar la información más completa sobre los impactos potenciales y necesidades de adaptación”.

El cambio climático está inherentemente lleno de sorpresas, lo que hace que los cronogramas (lo que sucederá para 2030, 2050, 2100) sean menos confiables que comprender lo que significa cada aumento de temperatura cada vez más indeseable: 1,5°C, 2°C, 3°C.

“La conclusión es que, bueno, ¿cuál es el mejor momento óptimo para alcanzar un calentamiento de 2°C? Nunca es, ¿verdad? No hagamos eso”, dijo Kate Marvel, coautora del artículo y científica investigadora de la Universidad de Columbia y el Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar

PUBLICIDAD