Green

6 personas que impulsan el cambio en la ciencia, tecnología y la política del clima

Todos realizan una labor que contribuye a nuestra comprensión del cambio climático o mejora las probabilidades de reducir sus efectos

Panel Solar
Por Bloomberg News
30 de abril, 2022 | 08:29 AM

Bloomberg — Con la Bloomberg Green Summit (Cumbre Verde de Bloomberg) de 2022 a punto de celebrarse, hemos decidido volver a examinar a algunos de los líderes más eficaces que hemos presentado en los últimos meses. Algunos de ellos (Arreak, Baird y Moore) intervendrán en la cumbre; todos realizan una labor que contribuye a nuestra comprensión del cambio climático o mejora las probabilidades de que seamos capaces de reducir (y convivir con) sus efectos.

Andrew Arreak

En el Ártico, el calentamiento se está produciendo al menos dos veces más rápido que en el resto del mundo. Sin embargo, la ciencia en el Ártico ha tendido hasta hace poco a ignorar a quienes viven en primera línea del cambio.

Andrew Arreak, científico inuit y jefe de operaciones de SmartICE, participa en una nueva ola de ciencia climática basada en los conocimientos y la perspectiva de los inuit. SmartICE hace un seguimiento de los cambios en el hielo en 32 comunidades del norte de Canadá, incluido el pueblo natal de Arreak, Pond Inlet, en la isla de Baffin.

PUBLICIDAD
Arreak Fotógrafo: Galit Rodan/Bloombergdfd

Cuando Arreak sale con su moto de nieve, remolcando un sensor electromagnético, mide el grosor del hielo mientras viaja, o se detiene para instalar una “boya inteligente” estacionaria que transmite datos constantes en tiempo real. El cambio climático hace que los habitantes de su comunidad no puedan cazar o viajar por el hielo a principios de invierno como antes.

“Intento educar a la gente”, dice Arreak. “El clima está cambiando, y tenemos que ser conscientes de lo que hacemos, para poder disfrutar de lo que han disfrutado nuestros abuelos, o nuestros antepasados. Porque no hay nada igual: estar ahí fuera” en el hielo.-Danielle Bochove

Friederike Otto

Otto es climatóloga del Imperial College de Londres y codirectora de World Weather Attribution (WWA), una colaboración de investigación que analiza rápidamente si el cambio climático ha empeorado de algún modo los fenómenos meteorológicos extremos (más intensos, más probables o más mortales) y cómo lo ha hecho. Se trata de un esfuerzo pequeño, ágil y, debido a la actual falta de financiación, mayoritariamente voluntario, que se ha reunido para sacar la ciencia del ámbito académico y dar a conocer a un público curioso cuándo el cambio climático le afecta de forma más directa y personal. También está comenzando a ayudar a los tribunales a responder a la pregunta más punzante: ¿Quién es específicamente responsable?

PUBLICIDAD

La WWA ha realizado más de 40 análisis en los últimos años, respondiendo a preguntas concretas sobre el impacto del cambio climático en el tiempo con cifras aún más concretas. Una sequía en Sudáfrica en 2015-2016 fue tres veces más probable por la falta de lluvia. Cuando el huracán Harvey azotó Texas en 2017, sus lluvias fueron un 15% más intensas y unas tres veces más probables. La ola de calor siberiana del año pasado, que acaparó los titulares, fue más probable. Era 600 veces más probable en nuestro nuevo clima.

Otto está abriendo camino en un campo científico que no existía hace una década, después de tomar una ruta inusual para llegar al camino: un doctorado en filosofía.

“Definitivamente soy una extranjera”, dice. “No sabía cómo se evaluaba un modelo climático. No conocía a la gente que estaba muy bien considerada en la comunidad. No me di cuenta de que despreciaba la sabiduría convencional. Y como no conocía a la comunidad, no me importaba lo que pensaran de mí, al menos al principio”.-Eric Roston

Donnel Baird

Baird es el CEO y fundador de BlocPower, una empresa de tecnología climática de Nueva York comprometida con la descarbonización de las ciudades estadounidenses haciendo que los edificios sean más eficientes energéticamente. Desde su fundación en 2014, BlocPower ha reacondicionado más de 1.000 edificios y dice que sus clientes suelen ver una reducción del 20% al 40% en sus facturas de energía. Su objetivo es la ecologización de 125 millones de edificios en todo EE.UU. Y Baird pretende conseguirlo de forma equitativa e inclusiva, asegurando que las comunidades pobres reciban tanta atención, y tantos trabajos, como las zonas más ricas.

“Queremos entrar en los edificios viejos, abandonados y de difícil acceso, como la casa de piedra rojiza de Brooklyn donde crecí”, dice. “Se construyó hace cien años y ni siquiera tenía un sistema de calefacción que funcionara. Hay millones de edificios así en todo el país: más viejos, con escasos recursos económicos y que no pueden permitirse una ingeniería ecológica” -Sojourner Elleby

Lauren Salz

Mientras que Baird se centra en los edificios de varios pisos, Lauren Salz quiere aumentar la eficiencia energética de las viviendas unifamiliares. Para los propietarios estadounidenses, la climatización de su vivienda para minimizar la pérdida de energía y la sustitución de los hornos y calentadores de agua de combustible fósil por bombas de calor eléctricas es cara y puede ser difícil de vender. Ahí es donde entran Salz y la empresa que cofundó, Sealed.

PUBLICIDAD

Para persuadir a los propietarios de que realicen esas costosas pero poco visibles mejoras, Sealed financia mejoras de climatización y eficiencia energética y coordina a los contratistas. Los reembolsos de los propietarios se basan en el ahorro de energía. “Si no se ahorra energía, no ganamos dinero”, dice Salz, antiguo analista de inversiones de McKinsey & Co. “Apostamos por grandes reducciones en el uso energético de la gente, así que hay una fuerte alineación de intereses entre nosotros y el cliente a la hora de recomendar las mejoras adecuadas y los mejores contratistas”.

La empresa ha acumulado una base de datos de diferentes tipos de viviendas que han sido objeto de mejoras a lo largo del tiempo. Cuando Sealed contrata a un cliente, realiza una auditoría energética y utiliza lo que Salz denomina un modelo de aprendizaje automático predictivo para prever el probable ahorro energético de las mejoras en distintas condiciones meteorológicas.-Todd Woody

Jigar Shah

Shah está íntimamente familiarizado con los altibajos del sector de las tecnologías limpias. Fundó SunEdison, un antiguo gigante de la energía solar que se declaró en bancarrota en 2016 (mucho después de que él se fuera), y cofundó Generate, una empresa de financiación de energía limpia. Ahora dirige la poco conocida operación de inversión del Departamento de Energía de EE.UU., la Oficina de Programas de Préstamos (LPO por sus siglas en inglés), que se centra en respaldar tecnologías limpias innovadoras en su desarrollo comercial temprano.

PUBLICIDAD

La LPO tuvo una enorme influencia hace una década, ayudando a impulsar la energía solar y los vehículos eléctricos, pero luego la oficina languideció durante un tiempo. Dada su actual autoridad de préstamo (tiene más de US$40.000 millones para prestar), la LPO podría convertirse en una herramienta más importante en la lucha contra el cambio climático si el Congreso no es capaz de aprobar la mayor parte de las disposiciones sobre el clima en la estancada legislación demócrata Build Back Better (Marco Construir Mejor).

“Cuando se piensa en el impacto de un billón de dólares que hemos tenido en la energía solar y eólica y en los vehículos eléctricos, creo que la gente da por sentado (la LPO)”, dice Shah. “Dicen: ‘Bueno, por supuesto que sí. Eso iba a ocurrir de todos modos’. ¿De verdad? ¿Realmente iba a ocurrir de todos modos?”-Brian Eckhouse

PUBLICIDAD

Rebecca Moore

En la región de Ferlo, en Senegal, el cambio climático está dificultando que los pastores encuentren agua para su ganado. En la Amazonia peruana, las tribus indígenas deben permanecer alerta en todo momento para ahuyentar a los madereros ilegales. En Los Ángeles, los planificadores de la ciudad se esfuerzan por encontrar la mejor manera de plantar 90.000 árboles para ayudar a enfriar los barrios más calurosos.

Para resolver estos problemas, los tres grupos se apoyan en una rama poco conocida de Google (GOOGL) que colabora estrechamente con defensores del medio ambiente de todo el mundo.

Rebecca Moore dirige el equipo de científicos que está detrás del motor de Google Earth, un vasto conjunto de imágenes satelitales de código abierto que se complementa con un software de análisis de datos. La intención es “permitir a los científicos analizar fácilmente los datos y plantear preguntas sobre cómo está cambiando el clima y responder en segundos o minutos en lugar de años”, dice Moore.

PUBLICIDAD

Esta ingeniera de software debe sus casi dos décadas en Google a su afición por la promoción. Cuando la empresa la contrató en 2005, acababa de ser noticia a nivel nacional por utilizar la cartografía por satélite para desbaratar un proyecto de tala de árboles cerca de su propiedad en las montañas de Santa Cruz, al sur de San Francisco, que podría haber dañado una cuenca protegida.

A muchos de los seguidores del motor de Earth les preocupa que Google pueda retirarlo o que empiece a cobrar a académicos y activistas por encima de su capacidad de pago. Moore dice que eso no ocurrirá. Pero si lo hace, el dolor sería generalizado. Gilberto Câmara, un activista brasileño que vigila la Amazonia, dice que su campo puede medirse limpiamente en términos del trabajo de Moore. “Lo desglosamos”, dice, “en el antes y el después de Google Earth Engine”-Leslie Kaufman

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD