PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Cripto

Claves para entender el desplome de UST y Luna que tiene en vilo al mundo cripto

El experimento de una stablecoin soportada por un algoritmo vive una prueba de fuego en medio del desplome cripto. Las consecuencias llegan hasta el mayor token

UST, creada por Terraform Labs, es una moneda estable, vinculada al dólar estadounidense y que -en teoría- busca escapar de la volatilidad propia de las criptomonedas.
10 de mayo, 2022 | 04:41 pm
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg Línea — Los inversores del mundo cripto tienen un ojo puesto en la caída del bitcoin (XBT) y el mercado en general, y otro en el desplome que están viviendo las criptomonedas UST y Luna en particular.

El bitcoin llegó a cotizar brevemente por debajo de los US$30.000 en la noche del lunes y, aunque el martes logró recuperar algo de las pérdidas, la tendencia sigue a la baja, mientras los mercados tradicionales no se reponen de los temores de una posible recesión en Estados Unidos. El desplome de UST y Luna es aún mayor.

PUBLICIDAD

UST, creada por Terraform Labs, es una moneda estable, vinculada al dólar estadounidense y que -en teoría- busca escapar de la volatilidad propia de las criptomonedas. Las stablecoins logran su fortaleza con un respaldo que les permite mantener una variabilidad baja y que pueden ser materias primas, monedas fiduciarias (como el dólar) o incluso otros criptoactivos.

Estas monedas mantienen su paridad porque, según la teoría, pueden cambiarse fácilmente por dinero en efectivo o por equivalentes de efectivo de gran liquidez, explica Bloomberg. Por ejemplo, en el caso de Tether, la compañía creadora asegurar tener soportes en dólares estadounidenses.

Pero esto no sucede con Terra, que no cuenta con efectivo para respaldar al UST, sino que utiliza un algoritmo que involucra a su token “hermano” Luna para mantener una paridad de 1 a 1 con el dólar estadounidense. Es decir, la idea es que 1 UST siempre equivalga a US$1.

PUBLICIDAD

Cuando el valor no coincide, se utilizan incentivos para que los usuarios estabilicen el precio, por medio de un “juego” entre la oferta y la demanda.

Hace poco más de un mes, Luna era una de las 10 criptomonedas más grandes por capitalización de mercado y hoy está en la posición 14.dfd

Por ejemplo, cuando la paridad cae debajo de US$1, los inversores pueden quemar (o eliminar) UST a cambio de nuevas unidades de Luna. Al reducirse la oferta de UST, se eleva su precio. Lo mismo sucede a la inversa, pues si UST sube de US$1, los comerciantes pueden quemar Luna y recibir UST a cambio, lo que aumentará su oferta y reducirá su precio acercándolo nuevamente a la paridad.

El desplome del fin de semana

El problema es que desde el fin de semana pasado esa estabilidad se perdió y continuó al menos hasta el martes. Sobre las 13:01, hora de Nueva York, 1 UST equivalía a US$0,90, según la plataforma Coingecko, pero el desplome llegó a ser tal que ha tocado los US$0,68.

El adiós a la paridad entre el UST y el dólar ha sido objeto de debate entre los inversores cripto, al punto que algunos hablan de un ataque coordinado para desestabilizar a la criptomoneda. La desvinculación comenzó después de retiros masivos de UST de los proyectos descentralizados Curve Finance y Anchor, según reseñó Bloomberg. La información de Nansen, un rastreador de datos de blockchain, mostró que más de 121 millones de tokens UST se retiraron del intercambio descentralizado Curve Finance durante el fin de semana.

Además, hubo una billetera que envió alrededor de US$84 millones de UST a la red Ethereum y luego los cobró en USDC -otra stablecoin- a través de Curve.

“Los hombres atacarán literalmente una stablecoin sin éxito en lugar de ir a terapia”, escribió Do Kwon, fundador de Terraform Labs, en un tuit que luego borró.

PUBLICIDAD

Clara Medalie, analista de Kaiko Research, le dijo a Bloomberg Línea que los argumentos que sugieren que la desvinculación de UST fue un ataque coordinado aún se encuentran en terreno especulativo. “Todavía no se ha verificado nada, lo que podría llevar algún tiempo y una profunda exploración de la actividad comercial en los intercambios”, añadió.

Desplome del USTdfd

No obstante, para John Kramer, director de operaciones del creador de criptomercados GSR, lo que sucedió el fin de semana “se vio, se sintió y se desarrolló como un intento de manipular el UST”, según le dijo a Bloomberg.

Marcus Sotiriou, analista del corretaje digital Global Block, escribió que la paridad se perdió el sábado “después de un ataque supuestamente coordinado contra la moneda estable”.

PUBLICIDAD

“Do Kwon, el fundador de Terraform Labs que creó UST, desde entonces ha asegurado a las personas que cualquier reclamo contra la seguridad de Terra es ‘fud’ (miedo, incertidumbre y duda, por sus siglas en inglés) y que el protocolo es realmente sólido para resistir este tipo de ataques”, escribió Sotiriou en un comentario enviado a través de correo electrónico.

Durante el martes, Binance, el intercambio de criptomonedas más grande por volumen de mercado, suspendió temporalmente los retiros de UST y Luna por “un alto volumen de transacciones de retiro pendientes”.

PUBLICIDAD

Su vinculación con el bitcoin

Desde este año, el UST también está respaldado por bitcoin. En marzo, Terraform Lab anunció la intención de comprar más de US$10.000 millones en bitcoin con ese propósito.

Después del desplome del fin de semana, Luna Foundation Guard (LFG), creada para defender la paridad del UST, decidió emitir el equivalente a US$1.500 millones en préstamos denominados tanto en UST como en bitcoin para ayudar a respaldar la moneda digital.

La Fundación tiene una reserva “para proporcionar una capa adicional de apoyo que garantice que UST mantenga su vinculación”. Según la información oficial, han tenido reservas en Avax, Luna, UST, USDC, USDT y bitcoin.

PUBLICIDAD

Kwon señaló en su Twitter que LFG no está tratando de “salir” de su posición en bitcoin. No obstante, la idea detrás es permitir que los titulares de UST canjeen sus tokens a cambio de bitcoins, es decir, que cumpla un papel similar al que juega Luna.

“La decisión de utilizar bitcoin como reserva creó un riesgo sistémico para todo el ecosistema de criptomonedas. Las reservas son una parte importante de cualquier stablecoin, así que habrá que replantearse cómo construir una stablecoin exitosa sin crear un riesgo sistémico para todo el mundo cripto. Definitivamente podría haber una presión de venta sobre bitcoin si LFG decide utilizar las reservas como mecanismo de estabilización”, agregó Medalie de Kaiko Research.

Según las cifras de la Fundación, sus reservas disminuyeron hasta el punto que puso en venta todo sus activos en bitcoin.

“Esto ha dejado a muchos entusiastas de las criptomonedas debatiendo las repercusiones. Algunos analistas argumentaron que es posible que no haya suficientes fondos en el proyecto Terra para respaldar adecuadamente el valor de la moneda estable algorítmica y mantener su paridad con el dólar”, dijo un análisis de Vauld.

PUBLICIDAD

Pero más allá de si hubo o no un ataque coordinado, el desplome también plantea las críticas que se le han hecho a esta stablecoin. Ryan Clements, profesor de la Universidad de Calgary, escribió que las stablecoins que tienen un respaldo en algoritmos son “intrínsecamente frágiles”, porque existen en un estado de “vulnerabilidad perpetua”.

Según el profesor, este tipo de criptoactivos son fundamentalmente defectuosos, porque dependen de tres factores que son difíciles de encontrar: un nivel de demanda de apoyo para la estabilidad operativa; actores independientes con incentivos de mercado para realizar un arbitraje que estabilice los precios y una información de precios fiable en todo momento.

Hace poco más de un mes, Luna era una de las 10 criptomonedas más grandes por capitalización de mercado y hoy está en la posición 14. El desplome es tal que, en las últimas 24 horas, ha experimentado un caída superior a un 40% en su precio y su capitalización de mercado ha caído a los US$11.000 millones.

Carlos  Rodríguez Salcedo

Carlos Rodríguez Salcedo

Periodista colombiano, especializado en economía. Fui periodista y editor del diario La República, con experiencia en temas macroeconómicos, empresariales y financieros. Además, pasé por la agencia de noticias Colprensa.

PUBLICIDAD