PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Negocios

Credit Suisse sopesa destituir al CEO Gottstein este año

Se dice que el CEO está perdiendo la confianza de algunos miembros del consejo de administración

Un año después del colapso de Archegos Capital Management, que endilgó a Credit Suisse con unos US$5.500 millones de pérdidas, el banco está luchando por superar una serie de advertencias de beneficios y golpes que erosionaron la confianza de los inversionistas.
Por Ambereen Choudhury, Katherine Griffiths y Eyk Henning
13 de mayo, 2022 | 09:24 pm
Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — El consejo de administración de Credit Suisse Group AG (CS) ha mantenido las primeras conversaciones sobre la posibilidad de sustituir al CEO Thomas Gottstein tras una serie de escándalos y fallos, según han dicho personas con conocimiento del asunto.

Un cambio en la cúpula del banco podría producirse este mismo año, dijeron las personas, que pidieron no ser identificadas porque las deliberaciones son privadas. Aunque el consejo de administración sigue expresando públicamente su apoyo a Gottstein, algunos miembros están cada vez más preocupados de que no esté controlando los problemas del banco, dijeron las personas.

PUBLICIDAD

Un año después del colapso de Archegos Capital Management, que endilgó a Credit Suisse con unos US$5.500 millones de pérdidas, el banco está luchando por superar una serie de advertencias de beneficios y golpes que erosionaron la confianza de los inversionistas, debilitaron los negocios clave y provocaron un éxodo de talento. Aunque el CEO heredó una serie de problemas, sus detractores dicen que su equipo debería haber gestionado mejor los riesgos de Archegos y haber prestado más atención a las señales de advertencia en su relación con Greensill.

“No hacemos comentarios sobre rumores y especulaciones”, dijo Credit Suisse en un comunicado. “El presidente respaldó claramente a Thomas Gottstein. Nada ha cambiado en este sentido”.

Desde el golpe de Archegos, que provocó la salida del jefe del banco de inversión Brian Chin y de la jefa de riesgos Lara Warner, las malas noticias han continuado a buen ritmo. El banco destituyó al presidente Antonio Horta-Osorio, de mentalidad reformista, tras incumplir las reglas de Covid-19 y en los últimos trimestres anunció una serie de cargos sorpresa, entre ellos 703 millones de francos (US$720 millones) de gastos legales en el primer trimestre. Poco a poco, las filas del consejo de administración que heredó Gottstein han sido reemplazadas después de los sucesivos golpes, dejando al banquero suizo como el último en pie después de dos años tumultuosos consecutivos.

PUBLICIDAD

El banco recurrió a Gottstein, un veterano de dos décadas, para restablecer la confianza tras la sorprendente salida de Tidjane Thiam en febrero de 2020 a raíz de un escándalo de espionaje. Se trata del primer CEO del banco nacido en Suiza en casi dos décadas y asumió el doble reto de poner fin a las luchas internas e impulsar una cotización que perdió casi la mitad de su valor durante el mandato de Thiam. Sólo este año el banco ha perdido más de un cuarto de su valor de mercado.

En el momento de su sorpresivo nombramiento, Gottstein fue visto como un intento del banco de instalar a uno de los suyos en la cima para poner fin a una vergonzosa racha de historias sensacionalistas sobre el escándalo de espionaje y devolver al banco la estabilidad. Aunque tiene experiencia en banca de inversión y éxito en la gestión del rentable negocio suizo del banco, carece del perfil internacional y la experiencia de algunos de sus predecesores.

Credit Suisse nombró a Axel P. Lehmann como presidente después de que fuera nombrado en enero de 2022 como sustituto de emergencia del financiero Horta-Osorio.

El banco, que advirtió que aún no se han contabilizado todos los daños de uno de los periodos más turbulentos de su historia, tiene previsto organizar un evento de “inmersión profunda” para los inversionistas sobre el riesgo, cumplimiento, tecnología y la gestión de la riqueza a finales de este año.

Con la asistencia de Jan-Henrik Förster y Marion Halftermeyer.

Este artículo fue traducido por Estefanía Salinas Concha

PUBLICIDAD