PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Green

Incendios forestales récord causarían US$200.000 millones en daños a nivel global

Se espera que la cantidad de incendios forestales globales aumente un 14% para 2030 y un 50% para fines de este siglo

Incendio en California
Por Brian K. Sullivan y Vincent Del Giudice
14 de mayo, 2022 | 03:32 pm
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg — En amplias zonas del planeta, este año ha comenzado caluroso, seco y ardiente.

Los incendios récord se han descontrolado tanto en el hemisferio norte como en el sur, arrasando Argentina, Paraguay, Venezuela y Colombia. El oeste de EE.UU., atrapado en una megasequía que ha dejado la tierra reseca, se ha visto particularmente afectado. Solo esta semana, un incendio forestal de rápido movimiento arrasó una ciudad en el condado de Orange en California, lo que provocó casi 1.000 evacuaciones y destruyó hogares en el enclave privilegiado.

PUBLICIDAD

El 2022 ya está tomando su lugar en un panteón de años que han visto cambiar la naturaleza de los incendios, y todas las partes del mundo están bajo amenaza. Y solo se espera que la situación empeore, con sequías y olas de calor que se avecinan en el horizonte en muchas partes del mundo.

“Estamos absolutamente entrando en una nueva era de actividad de incendios”, dijo Jacquelyn Shuman, científica del proyecto del Centro Nacional de Investigación Atmosférica en Boulder, Colorado, que fue el sitio de un incendio forestal en marzo.

Además de la amenaza más inmediata para la vida, es probable que haya una profunda devastación en los hogares y las propiedades y, con ello, un impacto económico. En un año promedio, las llamas pueden causar alrededor de US$50.000 millones en daños a nivel mundial, dijo Chuck Watson, un modelador de desastres en Enki Research. Pero si un solo país tiene un mal año en cuanto a incendios, ese total puede aumentar fácilmente a US$200.000 millones o más. Este año, se supone que será malo en muchos países.

PUBLICIDAD

En el epicentro de la furia estará el oeste de EE.UU., donde la megasequía de décadas ha llevado a una “aridificación”, según Daniel Swain, climatólogo de la Universidad de California en Los Ángeles. De hecho, Swain dice que el clima en la región ha cambiado de manera tan permanente que ya no tiene sentido llamar a la situación una sequía. En cambio, dice, es solo un paisaje nuevo, mucho más seco.

“Estamos entrando en esta nueva normalidad en constante evolución”, dijo. “Cada año, decimos cómo es posible que empeore, y luego empeora”.

En lo que va de año, han ardido más de 24.000 incendios en todo EE.UU., la cifra más alta en al menos 10 años, según los datos del Centro Nacional Interagencial de Bomberos.

Lago Folsomdfd

Estos no son solo los típicos incendios que han tenido lugar durante siglos. Como la naturaleza de los incendios ha cambiado junto con el clima, arden con mayor intensidad y se han vuelto más difíciles de combatir. Y con la expansión de la población, más vidas y hogares están amenazados que nunca.

“Estos incendios hoy en día, no son grandes y malos, son enormes y malvados”, dijo Jon Elfers, jefe de Beaver, el departamento de bomberos voluntarios de 20 miembros de Oklahoma que ayudó a combatir un incendio de 20,000 acres en abril.

La parte más aterradora de todo esto: solo es mayo.

PUBLICIDAD

Si bien vivir en el oeste ha significado aceptar de alguna manera vivir en una zona de peligro, los incendios llegan más temprano en el año y se quedan hasta más tarde. Las llamas han quemado casi 1,3 millones de acres en todo el país desde enero, llegando a lugares donde no se esperaría que ocurrieran hasta dentro de unos meses. Justo antes del Año Nuevo en Colorado, un incendio forestal arrasó un área suburbana y destruyó más de 1.000 edificios. En California, la temporada de vientos de Santa Ana en octubre y noviembre típicamente alimentó las llamas. En cambio, ha habido incendios durante todo el invierno y la primavera, empeorados por la sequía, dijo Joe Tyler, director del Departamento Forestal y de Protección contra Incendios de California, comúnmente conocido como Cal Fire, en una conferencia de prensa reciente.

“Ya no estamos en una temporada de incendios, estamos en un año de incendios”, dijo Tyler.

Fuegos en Boulderdfd

Brett L’Esperance, CEO de Dauntless Air, un escuadrón de aviones de extinción de incendios, puede dar fe del extraordinario cambio. Normalmente, los pilotos de Dauntless volarían en misiones de entrenamiento en Texas en marzo, pero este año estaban intentando apagar incendios con galones de agua.

PUBLICIDAD

“Hemos estado en Texas más antes que nunca”, dijo L’Esperance, quien solía trabajar en capital privado antes de comprar la compañía. “Nunca habíamos entrado tan temprano en el año. Los tamaños de la temporada son cada vez más amplios”.

Con el aumento de los incendios extremos, los costos para combatirlos se han disparado.

PUBLICIDAD

En los últimos cinco años, EE.UU. ha gastado un promedio de casi US$2.400 millones solo en combatir incendios en tierras federales, según el Centro Nacional Interagencial de Bomberos. Eso es aproximadamente un 25% más que el promedio de 10 años de US$1.900 millones.

Y aunque los costos varían de un año a otro, la dirección general es claramente superior. La extinción de incendios a nivel nacional nunca superó los US$1.000 millones hasta el año 2000, pero desde entonces, la cifra solo ha caído por debajo de esa marca cuatro veces y superó los US$2.000 millones por primera vez en 2015.

“En términos de frecuencia y gravedad, la tendencia es bastante clara”, dijo Jessica Waters, vicepresidenta de resiliencia climática y estructural de la aseguradora comercial FM Global.

PUBLICIDAD
Incendios en EE.UU.dfd

Se espera que la cantidad de incendios forestales globales aumente un 14% para 2030 y un 50% para fines de este siglo, dijo en febrero la Organización Meteorológica Mundial, un brazo de las Naciones Unidas.

El cambio climático contribuye al aumento de la frecuencia e intensidad de los incendios de varias maneras diferentes.

Los nuevos patrones climáticos están impulsando el aumento de la velocidad del viento, al tiempo que contribuyen a una menor humedad, disminución de las precipitaciones y temperaturas más altas, que se combinan para hacer que los incendios forestales sean más frecuentes, según un artículo de investigadores dirigido por Adam JP Smith publicado en ScienceBrief en 2020.

Las noches también se han vuelto más cálidas, lo que empeora los incendios. En años pasados, la humedad subía por la noche, lo que apagaba un incendio y les daba a los bomberos la oportunidad de recuperarse. Ahora, las llamas arden con similar intensidad de día y de noche.

PUBLICIDAD

Permite que estos incendios sigan ardiendo con fuerza”, dijo Mark Bove, meteorólogo de Munich Reinsurance America.

Los humanos también han empeorado las cosas de otras maneras. La práctica de hace décadas de extinguir inmediatamente los incendios alteró el ciclo natural que quemaba la maleza y las plantas muertas. Esto ha dejado muchos bosques en los EE.UU. llenos de combustible listo para quemarse. En los últimos años, sin embargo, ha habido algunos cambios en esta política. El año pasado, por ejemplo, California anunció que planeaba limpiar 1 millón de acres al año.

Cuadrillas de limpiezadfd

Luego está el crecimiento demográfico. En todo el oeste de EE.UU., la expansión constante significa que todos los terrenos llanos se ha agotado. La única alternativa es empujar hacia las colinas y montañas, dijo Bove. Eso pone a más personas y estructuras en lugares propensos a incendios. Y muchas de estas casas se encuentran en áreas codiciadas y, a menudo, suelen tener precios multimillonarios.

O como dice Waters de la aseguradora FM Global: “Estamos poniendo más valor en riesgo”.

La intensa sequía en el oeste continuará empeorando las cosas. En los nueve estados que conforman la zona occidental del Monitor de sequía de EE.UU., la sequía cubre más del 90 % de la tierra, incluidos todo Nevada y Utah, y más del 99% de California. Más del 98% de Nuevo México y Arizona también están secos.

En California, seis de los siete incendios más grandes en el estado han ocurrido solo desde 2020. La evidencia también es clara en todo Oregón. De 2000 a 2011, solo hubo un año en el que los incendios forestales quemaron más de 600.000 acres (242.811 hectáreas), pero de 2012 a 2021 hubo seis, dijo Kendall Biggs, investigador principal de incendios en EFI Global Inc., una empresa de ingeniería e investigación propiedad de Sedgwick.

La sequía, la menor humedad y los fuertes vientos generarán un mayor potencial de ignición, dijo Biggs. “La próxima gran conflagración puede estar a la vuelta de la esquina”.

Con la asistencia de Mark Chediak.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar

PUBLICIDAD