PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Finanzas personales

Cómo salvar tu presupuesto con la inflación al rojo vivo

Los expertos del mercado ofrecen consejos sobre cómo esquivar el aumento de precios, sin sacrificar las necesidades cotidianas

Un comprador en la caja del supermercado Gerrity's en Scranton, Pensilvania, Estados Unidos, el jueves 24 de febrero de 2022.
Por Claire Ballentine y Charlie Wells
15 de mayo, 2022 | 12:23 pm
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — El mes pasado, el aumento de la inflación dio pocas señales de disminuir, lo que indica que las facturas de los comestibles seguirán subiendo, los mercados seguirán siendo volátiles y los inversionistas seguirán sintiendo el dolor en sus cuentas tipo 401(k).

“Como la inflación se ha ampliado, va a ser mucho más difícil hacer una evasión de la inflación”, dijo Nela Richardson, economista jefe de ADP. “Es poco probable que los precios bajen. Lo mejor que podemos esperar es una rápida desaceleración del aumento de los precios”.

PUBLICIDAD

Pero hay estrategias que los consumidores pueden desplegar para aminorar el dolor. Aquí algunos consejos de asesores financieros y expertos en mercados sobre cómo navegar por las últimas cifras de inflación:

Concéntrate en lo que puedes controlar

Un consejo común (y comúnmente ridiculizado) para hacer frente a la inflación es decirle a la gente que simplemente consuma menos. Los políticos y las empresas que han hecho este tipo de sugerencias en los últimos meses han sido atacados por los críticos como si estuvieran fuera de onda.

PUBLICIDAD

Mientras que recortar puede tener sentido en teoría, es mucho más difícil en la práctica reducir el gasto en productos esenciales como los alimentos o la energía, cuyos precios aumentaron un 9,4% y un 30,3% interanual, respectivamente.

“Para la mayoría de la gente, no es razonable pedirles que no usen esas cosas. Son necesidades cotidianas”, dijo Ross Mayfield, analista de estrategias de inversión de Robert W. Baird & Co.

Es más probable que los consumidores encuentren cierto margen de maniobra si consideran sus finanzas como “necesidades” o “deseos”, dijo Mayfield. La primera categoría será difícil de reducir, pero la segunda podría ser fructífera. Se pueden controlar los “deseos”, como las actividades de ocio o las salidas a restaurantes.

Opera lateralmente cuando sea posible

Además de gastar menos, se suele aconsejar a los consumidores que “operen a la baja” durante los periodos inflacionistas, comprando productos más baratos y de menor calidad. Pero los asesores afirman que el comercio lateral (sustituir bienes o servicios de calidad similar que se hayan visto menos afectados por las fuerzas inflacionistas) puede suponer un ahorro de dinero sin sacrificar tanto.

PUBLICIDAD

Para ello, hay que tener en cuenta las diferentes tasas de inflación de bienes y servicios similares.

Piensa en el ocio. Los precios de los boletos de avión y del alojamiento están subiendo ahora mismo, dice Mayfield, pero los artículos deportivos y los productos de vídeo y audio no han subido tanto. Cambiar los viajes por las actividades recreativas en el hogar o en la localidad puede ser una forma de ahorrar sin dejar de lado las experiencias, dijo.

PUBLICIDAD

De hecho, los precios de los boletos de avión subieron más que cualquier otra categoría en abril, un 18,6% más que un mes antes. Sin embargo, el precio de la entrada a los eventos deportivos se redujo un 8,2% y las entradas de cine sólo subieron un 1,1%.

Nick Holeman, director de planificación financiera del roboadvisor Betterment, dijo que un fenómeno similar está ocurriendo en la tienda de comestibles. Las últimas cifras muestran que el tocino ha subido un 16,3% respecto al año pasado, frente al 8,8% del jamón. Los cítricos han subido un 18,6%, mientras que las manzanas son sólo un 6,6% más caras y los plátanos sólo un 4,2%. Las sustituciones pueden suponer un ahorro sin demasiado sacrificio.

PUBLICIDAD

Mira más allá del promedio

Como la inflación se ha mantenido obstinadamente alta, la confianza del consumidor ha disminuido. Pero es importante recordar que, aunque el índice general siga siendo alto, tu experiencia personal puede ser diferente.

Esto se debe a que la principal medida de la inflación, conocida como índice de precios al consumo, es una media ponderada de las variaciones de precios de una “cesta” de bienes y servicios de consumo. En general, esos precios están aumentando al nivel más rápido desde la década de 1980. Pero si tus patrones de consumo no coinciden con esa cesta estándar, tu nivel de inflación podría no ser tan malo.

PUBLICIDAD

Incluso profundizando en los datos, el IPC subyacente (que excluye los precios volátiles de los alimentos y la energía) aumentó a un ritmo ligeramente menos desorbitado, el 6,2% interanual. Esto significa que los costos de la ropa, los servicios médicos e incluso el alcohol no están aumentando tan rápido en conjunto como la cifra principal.

Los asesores recomiendan echar un vistazo a su propio balance para determinar dónde puede estar aumentando tu gasto.

“Todo el mundo tiene su propia inflación personal”, dice Mayfield. “Si gastas el 50% de tus ingresos en tu hipoteca fija, tu tasa de inflación es mucho más baja que la media general, así que quizás tengas más margen de maniobra”.

PUBLICIDAD