Asia

La política Covid cero de China está produciendo enormes cantidades de desechos

Los residuos de instalaciones sanitarias relacionados con la prevención del Covid-19 se han multiplicado por 4,5 en Shanghái

Los residuos relacionados con la prevención del Covid-19, incluidos los procedentes de hospitales, clínicas de fiebre e instalaciones de aislamiento, se han multiplicado por 4,5 hasta alcanzar las 1.400 toneladas diarias en Shanghái
Por Bloomberg News
15 de mayo, 2022 | 07:09 PM

Bloomberg — Los confinamientos y restricciones de China para combatir el mayor brote de Covid-19 del país desde los primeros días de la pandemia están provocando un aumento masivo de la basura en sus mayores ciudades.

Los residuos relacionados con la prevención del Covid-19, incluidos los procedentes de hospitales, clínicas de fiebre e instalaciones de aislamiento, se han multiplicado por 4,5 hasta alcanzar las 1.400 toneladas diarias en Shanghái, frente a las 308 toneladas que había antes de que comenzara el actual brote en marzo. La ciudad de 25 millones de habitantes lleva cinco semanas de confinamientos, y los residuos domésticos diarios relacionados con el Covid-19 han alcanzado las 3.300 toneladas este mes, frente a las sólo 73 toneladas diarias de febrero, según el People’s Daily.

Incluso Hong Kong, que recientemente ha sufrido meses de restricciones más suaves, como el cierre de escuelas, bares y gimnasios, así como limitaciones en las reuniones y los horarios de los restaurantes, se ha enfrentado a un problema creciente de basura en las calles.

PUBLICIDAD

Alrededor de 373 millones de personas en 45 ciudades chinas estuvieron bajo cierre o cierre parcial el mes pasado, según Nomura Holdings Inc. Eso es más de tres cuartas partes de la población de la Unión Europea. Y aunque el número de nuevos casos está disminuyendo en Shanghái, Pekín y otras ciudades chinas están endureciendo las restricciones para frenar sus propios brotes. Esto ha provocado un aumento de las entregas de alimentos y de las compras en línea, que utilizan muchos más envases, lo que ejerce presión sobre el ya tenso sistema de eliminación de residuos de China.

El país genera cada día cientos de millones de toneladas de residuos domésticos urbanos y, como la mayoría de las familias chinas no clasifican su basura, el 97% se entierra o se incinera. La mayoría de los 654 vertederos de China están llenos antes de lo previsto y sus 286 plantas de incineración tienen poca capacidad.

En Guijie, una de las calles gastronómicas más concurridas de Pekín, con más de 100 restaurantes, no hay clientes desde que Pekín suspendió las comidas en los restaurantes a principios de mayo. Las largas colas habituales antes del reciente brote han sido sustituidas por bandas de repartidores de comida con uniformes y cascos.

PUBLICIDAD

“Es más rápido enviar las entregas porque básicamente no hay coches en las calles”, dijo Xiao Yao, quien lleva comida a domicilio en Meituan. “Los restaurantes no necesitan dedicar tiempo a la gente que come dentro”.

Los funcionarios de Pekín y Shanghái han prometido aumentar el transporte y la eliminación de residuos. El gobierno de Pekín prometió que se asegurará de que todos los residuos domésticos se limpien y gestionen “a tiempo” y “en buen nivel”. Shanghái ha construido tres nuevas instalaciones de eliminación de residuos médicos, aumentando su capacidad a 1.500 toneladas diarias.

“Actualmente nuestra capacidad de transporte y eliminación de residuos es suficiente”, dijo Xu Li, subdirector de la Comisión Municipal de Gestión Urbana de Pekín. “Intensificaremos las inspecciones a los centros de recogida de residuos y a las instalaciones de eliminación, y resolveremos cualquier problema a tiempo”.

Sin embargo, China tiene dificultades para hacer frente a la avalancha de residuos generados por las compras en línea, que aumentaba incluso antes de la pandemia. Greenpeace ha calculado que las compras online en China generaron 9,4 millones de toneladas de envases en 2018, y que esa cifra podría aumentar a 41 millones de toneladas en 2025.

“A largo plazo, China tiene que trabajar en la construcción de un sistema en el que los que producen residuos, tanto empresas como individuos, tienen que pagar por la eliminación de residuos y asumir más responsabilidades”, dijo Tang Damin, gerente de proyectos de Greenpeace Asia Oriental.

PUBLICIDAD