Estilo de vida

Todo lo que debe saber antes de comprar joyas en una subasta

Hoy en día hay una verdadera avalancha de diamantes y perlas en el mundo de las subastas de joyas, y las ventas pueden ser una gran manera de encontrar una pieza rara o especial

Tiffany
Por Kristen Shirley
15 de mayo, 2022 | 02:07 PM

Bloomberg — Nunca encontrará tanta variedad de joyas a la venta como en una subasta de joyas. Puede pujar por todo, desde joyas antiguas del siglo XIX hasta obras maestras contemporáneas, exquisitas piedras preciosas sueltas o piezas con una procedencia excepcional que fueron propiedad de celebridades o de la realeza. Con tantas opciones, puede ser difícil saber por dónde empezar, lo que intimida a los que compran por primera vez.

Se puede encontrar de todo, desde pendientes sencillos y cotidianos que cuestan menos de US$5.000 hasta diamantes que baten récords y que cuestan más de US$50 millones. (El precio récord alcanzado en una subasta fue para el Pink Star, un diamante de 59,60 quilates de color rosa vivo y sin defectos internos que se vendió en Sotheby’s Hong Kong por US$71,2 millones en 2017).

Las casas de subastas celebran subastas en vivo y en línea durante todo el año, pero las más grandes se celebran en primavera e invierno.

PUBLICIDAD

Joanne Prager, una exsubastadora de Sotheby’s que es una cotizada consultora de joyería y autora, es una experta en ayudar a los clientes a navegar por las subastas a través de su trabajo en Omnēque, una plataforma de joyería vintage con sede en Londres. En una entrevista de Zoom, nos habló del a veces confuso mundo de las subastas y compartió sus mejores prácticas para ayudarle a encontrar (y ganar) piezas que le encantarán.

¿Por qué comprar en una subasta y no en una tienda? Los diseños contemporáneos se venden en las subastas a precios más bajos que en las tiendas, a veces por menos de la mitad del precio de venta al público. Incluso los precios más altos de las piezas más emblemáticas no alcanzan los niveles de venta al público.

Por ejemplo, un brazalete Cartier Love de oro amarillo de 18 quilates se vende por US$6.900, pero recientemente se han subastado varias piezas por menos de US$5.000. Las piedras sueltas y sin firmar también suelen costar menos de lo que costarían en un distribuidor. Si no se tiene relación con los joyeros, a veces se pueden adquirir piezas sólo en subasta. JAR es uno de los diseñadores contemporáneos más solicitados, pero fabrica muy pocas piezas al año y sólo para una clientela reducida y conocida. Un nuevo coleccionista de JAR tendría que comprar en una subasta.

PUBLICIDAD

En el extremo superior, las piezas con una procedencia única, como las joyas de la corona o los artículos de celebridades y coleccionistas notables, suelen venderse en subasta en lugar de en tiendas para conseguir los precios más altos.

Intente ver las piezas en persona, si puede

Aunque las casas de subastas hacen un gran trabajo fotografiando las piezas y comunicando los detalles a los clientes remotos, Prager dice que nada es mejor que ver las joyas en persona. La escala y las dimensiones de una pieza son extremadamente importantes. Hay que estar seguro de que la pieza se ajusta al tamaño de la muñeca o del dedo, de que le gusta cómo se siente un collar alrededor del cuello, o de que un pendiente es del tamaño adecuado para usted (o no es demasiado pesado para llevarlo).

La escala de una pieza a veces puede ser engañosa en una pantalla blanca. Si quiere cambiar el tamaño de un anillo, tendrá que fijarse en dónde están los sellos y las firmas de la pieza, porque si cambia el tamaño de un anillo y pierde esas marcas, la pieza perderá valor al instante.

Por no mencionar que “las pantallas de cada persona tienen un color ligeramente diferente”, dice Prager. “Tenga en cuenta que cuando compras en una subasta, el color que ve en su pantalla puede no ser necesariamente el de la gema que está comprando”.

En persona, también puede examinar los detalles. Para juzgar la artesanía, Prager se fija en la parte posterior de una pieza, en los herrajes y en cómo se sujeta la pieza. Si un cierre o una pinza de pendientes parece floja, es motivo de preocupación. Además de examinar los lotes que le han llamado la atención en un catálogo de subasta, puede encontrar piezas estelares que ha pasado por alto en Internet.

Compruebe usted mismo el estado de la pieza

Si no puede acudir a una casa de subastas, recomiende que la casa te envíe vídeos de la pieza con distintas fuentes de luz (desde luego, luz blanca y luz solar). Solicite que alguien con un tamaño similar se pruebe la pieza para que pueda ver cómo queda cuando la lleva puesta. Las piedras preciosas importantes deben ir acompañadas de certificados de laboratorios independientes. Cada pieza tendrá un informe de estado en el que se indique su condición general, así como cualquier marca, que puede verse en persona y en línea.

PUBLICIDAD

Establezca un límite de puja

Una vez que haya decidido las piezas por las que quiere pujar, es el momento de determinar lo que está dispuesto a pagar. Porque hay pocas cosas tan emocionantes como encontrar una pieza de joyería escurridiza que ha estado buscando, puede fácilmente dejarse llevar y pagar de más.

“Nunca, nunca, hay que desear algo desesperadamente. No se puede ser la parte desesperada. Tiene que estar muy tranquilo”, dice Prager. “Tiene que tener un punto de corte. No quiere comprar algo y luego arrepentirse ... Asegúrese de tener un límite, porque siempre habrá otra subasta y lo enamorará otra cosa”.

Tenga en cuenta que el precio por el que puja (el precio de remate) no es el precio final que pagará. El importe final incluirá una prima del comprador, que puede oscilar entre el 13% y casi el 30%, según el precio de remate, así como los impuestos aplicables, los gastos de envío y las primas por gastos generales.

PUBLICIDAD

Incluso si se puja en casa, fuera del frenético entorno en vivo, Prager pide precaución: “Los subastadores son bastante persuasivos, y pueden ser muy persuasivos en línea”, dice. “Es como si tuviera una conversación personal con el subastador”.

Regístrese de antemano

Comprar joyas en una subasta no es tan fácil como entrar en una tienda y adquirir algo con una tarjeta de crédito. Las leyes exigen que las casas de subastas registren a los pujadores y confirmen sus identidades para evitar el blanqueo de dinero y la financiación del terrorismo a través de las ventas en subastas.

PUBLICIDAD

En primer lugar, hay que registrarse para pujar en la casa de subastas, lo que puede hacerse en persona o por Internet. Las casas de subastas deben verificar la identidad de un postor con una identificación con foto y una prueba de su dirección actual antes de que pueda participar en las subastas.

Asegúrese de registrarse al menos 48 horas antes de una venta, en caso de que la casa de subastas requiera información adicional. Si puja por lotes de gran valor y es un cliente nuevo, es posible que se le pida un depósito o una referencia financiera.

Conozca su estrategia de puja

Las subastas pueden ser en línea o en directo. Pujar en línea es similar a comprar productos en EBay. Puede fijar su oferta máxima y el sistema automatizado aumentará su oferta gradualmente hasta que gane el lote o se supere su máximo. O puede pujar manualmente, asegurándose de estar al tanto de la subasta, especialmente en los últimos minutos.

PUBLICIDAD

Las subastas en vivo ofrecen varias formas de pujar, entre ellas: en la sala; por puja anticipada o en ausencia; por teléfono; o por Internet. La presentación de una oferta anticipada o en ausencia permite al subastador realizar ofertas incrementales en su nombre hasta su oferta máxima.

Esta es una buena táctica para quienes no tienen los nervios de manejar una subasta en vivo, o para quienes podrían dejarse llevar por el ambiente eléctrico y gastar más de lo que prefieren. También puede pujar por teléfono.

Un representante de la subasta le llamará durante la misma y realizará las pujas según sus indicaciones. La forma más envolvente de pujar es en persona; tiene que llegar al menos 30 minutos antes de que empiece la subasta para recoger su paleta.

PUBLICIDAD

No tenga miedo de solicitar ayuda profesional

Si todo esto le resulta demasiado abrumador, puede contratar a un representante profesional como Prager para que busque, valide o incluso puje por las piezas por usted. Ellos examinarían las piezas en persona, irían a buscar una pieza específica, sugerirían las joyas que usted querría añadir a su colección y pujarían en su nombre durante la subasta.

Al final del día, puede que acabe con una pieza exquisita para su colección, o puede que se sienta decepcionado. Tenga la seguridad de que siempre habrá otra subasta llena de piezas impresionantes que le encantarán. Afine sus tácticas de subasta y vuelva a intentarlo.

Este artículo fue traducido por Estefanía Salinas Concha.

PUBLICIDAD