Mundo

La guerra en Ucrania hace que los ricos de Rusia ya no sean bienvenidos en Davos

Mientras se da la invasión rusa, los multimillonarios sancionados de dicho país han buscado un refugio seguro en distintos lugares del mundo

Vladimir Putin durante el primer día del Foro Económico Mundial en Davos, 2009. Fotógrafo: Adam. Baya/Bloomberg
Por Andrea Dudik
21 de mayo, 2022 | 11:07 AM

Bloomberg — Los ricos y poderosos que acuden a Davos este año no se verán obligados por una vez a soportar el gélido viento invernal, pero la frialdad hacia Rusia, cuyos oligarcas han organizado algunas de las fiestas más famosas del Foro Económico Mundial, será palpable.

La primera reunión en persona del WEF en los Alpes suizos en dos años comienza el domingo tras las interrupciones relacionadas con Covid. Incluso esta reunión se ha retrasado con respecto al calendario habitual de finales de enero, lo que significa que la nieve se limita por una vez a las cumbres.

El foro también es diferente en otros aspectos. La realidad de una guerra que se libra a cientos de kilómetros al este es la que planea sobre los paneles, los discursos y las veladas. La decisión del Presidente Vladimir Putin de invadir Ucrania ha puesto fin a décadas de presencia e influencia rusa en Davos.

PUBLICIDAD

Es probable que haya un tono más apagado en su conjunto, ya que el WEF contará con la presencia de un grupo de funcionarios ucranianos que tratarán de mantener la atención mundial en su difícil situación con la guerra en su tercer mes. El presidente Volodymyr Zelenskiy pronunciará un discurso de apertura (por videoconferencia).

Será el primer WEF en Suiza desde la caída del comunismo sin un solo funcionario o líder empresarial ruso. Las empresas rusas han sido excluidas como socios estratégicos, un grupo de empresas internacionales que ocupan un lugar destacado en el calendario de eventos a un coste de 600.000 francos suizos (615.000 dólares) al año. La Casa de Rusia -conocida por su vodka frío- ni siquiera se instalará.

Oleg Deripaska y Andrey Kostin, en Davos, 2015. Fotógrafo: Jason Alden/Bloombergdfd

Esto está muy lejos del apogeo de la generosidad moscovita en Davos, cuando las fiestas con vodka y caviar patrocinadas por rusos eran famosas por acoger a grandes grupos de mujeres jóvenes sin acreditación que decían ser traductoras.

PUBLICIDAD

La guerra de Putin ha supuesto la imposición de sanciones sin precedentes a Rusia, desde sus dirigentes políticos hasta sus oligarcas y sus mayores empresas. Las empresas internacionales se han retirado del país en masa. El comercio y las inversiones de Europa y Estados Unidos con Rusia se han evaporado.

Los multimillonarios sancionados han buscado un refugio seguro en distintos lugares del mundo, enviando sus enormes yates de un puerto a otro para mantenerse al margen de la ley. De repente, cualquier cosa “rusa” se considera tabú.

El WEF no es una excepción.

Un empleado revisa una botella de champán en la terraza del bar del Hotel InterContinental, Davos. Fotógrafo: Matthew Lloyd/Bloombergdfd

En la última reunión de Davos en 2020, los magnates rusos fueron los terceros mejor representados por el recuento de multimillonarios. Pero su futuro en Davos comenzó a desmoronarse apenas tres días después de que Moscú atacara a Ucrania, cuando el fundador del WEF, Klaus Schwab, y su presidente, Borge Brende, emitieron una declaración condenando “la agresión de Rusia contra Ucrania, los ataques y las atrocidades.”

Es un contraste con el tratamiento de Rusia después de que Putin se anexionara Crimea de Ucrania en 2014. Aunque la presencia oficial de Rusia en Davos disminuyó, sus multimillonarios y líderes empresariales no rebajaron su perfil.

Acudiendo a los Alpes para disfrutar de la larga política de neutralidad de Suiza en 2015, el presidente y consejero delegado de VTB, Andrey Kostin, dijo que “tenemos amigos aquí. Amigos ucranianos, amigos europeos, amigos estadounidenses”.

PUBLICIDAD

Si bien algunas relaciones comerciales se vieron afectadas por las sanciones, “eso no afecta a las relaciones personales”, dijo entonces Kostin, asiduo asistente a Davos.

Ese año, el VTB organizó una velada en el Hotel InterContinental de la estación de esquí, donde los visitantes fueron recibidos por mujeres con trajes cónicos de color dorado con tiras de luces LED de neón alrededor. Se sirvió caviar y los asistentes a la fiesta recibieron una serenata del guitarrista Al Di Meola, el cantante ruso Leonid Agutin y Emir Kusturica & The No Smoking Orchestra.

Una botella de champán Louis Roederer descansa sobre hielo en el bar 'Studio Grigio' del hotel InterContinental Davos, operado por InterContinental Hotels Group Plc (IHG) en Davos, Suiza, el sábado 18 de enero de 2014. La próxima semana, la élite empresarial se reunirá en los Alpes suizos para la 44ª reunión anual del Foro Económico Mundial (WEF) en Davos para el evento de cinco días. Fotógrafo: Bloomberg/Bloombergdfd

Aunque la fiesta no llegó a la extravagancia de los eventos organizados por el magnate de los metales Oleg Deripaska a lo largo de los años (uno de ellos estaba ambientado en una casa de madera rusa), atrajo a una gran multitud, entre la que se encontraba Schwab. Aunque suele rehuir los actos privados, dijo en su momento que asistía para demostrar a “nuestros amigos rusos que son bienvenidos en Davos” y que, “después de todo, Rusia es un país europeo muy importante”.

PUBLICIDAD

Para la historia poscomunista de Rusia, el WEF ha desempeñado un papel importante.

La conferencia cimentó su reputación como acontecimiento esencial para la élite rusa en 1996, cuando varios magnates acordaron aunar sus recursos mediáticos y su poder financiero para respaldar la tambaleante campaña de reelección de Boris Yeltsin en lo que se conoció como el “Pacto de Davos”.

PUBLICIDAD

La delegación rusa creció en tamaño y visibilidad durante casi dos décadas, atrayendo a pesos pesados como el entonces presidente Dmitry Medvedev y, en 2009, a Putin durante su etapa como primer ministro.

En 2011, un banco de inversión ruso montó lo que llamó un “espectacular show sobre hielo” interpretado por estrellas del patinaje artístico.

En 2018, Rusia amenazó con un boicot después de que Estados Unidos sancionara a los empresarios Viktor Vekselberg, Deripaska y Kostin. El Kremlin dijo que los organizadores se echaron atrás en un plan para prohibirles la asistencia.

PUBLICIDAD

Putin intervino el año pasado en el foro virtual de la época de Covid, estableciendo un paralelismo entre las actuales tensiones internacionales y los años 30 del siglo pasado, en el periodo previo a la Segunda Guerra Mundial. Aprovechó su discurso para advertir que el mundo corría el riesgo de caer en un conflicto de “todos contra todos”.

Ahora, su ataque a Ucrania ha llevado el conflicto a las fronteras de la Unión Europea, ha matado a miles de personas y ha visto a millones de personas huir de sus hogares.

Algunos magnates rusos han seguido la línea del Kremlin, mientras que otros han tratado de separarse del belicismo del presidente.

PUBLICIDAD

Deripaska, cuyas conexiones con Putin lo han incluido en las listas de sanciones, calificó la guerra de “locura” a finales de marzo. Advirtió que los combates podrían continuar durante “varios años más”.

Eso no va a ser suficiente para que le inviten pronto a cualquier sitio como Davos. Mientras tanto, los múltiples desayunos, paneles y eventos nocturnos en los que participan funcionarios ucranianos están agotados.

En cuanto a la Casa de Rusia, el plan es cambiar de marca. La Fundación Victor Pinchuk, un grupo filantrópico que lleva el nombre de su magnate, pretende convertir el lugar en una “Casa de los Crímenes de Guerra de Rusia”, incluyendo una exposición sobre los crímenes de guerra supuestamente cometidos por las tropas rusas en Ucrania.

PUBLICIDAD