PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Actualidad

Se avecina un verano caluroso y mortal con frecuentes apagones

Los mercados energéticos de todo el planeta se han visto sometidos a una dura prueba durante el pasado año y las cosas van camino de empeorar aún más

Sudáfrica va camino de registrar un año récord de cortes de electricidad. Fotógrafo: Dwayne Senior/Bloomberg
Por Dan Murtaugh, Rajesh Kumar Singh y Naureen Malik
22 de mayo, 2022 | 05:57 pm
Tiempo de lectura: 9 minutos

Las redes eléctricas mundiales están a punto de enfrentarse a su mayor prueba en décadas con la generación de electricidad estrangulada en las mayores economías del mundo.

La guerra. La sequía. Escasez de producción. Inventarios históricamente bajos. Y una reacción pandémica. Los mercados energéticos de todo el planeta se han visto sometidos a una dura prueba durante el pasado año, y los consumidores han sufrido las consecuencias de la subida de los precios. Pero, de alguna manera, las cosas van camino de empeorar aún más.

PUBLICIDAD

La culpa es del calor. El verano en gran parte del hemisferio norte es un pico típico de uso de electricidad. Este año va a ser sofocante, ya que el cambio climático está haciendo de las suyas. En algunas partes del sur de Asia ya hace tanto calor que las temperaturas del aire son lo suficientemente abrasadoras como para cocinar salmón crudo. Los científicos pronostican meses abrasadores en Estados Unidos. El consumo de energía se disparará a medida que los hogares y las empresas enciendan sus aires acondicionados.

El problema es que el suministro de energía es tan frágil que no habrá suficiente para todos, y los cortes de energía pondrán en riesgo vidas cuando no haya ventiladores o aires acondicionados para aliviar las temperaturas abrasadoras.

PUBLICIDAD

La ola de calor en Asia ha provocado apagones diarios de varias horas, poniendo en peligro a más de mil millones de personas en Pakistán, Myanmar, Sri Lanka e India, con poco alivio a la vista. Seis centrales eléctricas de Texas fallaron a principios de este mes cuando el calor del verano acababa de llegar, ofreciendo un anticipo de lo que está por venir. Al menos una docena de estados norteamericanos, desde California hasta los Grandes Lagos, corren el riesgo de sufrir cortes de electricidad este verano. El suministro de energía será escaso en China y Japón. Sudáfrica se prepara para un año récord de cortes de electricidad. Y Europa se encuentra en una situación precaria que se ve frenada por Rusia: si Moscú corta el gas natural a la región, eso podría desencadenar apagones en algunos países.

La guerra y las sanciones están perturbando la oferta y la demanda, y eso se une a un clima extremo y a un repunte económico de Covid que impulsa la demanda de energía”, dijo Shantanu Jaiswal, analista de BloombergNEF. “La confluencia de tantos factores es bastante singular. No recuerdo la última vez que se dieron todos juntos”.

Por qué los apagones provocan sufrimiento y dolor económico

Sin energía, el bienestar humano estará en peligro. La pobreza, la edad y la proximidad al ecuador aumentarán las probabilidades de enfermedad y muerte por las incesantes temperaturas. Los apagones prolongados significarían que decenas de miles de personas también podrían perder el acceso al agua potable.

Si los apagones persisten, y las empresas cierran, eso también supondrá un enorme impacto económico.

PUBLICIDAD

En la India, la escasez de energía en muchos estados ya se está acercando a los niveles de 2014, cuando se estimó que había recortado alrededor del 5% del producto interior bruto del país. Esto supondría una reducción de casi 100.000 millones de dólares si los cortes se generalizan y duran todo el año.

Una interrupción de la electricidad también contribuiría probablemente a aumentar las ganancias de los mercados de energía y combustible, elevando las facturas de los servicios públicos y avivando aún más la inflación. Cuando las plantas de la red eléctrica de Texas fallaron este mes, los precios de la energía al por mayor en Houston saltaron brevemente por encima del límite de precio de US$ 5.000 por megavatio-hora, subiendo 22 veces más que el coste medio de la energía en horas pico que se había asegurado para ese día.

PUBLICIDAD
Demanda creciente | La demanda de energía de la India se dispara por encima de los máximos históricos estacionalesdfd

El mundo está lidiando con “más de dos años de dificultades en la cadena de suministro global causadas por la pandemia, la propagación de las secuelas de la guerra en Ucrania y las condiciones meteorológicas extremas causadas por el cambio climático”, dijo Henning Gloystein, analista de Eurasia Group. “El principal riesgo es que si este año vemos grandes apagones además de todos los problemas mencionados, eso podría desencadenar algún tipo de crisis humanitaria en términos de escasez de alimentos y energía a una escala no vista en décadas”.

Cómo la transición energética provoca tensiones

Este año podría entrar en los libros de récords por la mayor presión de la historia sobre la energía mundial, pero no es probable que los obstáculos desaparezcan pronto. El cambio climático significa que las olas de calor extremas de hoy serán más comunes, lo que seguirá aumentando la presión sobre el suministro de electricidad.

PUBLICIDAD

Al mismo tiempo, la falta de inversión en combustibles fósiles en los últimos años, junto con el fuerte crecimiento de la demanda, especialmente en los mercados emergentes asiáticos, debería mantener los mercados tensos durante los próximos años, dijo Alex Whitworth, analista de Wood Mackenzie Ltd. en Shanghai. Y aunque se espera que la cuota de capacidad total de la energía eólica y solar se dispare durante la próxima década, hasta que las instalaciones de almacenamiento de energía se pongan al día, eso supondrá una tensión aún mayor en las redes, dijo.

Cada vez que haya nubes o tormentas o una sequía de viento durante una semana, el suministro se verá amenazado”, dijo Whitworth. “Realmente esperamos que estos problemas empeoren en los próximos cinco años”.

PUBLICIDAD

Por supuesto, el cambio a la energía renovable es crucial en la lucha contra el cambio climático. Quemar aún más carbón ahora para hacer frente a la escasez de energía no haría más que aumentar las emisiones, creando un círculo vicioso que puede llevar a más olas de calor y a más tensión en las redes.

El Operador del Sistema Independiente de California dijo este mes que el estado puede correr el riesgo de sufrir apagones durante los próximos veranos en medio de un clima extremo. Fotógrafo: David Paul Morris/Bloombergdfd

He aquí un vistazo a lo que está ocurriendo en todo el mundo.

PUBLICIDAD

Estados Unidos

El suministro de gas natural, el principal combustible de las centrales eléctricas de EE.UU., es limitado en todo el país y los precios se están disparando. Según la Corporación de Fiabilidad Eléctrica de Norteamérica, el suministro de energía en gran parte del país y en parte de Canadá se verá afectado. Se trata de una de las valoraciones más graves realizadas hasta ahora por el organismo regulador. Se pedirá a los consumidores que ayuden a mantener la estabilidad de las redes reduciendo su consumo.

En California, el estado más poblado, el suministro de gas se ha reducido aún más debido a la rotura de un gasoducto el año pasado que ha limitado las importaciones. Además, el cambio climático está alimentando la sequía, lo que reduce gravemente el suministro de energía hidroeléctrica. El Operador del Sistema Independiente de California declaró este mes que el estado puede correr el riesgo de sufrir apagones durante los próximos veranos debido a las condiciones meteorológicas extremas.

En la red de 15 estados gestionada por el Operador del Sistema Independiente del Midcontinent (MISO), los consumidores de 11 estados corren el riesgo de sufrir apagones. MISO, que da servicio a unos 42 millones de personas, prevé que la generación de energía es “insuficiente” para satisfacer los periodos de mayor demanda de este verano, especialmente en sus estados del Medio Oeste. La red nunca había dado una advertencia de este tipo antes del inicio de la demanda de verano.

En Texas, la red “sigue en riesgo” de escasez a pesar de la lucha del estado por mejorar la resistencia tras la tormenta invernal de febrero de 2021, que dejó a millones de personas a oscuras durante días, dijo Gary Cunningham, director de estudios de mercado de la correduría Tradition Energy.

El envejecimiento de las infraestructuras y los retrasos en el mantenimiento durante la pandemia se han sumado a los problemas de un clima más severo, dijo Teri Viswanath, economista principal de electricidad, energía y agua en CoBank ACB.

Estados Unidos está experimentando más apagones a nivel mundial que cualquier otra nación industrializada”, dijo. “Alrededor del 70% de nuestra red se acerca al final de su vida útil”.

Asia

Hasta ahora, el epicentro de los apagones ha sido el sur y el sureste de Asia, donde las brutales olas de calor han puesto los aparatos de aire acondicionado a pleno rendimiento. Los apagones han sido básicamente nacionales en Pakistán, Sri Lanka y Myanmar, donde viven un total de 300 millones de personas. Y en la India, 16 de los 28 estados del país -que albergan a más de 700 millones de personas- han sufrido apagones de entre dos y diez horas diarias, según declaró este mes un funcionario estatal.

En la India, 16 de los 28 estados del país han tenido que lidiar con apagones de entre dos y diez horas al día. Fotógrafo: Kanishka Sonthalia/Bloombergdfd

El gobierno indio ha ordenado recientemente a las empresas que aumenten las compras de carbón extranjero, que es muy caro, al tiempo que ha retirado los protocolos medioambientales para la ampliación de las minas, con el fin de aumentar el suministro de combustible. Pero está por ver si estas medidas aliviarán la tensión. La inminente temporada de monzones debería traer temperaturas más frescas y reducir la demanda de energía, aunque también puede inundar las regiones mineras y dificultar el suministro de combustible.

En Vietnam, la empresa estatal de servicios públicos lleva más de un mes preparándose para la escasez de energía, ya que la demanda aumenta mientras el suministro de carbón nacional disminuye y los costes del combustible extranjero aumentan.

En China, donde la escasez de carbón provocó cortes generalizados de energía el año pasado, las autoridades han prometido mantener las luces encendidas en 2022 y han presionado a los mineros del carbón para que aumenten la producción hasta alcanzar un récord. Aun así, los responsables del sector han advertido de que la situación energética será difícil este verano en el sur del país, muy industrializado, que está lejos de los centros mineros del interior y, por tanto, depende más del costoso carbón y gas extranjeros.

Japón sufrió un susto eléctrico en marzo, cuando una ola de frío provocó un aumento de la demanda pocos días después de que un terremoto dejara fuera de servicio varias centrales de carbón y gas. Se espera que el suministro de energía sea escaso durante los próximos meses de verano, y es probable que la demanda vuelva a superar la oferta el próximo invierno, según las previsiones de la red. El Gobierno Metropolitano de Tokio ha puesto en marcha una campaña de ahorro de energía, pidiendo a los residentes que tomen medidas como ver menos la televisión.

Europa

El riesgo de apagones es menor en Europa, ya que menos personas utilizan el aire acondicionado en casa. El continente también se apresura a llenar sus depósitos de gas.

España sólo tiene pequeñas conexiones de gas con el resto de Europa, pero tiene cerca del 30% de la capacidad de regasificación de gas natural licuado del continente. Fotógrafo: Ángel García/Bloombergdfd

Pero hay poco margen de error. Una primavera seca en Noruega ha limitado el suministro de energía hidroeléctrica. Las interrupciones prolongadas de los reactores nucleares de Electricite de France SA han aumentado la presión sobre los precios y el suministro. El mayor productor de la región recortó su objetivo de producción nuclear por tercera vez este año, la última señal de que la crisis energética europea se está agravando.

Si Rusia cortara el suministro de gas natural a la región, eso podría ser suficiente para provocar apagones en algunos países, dijo Fabian Ronningen, analista de mercados energéticos de Rystad Energy.

Aunque dijo que las posibilidades de que Rusia haga ese movimiento audaz son “improbables”, su opinión se ha vuelto más pesimista a medida que continúa la guerra en Ucrania; hace dos meses, dijo, habría puesto las posibilidades en “muy improbables”.

Algunos países han estado recibiendo enormes importaciones de gas natural licuado y probablemente tendrían suministros adecuados para absorber el golpe, como España, Francia y el Reino Unido. La historia podría ser diferente en Europa del Este, donde naciones como Grecia, Letonia y Hungría utilizan el gas para una parte significativa de su energía y dependen en gran medida de los suministros rusos. Según Ronningen, es ahí donde el potencial de apagones sería mayor.

“No creo que los consumidores europeos puedan siquiera imaginar un escenario así”, dijo. “Nunca ha ocurrido en nuestra vida”.

-- Este artículo contó con la ayuda de Stephen Stapczynski, Will Wade, Rachel Morison, Shoko Oda, Mark Chediak y Anne Riley Moffat.

PUBLICIDAD