PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
EE.UU.

Amplia franja de EE.UU. corre riesgo de apagones en verano, advierte regulador

El suministro de electricidad será especialmente escaso en el Medio Oeste

Amplia franja de EE.UU. corre riesgo de apagones en verano, advierte regulador
Por Naureen Malik y David R Baker
22 de mayo, 2022 | 08:32 am
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Una amplia franja de Norteamérica, desde los Grandes Lagos hasta la Costa Oeste, corre el riesgo de sufrir apagones este verano, ya que el calor, la sequía, las centrales eléctricas cerradas y los problemas de la cadena de suministro ponen a prueba la red eléctrica.

El suministro de energía en gran parte de EE.UU. y en parte de Canadá se verá afectado, con una demanda que vuelve a crecer tras dos años de disrupciones pandémicas, según un informe anual. Se trata de una de las evaluaciones más graves realizadas hasta ahora por la North American Electric Reliability Corporation (NERC), organismo regulador que supervisa la estabilidad de la red.

PUBLICIDAD

El cambio climático tiene parte de la culpa. Una sequía histórica cubre el oeste de Estados Unidos, limitando el suministro de energía hidroeléctrica, y las previsiones anuncian un verano más caluroso que la media. Pero la lucha contra el calentamiento global plantea sus propios riesgos, ya que las viejas centrales de carbón cierran más rápido de lo que pueden sustituirlas los parques eólicos, las instalaciones solares y las baterías.

Por otra parte, los problemas en la cadena de suministro retrasan los proyectos solares del suroeste y las líneas de transmisión de Texas, mientras que las centrales de carbón tienen problemas para obtener combustible en medio del aumento de las exportaciones. Y las redes eléctricas se enfrentan a una creciente amenaza de ciberataques debido al apoyo de Estados Unidos a Ucrania tras la invasión rusa, según NERC.

PUBLICIDAD

El suministro de electricidad será especialmente escaso en el Medio Oeste. En toda la región, se han cerrado suficientes centrales antiguas como para reducir la capacidad de generación en un 2,3% desde el verano pasado. Sin embargo, se espera que la demanda crezca. Incluso cuando las temperaturas sean normales, los gestores de la red pueden necesitar energía de las regiones vecinas para mantener el funcionamiento de los aparatos de aire acondicionado, y una ola de calor o una baja velocidad del viento podrían provocar apagones, según el informe. El NERC ya había advertido anteriormente que el Medio Oeste podría sufrir un déficit de energía a medida que se vayan cerrando las centrales, pero no hasta 2024. La región también carece de una línea de transmisión clave dañada por un tornado en diciembre, y se espera que las reparaciones terminen en junio.

Tomas de agua de la central eléctrica Hyatt en el lago Oroville, en Oroville, California, Estados Unidos, el lunes 14 de febrero de 2022. El lago Oroville, que se había secado tanto durante el verano que la central hidroeléctrica cerró allí, se ha llenado lo suficiente como para poder volver a generar electricidad. Fotógrafo: David Paul Morris/Bloombergdfd

En todo el Oeste, la sequía limitará la producción de las represas hidroeléctricas. Incluso amenaza a las centrales eléctricas que obtienen su agua de refrigeración del río Missouri, que se está agotando, según el informe. Los incendios forestales amplificados por la sequía podrían oscurecer los cielos con humo, reduciendo la producción de las plantas solares y obligando al mismo tiempo a los hogares con paneles solares en los tejados a depender más de la red.

El año pasado, el NERC emitió una advertencia casi tan sombría, diciendo que las redes eléctricas que abastecen a más del 40% de la población estadounidense corrían el riesgo de sufrir apagones. Al final, la mayoría de los sistemas resistieron el calor. Una notable excepción fue el noroeste del Pacífico, donde Avista Corp. (AVA) recurrió a los apagones durante una implacable ola de calor en junio, dejando a más de 9.000 hogares y empresas sin electricidad.

Algunos de los estados citados en el informe ya han emitido sus propias previsiones para el verano, algunas más optimistas que otras. El Consejo de Fiabilidad Eléctrica de Texas (Ercot por sus siglas en inglés) dijo en un informe el lunes que el estado (que sufrió un apagón mortal de varios días el año pasado durante una tormenta de invierno) tiene suficiente energía para satisfacer la demanda récord prevista de junio a septiembre, aunque algunos analistas calificaron el informe de demasiado optimista.

PUBLICIDAD

“Nos sentimos muy seguros de cara al verano; nuestras reservas han aumentado”, dijo Brad Jones, CEO interino de Ercot, durante una rueda de prensa el martes. Aun así, cuando los suministros se agoten, se pedirá a los tejanos que conserven antes que en el pasado, dijo Jones. “Espero que cada uno de ustedes recurra a la conservación como una forma tanto de reducir su factura como de ayudarnos a todos en el mercado”.

Los operadores de la red eléctrica de California, por el contrario, han advertido que el estado se enfrenta a un riesgo de apagones durante los próximos tres veranos, a medida que el estado cambia a una energía más limpia. La generación hidroeléctrica se ha reducido con la sequía, las viejas centrales de gas han cerrado y el suministro de electricidad se ve afectado en las calurosas tardes de verano, cuando el sol se pone en las numerosas plantas solares del estado.

PUBLICIDAD

“Sabemos que la fiabilidad va a ser difícil en esta época de transición”, dijo Alice Reynolds, presidenta de la Comisión de Servicios Públicos de California, durante una rueda de prensa el 6 de mayo.

Con la asistencia de Mark Chediak.

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD