Argentina

Goldman Sachs: Será “increíblemente difícil” para Argentina cumplir metas del FMI

Entrevista: Alberto Ramos, economista del banco de inversión norteamericano, dialogó con Bloomberg Línea acerca de las posibilidades del país de lograr los objetivos que consensuó con el FMI para 2022

Alberto Ramos. El director del equipo de investigación macroeconómica de Latinoamérica en Goldman Sachs.
23 de mayo, 2022 | 05:00 AM

Buenos Aires — Alberto Ramos, jefe del equipo de investigación macroeconómica de Latinoamérica del banco de inversión estadounidense Goldman Sachs, dialogó con Bloomberg Línea acerca de las dificultades que enfrenta la Argentina a la hora de cumplir con las metas vinculantes de su nuevo programa con el Fondo Monetario Internacional.

El Gobierno de Alberto Fernández apunta a cerrar este 2022 con un déficit fiscal primario del 2,5% del PBI, una acumulación de reservas internacionales superior a los US$5.800 millones y una emisión monetaria para financiar al Tesoro de no más de 1% del PBI.

Esos son los objetivos de los cuales dependen los desembolsos que hará el FMI para que Argentina pueda pagar los vencimientos de deuda del país con el mismo organismo internacional.

PUBLICIDAD
Fuente: Bloombergdfd

La siguiente conversación fue editada por motivos de extensión y claridad.

¿Cómo ve a la Argentina en el camino de cumplir con las metas acordadas con el FMI, de las cuales dependen los desembolsos del organismo al país?

Los objetivos serán difíciles de cumplir. El principal desequilibrio macro hoy es la inflación, que es un derivado de una dinámica fiscal laxa. El problema ya era demasiado ambicioso en el índice de referencia para la inflación. Era demasiado optimista. Pero la alta inflación no es mala para el déficit. Es bueno porque recaudas más impuestos. Por otro lado, la economía va a entrar en un período de bajo rendimiento significativo. Los números de marzo empiezan a sugerir que bajo el peso de una altísima inflación, el dividendo de la reapertura la economía se agotó. Entonces, hay mucha presión para usar el presupuesto y gastar para aliviar el dolor creado por la inflación y enfrentar lo que será la desaceleración de la economía. Entonces, vemos riesgos de que la inflación de referencia esté completamente desactualizada. Aunque no es un objetivo, definitivamente necesitan revisarlo. Vemos una presión política y social significativa sobre el presupuesto. Entonces va a ser difícil mantener el mismo camino de ejecución fiscal.

¿Y por el lado de la acumulación de reservas internacionales?

Por el lado de las reservas, la meta no es particularmente ambiciosa, pero el problema es que en este entorno donde la credibilidad monetaria es muy, muy baja, cuando vemos nuevos signos crecientes o luchas internas dentro del gobierno, donde la capacidad de cumplir con los compromisos del acuerdo es baja, va a ser increíblemente difícil que este programa se mantenga encarrilado. Dijimos que si el programa era fuerte, no se iba a implementar. Dijimos que si era débil, no cambiaba la realidad en Argentina, y seguías viviendo con una inflación significativa. Así que necesitamos mejores políticas, y solo las autoridades pueden traer eso a la mesa. No va a ser el FMI o el programa. Pero no vemos un apetito para hacer eso.

PUBLICIDAD

¿Cree que aceptarán un déficit presupuestario primario del 3% este año, en lugar del 2,5% como se acordó originalmente?

No sé. No sé lo que van a hacer, o si presentarán diferentes objetivos trimestrales. Dado que la inflación es mucho más alta de lo esperada, no es imposible cumplir con este objetivo. Lo que me preocupa es que hay tanta presión sobre las autoridades para que gasten más, debido a la inflación, que probablemente les gustaría tener más margen de maniobra en lo fiscal. No me quedaría con las declaraciones del portavoz del FMI.

Mucha presión a las autoridades argentinas para que gasten más, pero mucha presión al FMI para que este nuevo programa no fracase, ¿no?

Depende de lo que entiendas por fallar. El programa es conceptualmente relativamente suave y débil. ¿Mostrará Argentina un desempeño mucho, mucho mejor en los próximos años? Probablemente no, porque probablemente necesitamos una política mucho más fuerte, y las autoridades no quieren implementarla. Las políticas ligeras y blandas ya están generando, como pueden ver, muchas luchas internas dentro de la administración. ¿Se imagina pedirles un cambio más significativo en la combinación de políticas? Entonces, el FMI está siendo básicamente realista y eso es lo mínimo que puede pedir. Y eso no cambiará el bajo rendimiento macro que hemos visto en los últimos años.

¿Cree que el FMI está esperando que se elija un gobierno diferente el próximo año para implementar reformas más serias?

Quizás, quizás. Saben que ahora mismo no pueden pedir mucho más que esto. El nuevo ciclo electoral significa que, incluso si este gobierno es reelegido, podrían estar más dispuestos a hacer algo, porque fueron reelegidos. ya sabes, presenta el trato. Así que hay más esperanza de un ajuste serio después de las elecciones.

TE PUEDE INTERESAR:

¿Comprar acciones ahora? Cuán subvaluados están los ADR argentinos y qué esperar en 2023

La economía argentina frenó el impulso y se contrajo 0,7% en marzo

Roberto Feletti pasará a depender de Guzmán, que toma la posta contra la inflación

PUBLICIDAD