PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Mercados

Así es como la Fed podría adoptar la pausa de tasas de Bostic en septiembre

La pausa probablemente requerirá dos condiciones: que la inflación se desacelere significativamente y señales de que la economía se está enfriando lo suficiente

El edificio Marriner S. Eccles de la Reserva Federal en Washington, D.C., Estados Unidos, el domingo 19 de diciembre de 2021.
Por Steve Matthews
26 de mayo, 2022 | 08:05 am
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — El presidente del Banco de la Reserva Federal de Atlanta, Raphael Bostic, abrió la puerta para discutir una pausa en los agresivos aumentos de tasas del banco central en septiembre, un movimiento que solo estará sobre la mesa si la inflación cae más de lo esperado durante el verano.

Se espera que el Comité Federal de Mercado Abierto aumente las tasas de interés en medio punto en junio y julio, impulsando su tasa de política a un rango objetivo de 1,75% a 2%. Eso lo elevaría al borde inferior de la estimación de la Fed de la tasa neutral que ni estimula ni restringe el crecimiento. Para septiembre, la Fed también reducirá su hoja de balance en US$95.000 millones al mes, que es una segunda herramienta que los funcionarios están utilizando para endurecer la política.

PUBLICIDAD
Raphael Bostic, presidente y CEO del Banco de la Reserva Federal de Atlanta, en Atlanta, Georgia, Estados Unidos, el miércoles 19 de febrero de 2020. dfd

La pausa en la reunión de la Fed del 20 y 21 de septiembre (que Bostic dijo el lunes que podría tener “sentido”) probablemente requerirá que se cumplan dos duras condiciones: que la inflación se desacelere significativamente y que haya señales de que la economía estadounidense se está enfriando lo suficiente como para reducir las futuras presiones sobre los precios.

El presidente Jerome Powell ya ha puesto un listón muy alto para que los responsables de formular políticas pongan en marcha sus planes, prometiendo el 17 de mayo que los funcionarios seguirán subiendo las tasas interés hasta que haya pruebas “claras y convincentes” de que la inflación está en retroceso. Sin embargo, los responsables de la política monetaria también buscarán en el debilitamiento del mercado laboral señales de que las presiones sobre los precios seguirán disminuyendo.

PUBLICIDAD

“La pregunta de los US$64.000 para los mercados es qué condiciones económicas y de mercado llevarían a la Fed a hacer una pausa”, dijo el estratega de UBS Matthew Mish. “Tienen que ser capaces de decir con confianza que la inflación está bajando. Obviamente, quieren ver pruebas “claras y convincentes” de que la inflación está bajando. Pero si se observa el historial, el crecimiento también es importante. La caída del crecimiento ayudará a reducir las presiones inflacionistas”.

El aumento de la rentabilidad del Tesoro a 2 años refleja la previsión de un aumento de las tasas de la Feddfd

La Fed normalmente no se detiene hasta que su tasa de interés objetivo supera la inflación anual, según descubrieron los estrategas de UBS liderados por Mish después de revisar 11 veces que la Fed ha detenido un ciclo de normalización de tasas desde 1960. Con la inflación, según la medida preferida por la Fed, en el 6,6% durante el año pasado, los precios tendrían que caer rápidamente para cumplir esa condición.

Con una inflación anual elevada, el FOMC podría centrarse en los cambios mensuales, dijo Rishi Mishra, analista de Futures First. Un escenario de pausa: Unas cifras mensuales de precios al consumo del 0,3% o menos entre mayo y agosto, por debajo del 1,2% de marzo, podrían tranquilizar a los responsables de la política monetaria de que están en el camino correcto, dijo.

“Esto hace que las expectativas de inflación bajen a un rango en el que la Fed se sienta cómoda para desanclar los riesgos”, dijo Mishra.

PUBLICIDAD

Lo que dice Bloomberg Economics

“Veo una pausa que posiblemente ocurra en diciembre, no en septiembre. Desde el informe del IPC de abril, creo que los riesgos se han inclinado de nuevo hacia la senda más dura. Esto se debe a que la inflación de los servicios es demasiado amplia y rápida. Se necesitará una deflación considerable en los sectores de bienes para compensar eso y conseguir que la inflación se sitúe en el punto que la Fed preveía en marzo.”

PUBLICIDAD

-Anna Wong, economista jefe de Bloomberg para Estados Unidos.

El descenso del rendimiento del Tesoro a 10 años, que puede considerarse una señal de las expectativas de inflación para la próxima década, también podría contribuir a que los funcionarios de la Reserva Federal se sientan cómodos con las perspectivas de los precios, dijo Steven Ricchiuto, economista jefe de Mizuho Securities en EE.UU. El rendimiento a 10 años ha bajado casi medio punto porcentual desde el máximo del 3,20% alcanzado el 9 de mayo, en respuesta a la creciente preocupación por una recesión en EE.UU.

PUBLICIDAD

Aunque la Reserva Federal espera evitar una recesión, será necesaria una desaceleración para hacer una pausa, dijo Ricchiuto, y añadió que ya hay informes corporativos que insinúan una desaceleración del mercado laboral. Walmart Inc. (WMT) y Target Corp. (TGT) son algunas de las empresas cuyas acciones se han desplomado en respuesta a la reducción de las previsiones.

La inflación del Índice de Precios del Gasto en Consumo Personal (PCE por su sigla en inglés) está demasiado caliente para la Feddfd

“Reaccionarán ante un aumento de la tasa de desempleo, sobre todo si la inflación empieza a bajar”, dijo Ricchiuto. “Empezarán a ver que las personas que se incorporan a la población activa tienen más dificultades para encontrar trabajo. Así es como empieza”.

PUBLICIDAD

Los funcionarios de la Fed, por su parte, dijeron que no les molestaría un pequeño aumento en el desempleo del 3,6%, cerca de un mínimo de 50 años, y Powell describió el mercado laboral como “ajustado a un nivel poco saludable”.

Debido a que la política monetaria funciona con retraso, la Fed podría optar por hacer una pausa con una imagen incompleta de las perspectivas.

PUBLICIDAD
Un repunte del desempleo contribuiría a la decisión de la Fed de hacer una pausadfd

“La Fed no está exactamente segura de dónde se encuentra el punto neutro ni en qué medida las reducciones en el balance de la Fed pueden amplificar las alzas de tasas”, dijo Diane Swonk, economista jefe de Grant Thornton LLP. “Si añadimos la incertidumbre sobre el mundo en el que vivimos, una pausa en algún momento para reevaluar parece prudente. La política funciona con retraso. La Fed quiere ponerse al día, pero no superar al mercado en su esfuerzo por endurecer las condiciones del mercado crediticio.”

Los analistas de Wall Street empezaron a plantear las condiciones para una pausa tras los comentarios de Bostic a los periodistas el lunes: “Tengo una visión de base en la que para mí podría tener sentido una pausa en septiembre”.

La mayoría de los economistas e inversionistas no estuvieron de acuerdo con esa previsión, y algunos se mostraron contrariados por las declaraciones, ya que la inflación sigue estando cerca de su nivel más alto en 40 años. El inversionistas multimillonario Bill Ackman tuiteó que “la inflación está fuera de control”, que no es momento de hacer una pausa y que “la Fed ya ha perdido credibilidad”.

La charla sobre la pausa se produce después de que las condiciones financieras se endurecieran con una fuerte venta de acciones, dando a algunos la impresión de que está ligada a los mercados.

“Cambiar el rumbo de la política monetaria debido a la volatilidad de los activos financieros mientras la inflación todavía está muy por encima del objetivo sería una gran amenaza para su credibilidad”, dijo el economista de Jefferies, Thomas Simons. “Si el mercado laboral comienza a resquebrajarse realmente, entonces podríamos tener una historia diferente. Pero eso no ha sucedido”.

Bostic, un político centrista que no vota sobre las tasas este año, dijo que su pronóstico está condicionado a su perspectiva de desaceleración del crecimiento con una inflación que se desacelera en otoño. Si eso no sucede, dice que podría adoptar aumentos agresivos continuos, o incluso aumentos mayores.

Este artículo fue traducido por Estefanía Salinas Concha.

PUBLICIDAD