PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Green

Proyectos solares diminutos desempeñan un papel enorme en la energía de Puerto Rico

En una isla con apagones deprimentemente frecuentes y las tarifas eléctricas más altas que en casi cualquier otra parte de EE.UU., el interés por la energía solar aumenta

Puerto Rico
Por Jim Wyss
04 de junio, 2022 | 03:38 pm
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Cuando el día está soleado en Puerto Rico, más de 37.100 instalaciones solares sobre los techos (montadas en casas, gasolineras, centros comerciales y hospitales) producen 255 megavatios de electricidad.

Eso es sólo un 2,5% de la generación total de energía de la isla. Pero, a nivel colectivo, los techos podrían considerarse la mayor central de energía limpia de Puerto Rico, eclipsando el parque eólico de Santa Isabel, de 101 megavatios.

PUBLICIDAD

Mientras el territorio estadounidense de 3,2 millones de habitantes se esfuerza por alcanzar el objetivo de tener 100% de energías renovables para 2050, gran parte de la atención se ha centrado en las iniciativas a gran escala. En marzo, los reguladores aprobaron de manera condicional 18 plantas de energía renovable que deberían producir 884 megavatios para 2024. Pero incluso con esa capacidad adicional, la isla seguirá dependiendo de los combustibles fósiles para más del 84% de su electricidad.

El déficit de energía verde de Puerto Rico está arrojando nueva luz sobre el papel sobredimensionado de los proyectos solares en techos, a menudo diminutos.

PUBLICIDAD

Luma Energy, el consorcio que comenzó a gestionar la una red eléctrica notoriamente envejecida y frágil en junio de 2021, dice que ha conectado a más de 22.000 clientes a este método de generación de energía solar bajo su supervisión y está añadiendo hasta 2.100 más por mes.

Esto ha hecho que la energía solar en los techos se convierta en “un jugador” en el negocio de la generación de energía, dijo el CEO de Luma Energy, Wayne Stensby. “En un buen día de sol realmente se puede ver el impacto en la demanda neta”.

A pesar de estar bañado por suficiente luz solar como para atraer a turistas de todo el mundo, Puerto Rico ha hecho un pobre trabajo para aprovecharla para la generación de energía.

En una isla en la que los apagones son deprimentemente frecuentes (y las tarifas eléctricas son más altas que en casi cualquier otra jurisdicción estadounidense), el interés por la energía solar está aumentando. La isla tiene ahora más instalaciones solares per cápita que todos los estados de EE.UU. excepto ocho, según la Asociación de Industrias de Energía Solar, un grupo comercial con sede en Washington, D.C.

PUBLICIDAD
Oleada solar 
Puerto Rico tiene más instalaciones solares domésticas per cápita que Colorado o Washington, D.C. 
Jurisdicción Personas por instalación Rango per cápitadfd

Antes del huracán María en 2017, había unos 9.000 techos solares conectados a la red, dijo Javier Rua-Jovet, director de políticas de la Asociación de Energía Solar y Almacenamiento de Energía de Puerto Rico, un grupo de defensa de la industria.

La mayoría de esos proyectos estaban motivados por la esperanza de reducir las facturas de electricidad. Pero después de que el huracán azotara la isla y sumiera partes de ella en la oscuridad durante más de 11 meses, la energía solar se convirtió en un medio de supervivencia.

PUBLICIDAD

“Al principio era una propuesta de ahorro, ahora la razón es simplemente tener energía”, dijo Rua-Jovet. “Hay que recordar que casi tres mil personas murieron en Puerto Rico después de María”, y muchas de esas muertes fueron atribuidas a los efectos de los prolongados cortes de energía.

El Viejo San Juan el 18 de abril de 2018, después de que un apagón dejara a toda la isla a oscuras. Fotógrafo: José Jiménez/Getty Images North Americadfd

Ese cambio de paradigma, del ahorro a la supervivencia, significa que casi todas las instalaciones solares se venden ahora con una batería de respaldo. Y eso está abriendo posibilidades totalmente nuevas para la isla.

PUBLICIDAD

El grupo de Rua-Jovet calcula que hay 60.000 baterías instaladas en la isla, que representan unos 300 megavatios de energía. Cada mes se instalan unas 1.800 baterías nuevas. A ese ritmo, “creo que se podría decir que Puerto Rico tiene la mayor central eléctrica virtual sin explotar de la civilización occidental”, dijo Rua-Jovet.

Luma dice que su prioridad es arreglar más de 83.000 kilómetros de líneas de transmisión y distribución precarias y otras infraestructuras críticas. (En abril, por ejemplo, un incendio en un disyuntor de cinco décadas dejó sin electricidad a toda la isla y tardó casi cinco días en restablecerse por completo). Pero la empresa está planeando construir un nuevo centro de control y un sistema de gestión de la energía que podría soportar una central eléctrica virtual, según Stensby.

PUBLICIDAD

“Estamos estudiando cómo empezar a aprovechar la energía solar en los techos e integrarla más directamente en el sistema”, dijo, “pero aún no hemos llegado a ese punto”.

Puerto Rico no es el único país que está considerando el poder colectivo de los pequeños proyectos sobre los techos. En todo el Caribe, las energías renovables representan alrededor del 12% de la combinación de generación de energía, una cifra que sólo se ha movido cuatro puntos porcentuales en la última década, dijo Hyginus Leon, el presidente del Banco de Desarrollo del Caribe.

PUBLICIDAD

Si los miembros del BDC quieren alcanzar su objetivo del 55% de energías renovables para 2030, no pueden confiar en el “lento” crecimiento de los proyectos de energías renovables a escala de servicios públicos, dijo en abril en el Foro de Energías Renovables del Caribe celebrado en Miami.

Una de las propuestas del banco es producir en masa techos prefabricados con paneles solares y baterías y convertirlos en un estándar de construcción regional.

“Esto abordaría el clima, la vivienda y la distribución de energía, si pudiéramos mentalizarnos”, dijo León. “No podemos confiar en lo de siempre”.

Stensby afirma que Luma está eliminando activamente los obstáculos para que los particulares conecten sus pequeñas instalaciones solares a la red. Antes de que la empresa se hiciera cargo, a menudo se tardaba años en conectar un proyecto; ahora la empresa afirma que la media es de 14 días.

“Aquí hay una determinación de llegar a la energía renovable lo antes posible”, dijo Stensby. “Desde el principio hemos sabido que esto es muy importante para Puerto Rico”.

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD