PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Negocios

“Remordimiento del comprador” no permitirá a Musk salirse del acuerdo por Twitter

Expertos creen que Musk está utilizando el problema como excusa para abandonar o renegociar el acuerdo. Pero ninguna de las alternativas será fácil para el multimillonario

Elon Musk
Por Kurt Wagner y Maxwell Adler
07 de junio, 2022 | 08:42 am
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg — Elon Musk reavivó con fuerza (y por vías formales) su afirmación de que Twitter Inc. (TWTR) tiene un grave problema de bots, y amenazó con abandonar el acuerdo para comprar la red social si esta no hace más para demostrar que sus usuarios son personas reales.

Distintos expertos legales especularon ampliamente con que Musk está utilizando el problema como excusa para abandonar o renegociar el acuerdo, que se ve cada vez mejor para Twitter a medida que el mercado de valores en general ha caído a lo largo de las últimas semanas.

PUBLICIDAD

En una presentación formal el lunes, Musk dijo que cree que Twitter está incumpliendo su acuerdo al no satisfacer sus demandas de proveer más información sobre spam y cuentas falsas. Pero detrás de escena el acuerdo sigue adelante, según personas familiarizadas con el asunto. Ambas partes se han reunido regularmente y han compartido información, dijeron dos de las personas, que no estaban autorizadas a hablar públicamente.

“Está tratando de crear un rastro de papel”, dijo Andrew Freedman, un socio de la firma de abogados Olshan Frome Wolosky LLP, experto en inversiones activistas. “Lo desafortunado para Musk es que las disposiciones de rescisión de los acuerdos de fusión no permiten el remordimiento del comprador”.

PUBLICIDAD

El mes pasado, Musk dijo que estaba poniendo el acuerdo “en suspenso” hasta que el gigante de las redes sociales pueda demostrar que los bots representan menos del 5% de sus usuarios, algo que la compañía ha declarado en presentaciones públicas. Musk ha estimado que las cuentas falsas representan al menos el 20% de todos los usuarios.

Pero Twitter dijo que sí ha compartido información con Musk sobre cómo calcula el número de cuentas de spam en el servicio, y ejecutivos de la compañía han dicho a los empleados que Musk no puede dejar el acuerdo en suspenso, ya que ambas partes han firmado un acuerdo de fusión.

El logo de Twitter en un teléfono inteligentedfd

El lunes, la compañía reiteró que hará que Musk se atenga a los términos de su propuesta de adquisición de US$44.000 millones, un indicio de que incluso la compañía cree que puede estar tratando de hacer estallar el acuerdo.

En un comunicado, Twitter dijo que “ha compartido y seguirá compartiendo información de forma cooperativa” con Musk. La compañía dijo que cree que el acuerdo es en el mejor interés de todos los accionistas y tiene la intención de “cerrar la transacción y hacer cumplir el acuerdo de fusión en el precio y los términos acordados.” Es posible que Twitter intente demandar a Musk para completar el acuerdo si intenta abandonarlo.

PUBLICIDAD

La junta directiva de Twitter se va a cansar de esto y presentará una demanda en Delaware y dirá: ‘Quiero una sentencia declaratoria que diga que no estoy violando el acuerdo y que Musk tiene que cerrar el trato’”, dijo Brian Quinn, un profesor de fusiones y adquisiciones en la Escuela de Derecho del Boston College. “Ese será el siguiente paso para Twitter”.

Las acciones de Twitter cayeron un 1,49% el lunes, lo que sugiere un mayor escepticismo de que Musk lleve a cabo su oferta de US$54,20 por acción y amplía aún más la brecha entre las expectativas del mercado y el precio del multimillonario. Las acciones apenas han superado -y no durante mucho- los US$50 desde que Musk anunció su plan de compra el 14 de abril. El acuerdo avanzó a una velocidad vertiginosa, en parte porque Musk renunció a examinar las finanzas de Twitter más allá de lo que estaba disponible a nivel público.

PUBLICIDAD

El CEO de Twitter, Parag Agrawal, ha discutido con Musk públicamente en Twitter sobre los bots. Ha dicho que la compañía tiene revisores humanos que examinan “miles de cuentas” para determinar la prevalencia de los bots, pero añadió que no podía compartir más detalles por cuestiones de privacidad. “Desafortunadamente, no creemos que esta estimación específica pueda realizarse externamente, dada la necesidad crítica de utilizar información tanto pública como privada”, escribió Agrawal en mayo.

En la presentación del lunes, Musk se mostró en claro desacuerdo con la evaluación de Twitter sobre el asunto.

PUBLICIDAD

“La última oferta de Twitter de simplemente proporcionar detalles adicionales con respecto a las metodologías de prueba de la propia empresa, ya sea a través de materiales escritos o explicaciones verbales, equivale a rechazar las solicitudes de datos del Sr. Musk”, escribió el abogado de Musk en una carta al principal abogado de Twitter, Vijaya Gadde. “El esfuerzo de Twitter para caracterizarlo de otra manera es simplemente un intento de ofuscar y confundir la cuestión. El Sr. Musk ha dejado claro que no cree que las laxas metodologías de prueba de la compañía sean adecuadas, por lo que debe realizar su propio análisis. Los datos que ha solicitado son necesarios para hacerlo”.

Musk cree que la reticencia de la compañía a proporcionar más información es un “claro incumplimiento material de las obligaciones de Twitter bajo el acuerdo de fusión y el Sr. Musk se reserva todos los derechos resultantes, incluyendo su derecho a no consumar la transacción y su derecho a terminar el acuerdo de fusión.”

PUBLICIDAD

Hacer esa presentación no era legalmente necesario, dijo Jill Fisch, experta en negocios y derecho de la Escuela de Derecho Carey de la Universidad de Pensilvania. “Se trata de que él utilice la presentación ante la SEC para llegar a los mercados de capitales con esta declaración”.

Sin embargo, lo que complica las afirmaciones de Musk es el hecho de que ha estado quejándose públicamente de los bots de Twitter desde antes de hacer una oferta para comprar la compañía.

PUBLICIDAD

“Obviamente era consciente del problema: fue abierto al respecto diciendo que era algo que quería arreglar, un área para crear valor”, dijo Freedman. “Probablemente tendría que demostrar que la metodología de Twitter es imprudente o negligente” para obligar a la empresa a renegociar el acuerdo.

La propuesta de adquisición incluye una comisión de ruptura de US$1.000 millones para cada parte, pero Musk no puede pagar el cargo y marcharse sin más. El acuerdo incluye una disposición de cumplimiento específico que permite a Twitter obligar a Musk a consumar el acuerdo, según la presentación original. Eso podría significar que, en caso de que el acuerdo acabe en los tribunales, la red social podría conseguir una orden que obligue a Musk a seguir adelante en lugar de ganar una compensación monetaria por cualquier violación de la misma.

El abogado de Musk, Mike Ringler de Skadden, Arps, Slate, Meagher & Flom, dijo que Twitter debe cooperar proporcionando los datos solicitados para que Musk pueda asegurar la financiación de la deuda necesaria para consumar el acuerdo.

Esa reclamación también se complica por el hecho de que numerosas instituciones financieras han entregado a Musk cartas de compromiso para la financiación de la deuda, dijo Quinn.

Es probable que la experiencia de Musk con los bots en la plataforma sea diferente a la de la mayoría. Quienes diseñan cuentas automatizadas las programan para que sigan a usuarios populares en un sitio, de modo que encajen con la multitud y parezcan más humanos. Musk, con 96 millones de seguidores, probablemente atrae un porcentaje mayor de bots que la mayoría de los usuarios. Su imagen también ha sido utilizada por cuentas de criptomonedas para realizar estafas.

Aunque muchas estimaciones externas sitúan la proporción de bots de Twitter por encima del umbral del 5% que la empresa ha sostenido, sus evaluaciones y metodologías varían. Andrea Stroppa, antiguo consultor de datos del Foro Económico Mundial y veterano en el escrutinio de productos falsificados en línea, calcula que las cuentas de bots han representado alrededor del 10% de la audiencia global de Twitter en los últimos nueve años.

La tasa se eleva hasta el 20% para algunos temas específicos como las criptodivisas, dijo el investigador, y por encima del 30% para las cuentas dedicadas a ciertas teorías conspirativas.

“Hay mucho dinero sobre la mesa, así que tendría que tener muchas pruebas para que a Twitter le mereciera la pena renunciar en lugar de luchar por el precio original”, dijo Ann M. Lipton, profesora asociada de derecho mercantil y emprendimiento en la Facultad de Derecho de la Universidad de Tulane, en Nueva Orleans. Podría ser “una fea batalla judicial”.

-- Con la ayuda de Michelle F. Davis, Sarah Frier, Scott Deveau, Chris Dolmetsch, Bob Van Voris y Molly Schuetz.

PUBLICIDAD