El Salvador

Menor demanda de ropa en Estados Unidos amenaza a textiles salvadoreños

La Cámara de la Industria Textil de El Salvador alerta que grandes cadenas minoristas prevén reducción del consumo; la industria salvadoreña pone a prueba su resiliencia

El aumento en el precio del algodón presiona los costos de la industria textil en El Salvador.
08 de junio, 2022 | 05:24 PM

San Salvador — La industria textil de El Salvador sortea impactos desde varios frentes, como la inflación de las materias primas y la saturación de las cadenas de suministro, a lo cual se sumará la desaceleración económica de Estados Unidos, advirtió la Cámara de la Industria Textil (Camtex).

La economía de Estados Unidos se contrajo en -1,4% durante el primer trimestre del año y las probabilidades de una recesión en los próximos meses se dispararon. Los textileros prevén impacto en la demanda de productos.

“La gente va a empezar a dejar de comprar más ropa, no van a dejar de ir a comprar comida mientras se pueda, pero sí puede haber una baja en la compra de apparel”, anticipó Patricia Figueroa, directora ejecutiva de Camtex y directora ejecutiva del Consejo Centroamericano-Dominicano de Textiles y Confección (CECATEC-RD).

PUBLICIDAD

Las grandes cadenas de almacenes en Estados Unidos ya están entrando en problemas. Target, por ejemplo, anunció esta semana que reducirá inventarios acumulados y cancelará pedidos de proveedores.

“El exceso de material en las tiendas y almacenes es un problema que afecta a todo el sector, ya que los minoristas, desde Walmart Inc. hasta Gap Inc. y Macy’s Inc., sufren una combinación de retrasos en los pedidos, cambios en los gustos de los consumidores y la inflación, que aumenta el valor de los stock en sus balances”, informó Bloomberg.

El sector textil salvadoreño ha venido gozando de buenos resultados en los meses anteriores. Las exportaciones entre enero y abril alcanzaron los US$953,3 millones, un avance del 11,9% con respecto al mismo período de año y arriba de las cifras previas a la pandemia.

PUBLICIDAD

Estados Unidos es el principal socio para el rubro, pues representa el 68,4% de las exportaciones textiles. Entre enero y marzo, el país le vendió US$489 millones a ese mercado, creciendo al 18,98%, según las cifras de la Oficina de Textiles y Confecciones (OTEXA).

Si bien logró un ritmo muy favorable de casi 19%, El Salvador enfrenta una competencia feroz. Del top 10 de los proveedores textiles al mercado estadounidense, la mayoría de naciones de Asia avanzó entre un 40% y 60%; los países de Latinoamérica no sobrepasaron el 21%.

Oportunidades y retos

“Los compradores, las grandes marcas han tenido siempre una pasión por Asia. Y es obvio, nosotros no somos Asia, los niveles, el tamaño, la sofisticación de su industria... pero habrá que dar un giro un poco para acá, para eso hay que atraer más inversión”, reflexionó Figueroa.

Estados Unidos está impulsando la relocalización de su producción hacia la región, y por esa vía puede venir una oportunidad para mantener la competitividad y superar los retos aparejados con un menor dinamismo de la economía estadounidense, recalcó.

Al menos de momento, el sector textil salvadoreño tiene herramientas que mitigan los riesgos, como los contratos de largo plazo entre los clientes en Estados Unidos y los fabricantes locales, analizó Mauricio Rodríguez, coordinador técnico comercial de Camtex.

”Una de las fortalezas del sector es tener esos contratos de largo plazo, compañías que vienen a instalarse, a crear procesos de producción que amarran por mucho tiempo a compañías con el consumidor. Si la demanda va a caer, está bien, va a decaer, pero nosotros vamos a seguir exportando porque tenemos que cumplir con los contratos que ya tenemos firmados”, valoró Rodríguez.

PUBLICIDAD

Por otro lado, aún persisten las presiones derivadas de los costos de materias primas. “Hacer un estimado del incremento en costos, yo creo que como mínimo tendría que haber incrementado un 20% a 25%”, estimó Figueroa.

El algodón explica gran parte de la inflación textil, pues su precio aumentó en 79,2% desde finales de 2019, según cifras de Cotton USA. En el último año, el insumo subió 16,9%, a US$1,38 por libra, a abril de 2022.

Las T-shirts de algodón destacan como el bien textil que más exporta El Salvador (US$204,8 millones); en segundo lugar se sitúan las chumpas para hombres o niños (US$105,9 millones); y en tercero, las T-shirts de fibras sintéticas (US$75,2 millones).

Además puede leer:

PUBLICIDAD