PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Economía

¿De qué depende el regreso a la máxima producción petrolera en Venezuela?

La guerra en Ucrania impulsada por Rusia podría traer como consecuencia una oportunidad para el petróleo venezolano

Una instalación abandonada de PDVSA en los campos de petróleo Melones en El Tigre, Venezuela.
10 de junio, 2022 | 02:12 pm
Tiempo de lectura: 3 minutos

Caracas — La industria petrolera venezolana no es la misma de hace 15 años. Producir nuevamente 3 millones de barriles de petróleo diarios parece un escenario lejano, con un sector golpeado, que recién alcanzó superar los 700 mil bpd. El conflicto geopolítico, sin embargo, le plantea el reto y la necesidad de recuperarse al máximo.

Venezuela produjo en abril 775.000 barriles de petróleo al día, según el informe mensual de la Opep. En diciembre, el Ministerio de Petróleo venezolano, que dirige Tareck El Aissami, aseguró haber alcanzado la deseada cifra de 1.000.000 bpd, y para este 2022, Nicolás Maduro anunció entonces la meta de los 2.000.000 de barriles diarios.

PUBLICIDAD

La inesperada recuperación, en medio de la falta de mantenimiento, que ha estado sujeta al respaldo de Irán con petróleo ligero para ayudar a diluir el pesado crudo y el trabajo con contratistas locales para la venta a China a través de intermediarios, ha aumentado esa expectativa, a la que se le sumó recientemente una propuesta de alivio de sanciones por parte de Estados Unidos.

El riesgo para la colocación del petróleo ruso, como consecuencia de las sanciones económicas contra el gobierno de Vladimir Putin tras la guerra en Ucrania, fija la mirada en Petróleos de Venezuela (Pdvsa), que si bien no produce aún ni el 30% de su máxima capacidad, ha venido experimentando ya una remontada, con un aumento de 6,4 % entre marzo y abril, y una suma de hasta 22 mil millones de dólares en ingresos este año, de acuerdo al economista Leonardo Buniak.

PUBLICIDAD

“Venezuela es un potencial agente estabilizador del mercado global energético, no solamente porque tiene unas grandes reservas, sino porque tiene 108 años de historia de trabajo con infraestructuras, que si alguna está rezagada, pues no está totalmente rezagada”.

Reinaldo Quintero.

Para Buniak, es una realidad que con esfuerzos industriales y la participación de empresas mixtas, se logre alcanzar el millón de barriles diarios, de forma sostenible, que con un mercado en aumento permita entonces ingresos de hasta 30.000 millones de dólares.

“Venezuela es un potencial agente estabilizador del mercado global energético, no solamente porque tiene unas grandes reservas, sino porque tiene 108 años de historia de trabajo con infraestructuras, que si alguna está rezagada, pues no está totalmente rezagada, porque hoy día estamos produciendo 800-900 mil barriles con un par de picos que rozaron el millón de barriles en diciembre y nosotros no estamos partiendo de cero, esa salvedad hay que tenerla clara”, explica Reinaldo Quintero, presidente de la Cámara Petrolera de Venezuela, en contacto con Bloomberg Línea.

El pragmatismo resulta clave en esta cruzada, y Quintero ve factible la posibilidad de producir los 1.200.000 barriles de petróleo diarios, e incluso llegar a la media venezolana de 1.700.000 mil bpd, o cumplir la meta de los 2.000.000 bpd, aunque no para fin de año, pero sí con la suma de recursos del sector privado y público.

“Es un proceso de desconcentración, pues nosotros podemos alcanzar esto, esto no es un modelo de desplazamiento, sino un modelo de inclusión, un modelo de sumar, de reconocernos, de respetarnos, de llegar a los acuerdos como un compromiso con el objetivo, que es el bienestar de toda la nación”, agrega Quintero.

PUBLICIDAD

En Pdvsa, con la creación de la comisión Alí Rodríguez Araque, se han enfocado precisamente en una mayor operatividad, que pasa por la sustitución de equipos técnicos y la activación de puntos de carga, como el más reciente en el puerto de José, ubicado en el estado Anzoátegui. También la participación de Irán, en un contrato por 110 millones de euros para la reparación de la refinería El Palito.

Asimismo, el regreso de petroleras como la italiana Eni y la renovación de licencias a otras, como Chevron y Halliburton, con restricciones, eso sí, que limitan sus operaciones en el país, abonan terreno al panorama de pragmatismo ante la necesidad de atender un mercado. “Colocar la prioridad estratégica sobre las prioridades políticas”, según Quintero.

PUBLICIDAD

Y bajo esta premisa, destaca el diálogo como primera instancia, siendo un punto que Estados Unidos se encarga de traer a colación, y no descartó además durante su encuentro de alto nivel en Caracas.

Para el levantamiento o alivio de sanciones, la mesa de negociaciones en México entre oposición y oficialismo debe regresar, con señales de avance por parte de la administración chavista en materia electoral, y con la mira puesta en el acuerdo para futuras inversiones en el sector petrolero.

PUBLICIDAD