Actualidad

Es improbable que cambio de Biden sobre Arabia Saudita resuelva crisis del petróleo

incluso si la visita asegura una promesa de barriles adicionales, puede que no logre enfriar un repunte que ha impulsado la gasolina estadounidense a niveles sin precedentes

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, sale del Marine One tras llegar a Washington, D.C., Estados Unidos, el martes 14 de junio de 2022. Fotógrafo: Chris Kleponis/Abaca/Bloomberg
Por Grant Smith y Salma El Wardany
14 de junio, 2022 | 03:29 PM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — La visita del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, a Arabia Saudita podría ayudar a sanar los deteriorados lazos de Estados Unidos con el reino, pero es poco probable que resuelva la crisis energética que asola la economía mundial.

Biden tiene previsto reunirse con el príncipe heredero Mohammad bin Salman mientras la crisis de los mercados y una inflación galopante catalizado en parte por la invasión rusa a Ucrania lo obligan a la reconciliación con un país al que una vez condenó como “paria”. En un gesto de buena voluntad, Riad y la OPEP+ que lidera acordaron a principios de este mes bombear un poco más de crudo, y las naciones consumidoras esperan que haya más aumentos en el horizonte.

Pero incluso si la visita asegura una promesa de barriles adicionales, puede que no logre enfriar un repunte que ha impulsado la gasolina estadounidense a niveles sin precedentes y apuntalado la espiral inflacionaria. Incluso los prodigiosos recursos petrolíferos del reino y sus socios tendrán dificultades para calmar un mercado que se enfrenta a su mayor perturbación en décadas al entrar en vigor las sanciones a Rusia.

PUBLICIDAD

“La cuestión es que no hay mucho más petróleo en Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos como para cambiar de forma significativa el mercado”, dijo Daniel Yergin, reconocido historiador del petróleo y vicepresidente de S&P Global Inc. en una entrevista con Bloomberg Television. “La situación de la oferta es extremadamente estrecha”.

Solo dos

Arabia Saudí y su vecino, los Emiratos Árabes Unidos, los dos únicos productores con una capacidad ociosa significativa, tienen algo menos de 3 millones de barriles diarios de producción sin activar entre los dos, según la Agencia Internacional de la Energía (AIE) en París. Esto equivale a un 3% de la demanda.

Tendrían que desplegar todo eso (bombear de forma sostenida a niveles raramente vistos antes) para compensar las pérdidas que la AIE espera que Rusia sufra en los próximos meses al entrar en vigor las sanciones internacionales.

PUBLICIDAD

Incluso si llevan esto a cabo, el agotamiento de sus suministros de reserva sólo sembraría el temor de que no quede un colchón para cubrir futuras emergencias de suministro, como la nueva crisis que se agravó en Libia esta semana.

“Ese es el último colchón de seguridad que existe ahora mismo en el mercado del petróleo”, dijo Yergin.

Cuello de botella en el refinado

En cualquier caso, los suministros adicionales de petróleo crudo no pueden hacer nada para resolver lo que es indudablemente un problema más grave: la escasez de capacidad de refinado para fabricar gasolina, gasóleo y combustible para aviones.

Años de cierres de fábricas han creado un cuello de botella que ahora está repartiendo grandes beneficios a las refinerías, al tiempo que aprieta a los automovilistas y otros consumidores de combustible.

Los precios del gas natural también se han elevado por la preocupación de que el suministro ruso pueda perderse tras la invasión de Ucrania, lo que ha elevado los costos energéticos en general.

“La inflación de los precios de la energía es un problema mayor que el del crudo, y su solución está fuera del alcance de Arabia Saudita y los países del Golfo”, afirmó Bill Farren-Price, director de Enverus Intelligence Research.

PUBLICIDAD

La ausencia de una solución desde Medio Oriente significa que los propios costos del combustible pueden seguir siendo elevados hasta que el dolor financiero obligue a los consumidores a conducir, volar y comprar menos, según UBS Group AG. (UBS)

“La falta de inversión en una mayor oferta a nivel mundial, los bajos inventarios y la disminución de la capacidad de reserva” son problemas que no tienen fácil solución, dijo Giovanni Staunovo, analista del banco en Zurich. “Es posible que los precios del petróleo tengan que seguir apoyándose para desencadenar la destrucción de la demanda y volver a equilibrar la oferta y la demanda”.

Con la asistencia de David Westin.

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD