PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Asia

Senadores buscan revisar política de EE.UU. y Taiwán en nueva legislación

Además de proveer dinero y armas, la ley ordenaría al gobierno federal evaluar regularmente el riesgo chino sobre la isla

Lindsey Graham y Robert Menéndez
Por Daniel Flatley
17 de junio, 2022 | 06:11 pm
Tiempo de lectura: 1 minuto

Bloomberg — Dos de los principales senadores estadounidenses del Comité de Relaciones Exteriores buscan una revisión de la política de Taiwán, afirmando que quieren disuadir cualquier posible invasión de la isla por parte de China, tras atestiguar el ataque de Rusia a Ucrania.

La “Ley de Política de Taiwán de 2022″ aportaría US$4.500 millones en ayuda a la defensa de Taiwán para los próximos cuatro años. Además, designaría a Taiwán como un aliado importante no perteneciente a la OTAN y establecería un “amplio rango de sanciones” para penalizar a China ante cualquier acción hostil contra Taiwán, incluyendo acciones en el Estrecho de Taiwán.

PUBLICIDAD

El demócrata Bob Menéndez, de Nueva Jersey, presidente de la comisión, dijo el viernes en un comunicado que la ley “enviaría un mensaje claro a Pekín para que no cometa con Taiwán los mismos errores que Vladimir Putin ha cometido en Ucrania”. “Mientras Pekín sigue tratando de presionar y aislar a Taiwán, no puede haber ninguna duda o confusión sobre la magnitud y la fuerza de nuestra disposición de apoyar al pueblo de Taiwán y su democracia”.

La propuesta representaría “la mayor expansión de la relación militar y económica entre nuestros dos países en décadas,” dijo el senador republicano Lindsey Graham.

PUBLICIDAD

El senador de Carolina del Sur añadió que “el peligro sólo se agravará si mostramos debilidad ante las amenazas y agresiones chinas hacia Taiwán”.

Las tensiones en torno a la isla han incrementado en los últimos meses, aunque China ha rechazado regularmente las acusaciones de que pretende recuperar por la fuerza a Taiwán, que Pekín reclama como su territorio. El ministro de Defensa chino, Wei Fenghe, declaró en repetidas ocasiones que Pekín está dispuesto a luchar para evitar una ruptura formal del gobierno democráticamente elegido en Taipei.

Aparte de proveer miles de millones de dólares en armas y municiones a Taiwán, la legislación obligaría al gobierno federal de EE.UU. a examinar periódicamente el riesgo de una invasión china, así como a planificar y colaborar en el adiestramiento de las fuerzas taiwanesas para responder.

También ordenaría al Secretario de Estado negociar el cambio de nombre en Washington de la “Oficina de Representación Económica y Cultural de Taipei” por el de “Oficina de Representación de Taiwán”, una denominación que sería considerada polémica por el gobierno chino.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar

PUBLICIDAD