Viajes

Escasez de personal en aerolíneas pone en riesgo vacaciones de millones de personas

Sin embargo, detrás del impulso de contratar más personal se esconde la preocupación de que la demanda no sea duradera

Los viajeros esperan en una larga cola para pasar el control de seguridad en Heathrow, en Londres, el 1 de junio.
Por Anurag Kotoky, Angus Whitley y Siddharth Philip
18 de junio, 2022 | 06:14 PM
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg — Los ejecutivos de las aerolíneas y de los aeropuertos han pasado los dos últimos años intentando convencer a todo el mundo de que es seguro volar durante una pandemia, promocionando la reducción de los puntos de contacto y los filtros de grado hospitalario. No sabían lo abrumados que estarían una vez que los viajes volvieran a ser una realidad.

Desde Sídney, donde los pasajeros esperan durante horas para facturar, hasta las caóticas escenas de la India y Europa, donde el Reino Unido ha sufrido semanas de interrupción y Deutsche Lufthansa AG (LHA) está cancelando cientos de vuelos, el sector de la aviación no cuenta con personal suficiente para llevar a cabo las operaciones sin problemas, incluso cuando la demanda de viajes después del verano del hemisferio norte sigue siendo poco clara.

A medida que los países reabren sus fronteras y se eliminan las restricciones de Covid-19, los viajes han resurgido con tal voracidad que han provocado una escasez de mano de obra sin precedentes, agravada por el despido de cientos de miles de trabajadores, desde pilotos hasta personal de cabina y de asistencia en tierra, provocado por la pandemia. Muchos no están dispuestos a volver, pero incluso si lo hicieran, aumentar el número de pasajeros a ese ritmo es un riesgo para las aerolíneas y los aeropuertos, ya que la espiral de inflación y las presiones económicas ponen en duda la sostenibilidad de la demanda actual.

PUBLICIDAD

“Todos los aeropuertos y aerolíneas tienen poco personal en este momento”, afirma Geoff Culbert, CEO del aeropuerto de Sídney, donde casi la mitad de los 33.000 trabajadores perdieron su empleo durante la pandemia del Covid-19. El aeródromo está tratando de reconstruirse, pero “no somos un lugar tan atractivo para trabajar como antes”, dijo. “Todavía hay un elemento de preocupación en torno a la seguridad laboral”.

Muchos empleados del sector de la aviación, que han perdido sus puestos de trabajo a causa de la pandemia, se han dedicado a otras profesiones menos inestables, por lo que resulta difícil atraerlos de nuevo. El aeropuerto Changi de Singapur busca 6.600 trabajadores, desde personal de seguridad hasta personal de catering. Una empresa, Certis Group, ofrece una bonificación de 25.000 dólares de Singapur (US$18.000), unas 10 veces el salario básico mensual, para un puesto de policía auxiliar que ayude a controlar el tráfico y las multitudes.

La grave escasez de personal, que seguramente será un tema de debate en la 78ª asamblea general anual de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo, que comienza el domingo en Doha, ha provocado retrasos, cancelaciones y una gran frustración tanto para las aerolíneas como para los viajeros de todas las geografías. La situación se ha agravado hasta el punto de que el CEO de Ryanair Holdings Plc (RYAAY), Michael O’Leary, ha pedido ayuda al personal militar británico y la australiana Qantas Airways Ltd. (QAN) ha recurrido a personal de la oficina central para que trabaje como voluntario en el aeropuerto durante el periodo de vacaciones de julio.

PUBLICIDAD

“La escasez de personal significa que estamos luchando para operar nuestro programa previsto con la calidad y la puntualidad que prometemos”, dijo Jens Ritter, el CEO de la principal aerolínea alemana de Lufthansa, en un post de LinkedIn la semana pasada, disculpándose por los vuelos cancelados en Munich y Frankfurt. “Muchas personas han dejado el sector de la aviación durante la pandemia y han encontrado trabajo en otros lugares. Ahora, nuestros socios del sistema, como los aeropuertos y las empresas de catering, están experimentando una aguda escasez de personal y se esfuerzan por contratar nuevo personal.”

Las autorizaciones de seguridad necesarias para trabajar en los aeropuertos también están retrasando la contratación. British Airways tiene unos 3.000 potenciales reclutas atascados en las comprobaciones de antecedentes, mientras que en EasyJet Plc (EZJ) hay 140 tripulantes formados y listos, pero que aún no tienen los pases necesarios para trabajar en el aire.

Según Izham Ismail, CEO de Malaysian Airlines, la escasez de personal puede tardar hasta 12 meses en desaparecer. “Vemos esto predominantemente, muy claramente en Europa. Lo vemos en Norteamérica. Lo vemos en Malasia”, dijo Izham en un foro en Singapur a principios de esta semana. “Creo que las partes interesadas y los responsables de formular políticas deben trabajar juntos para resolver todos los problemas”.

El manejo de las aerolíneas y los aeropuertos varía de una región a otra. En Asia, los aeropuertos suelen ser más proactivos a la hora de evitar colapsos, a veces denegando a las aerolíneas el permiso para añadir nuevos vuelos o pidiéndoles que cambien de horario, dijo Brendan Sobie, fundador de la consultora Sobie Aviation, con sede en Singapur. Otras partes del mundo sólo esperan un respiro mientras la demanda se mantiene, o incluso empieza a disminuir.

“Ningún mercado es inmune a los problemas de mano de obra, por lo que cualquier oportunidad para resolverlos puede considerarse beneficiosa”, dijo Sobie.

La necesidad de ponerse al día quedó patente durante una visita al aeropuerto de Sydney el pasado viernes, al comienzo de un largo fin de semana. Las filas para pasar por el control de seguridad de los vuelos de Virgin Australia y Jetstar eran enormes. Más allá de los controles de seguridad en una cafetería de Toby’s Estate, un camarero dijo que había hecho al menos 300 cafés al mediodía, un 50% más de lo habitual. En el McDonald’s había 20 personas esperando.

PUBLICIDAD

En la India, mientras tanto, la maquilladora Zainab Ashraf, que divide su tiempo entre Bombay y la ciudad oriental de Calcuta, tuvo que esperar 45 minutos sólo para recoger sus maletas. El aeropuerto nunca parece estar vacío, independientemente de la hora del viaje. “Nunca veo el aeropuerto de Calcuta menos lleno, ni siquiera en las horas no pico. La multitud es constante”.

Los problemas también han sido especialmente graves en el Reino Unido y en otros centros europeos como Ámsterdam, Fráncfort y París. El sindicato español de tripulantes de cabina de Ryanair Holdings Plc anunció seis días de huelga a partir de finales de este mes, luego de que fracasaran las conversaciones sobre el aumento de los salarios. Los trabajadores se pondrán en huelga dentro de seis días, según informaron los responsables del sindicato en una rueda de prensa celebrada el lunes en Madrid.

Sin embargo, detrás del impulso a la contratación de más personal se esconde la preocupación de que la demanda no sea duradera. En ese caso, las compañías aéreas podrían enfrentarse a un problema de exceso de capacidad (tanto en términos de flota como de personal) si recuperan todos sus aviones inactivos y contratan agresivamente. Las tarifas aéreas ya son mucho más altas que los niveles de comodidad de la mayoría de los viajeros, la inflación en todas partes está aumentando los costos de vida y existe la posibilidad cierta de que la gente prefiera quedarse en casa o pasar las vacaciones en el país una vez que la euforia inicial haya pasado.

PUBLICIDAD

“Después de los meses de máxima afluencia de viajeros en el hemisferio norte, de junio a agosto, la combinación de la aceleración de la vuelta al colegio y al trabajo y el descenso estacional normal de la demanda obligará a las compañías aéreas a relajar las tarifas de ocio y negocios, o a arriesgarse a una mayor destrucción de la demanda”, afirma Robert Mann, director de la consultora de aviación R.W. Mann & Co.

“Los márgenes de las aerolíneas se deteriorarán”, dijo, lo que significa que habrá que tomar decisiones difíciles sobre “cuánta capacidad se puede volar de forma realista, especialmente a mitad de semana, cuando históricamente predominan los viajes de negocios”.

PUBLICIDAD

Con la asistencia de Danny Lee, Kyunghee Park y Adrija Chatterjee.

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD