Negocios

Altán genera deterioro en Bancomext, Banobras y Nafin en 2021: Moody’s Local

La toma de la dirección de Altán por parte del Gobierno de México fue considerada como positiva por los analistas de Moody’s Local

AMLO anunció el 10 de junio que el Estado se convirtió en el socio mayoritario de Altán Redes,
20 de junio, 2022 | 12:06 PM

Ciudad de México — La exposición de la banca de desarrollo de México a Altán Redes, una empresa de telecomunicaciones que pasa por un Concurso Mercantil, contribuyó al incremento de la morosidad en Bancomext, Banobras y Nafin a finales de 2021, de acuerdo con Moody’s Local.

Por este motivo, el financiamiento de deudor en posición (DIP, por sus siglas en inglés) otorgado recientemente por estos tres bancos a Altán, y la toma por parte del Gobierno de México de la dirección de la compañía, fue considerado como positivo por los analistas de Moody’s Local.

“En un escenario en el cual Altán Redes no hubiera llegado a un acuerdo en el Concurso Mercantil, la recuperabilidad de la exposición de estos tres bancos hubiera sido limitada”, escribieron Vicente Gómez, Oscar Jiménez y José Montaño, analistas de Moody’s Local.

PUBLICIDAD

El movimiento, en el mediano plazo, puede convertirse en una solución a la exposición de los tres bancos en la empresa.

De acuerdo con Moody’s Local, Bancomext registró en diciembre de 2021 un incremento de 3,6% en morosidad, tres meses antes había registrado un nivel de 2,4%. Mientras que este indicador subió a 2% para Banobras desde el 0,6% reportado a septiembre. Para Nafin la morosidad pasó de 0,6% en septiembre a 2,8% en diciembre.

El deterioro se explica “en gran parte” por la exposición a Altán Redes de los tres bancos de desarrollo mexicanos, que tienen al Gobierno de México como único accionista, apuntaron los analistas de Moody’s Local.

PUBLICIDAD

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador anunció el 10 de junio que el Estado se convirtió en el socio mayoritario de Altán Redes, la asociación público privada responsable de la Red Compartida de telecomunicaciones. El presidente señaló que el Gobierno tomaría la dirección de la compañía.

Ese día, Altán informó a través de otro comunicado que logró un acuerdo de financiamiento por US$388.1 millones con el Gobierno, proveedores y clientes. El Gobierno aportó 41% de los recursos del financiamiento a través de la banca mexicana de desarrollo con un crédito por US$161 millones.

El 59% restante considera aportaciones de a través de la participación de proveedores (US$166,6 millones), accionistas (US$50,5 millones) y clientes (US$10 millones).

El financiamiento DIP le otorga a la banca de desarrollo mecanismos y derechos corporativos para que les sea más fácil cobrar los créditos, de acuerdo con Moody’s Local.

Los analistas de Moody’s señalaron que con la nueva estructura la banca de desarrollo aumenta su exposición a “una entidad emproblemada”, además de que los beneficios del crédito DIP no aplican al financiamiento otorgado por los tres bancos con anterioridad.

Antes del financiamiento DIP Banobras tenía una exposición de US$300 millones en Altán, ahora esta supera los US$350 millones. La de Nafin pasó de US$200 a US$250 millones. Mientras que la de Bancomext era de US$150 millones y ahora es de alrededor de US$200 millones, de acuerdo con la nota de la firma.

PUBLICIDAD

“En el mediano y largo plazo el impacto en el crédito para los tres bancos dependerá de qué tan eficiente es la gestión del Gobierno mexicano y la viabilidad del negocio de Altán Redes”, señalaron los analistas de Moody’s Local.

Te puede interesar:

PUBLICIDAD