EE.UU.

Corte Suprema de EE.UU. revoca fallo Roe v. Wade que protege derecho al aborto

De esta manera, el máximo tribunal de EE.UU. termina con la protección constitucional a la interrupción del embarazo. Probablemente implique que el procedimiento pase a ser mayormente ilegal en la mitad del país

Imagen de la Corte Suprema de EE.UU.
Por Greg Stohr
24 de junio, 2022 | 10:15 AM
Tiempo de lectura: 2 minutos

Una profundamente dividida Corte Suprema de EE.UU. anuló este viernes el fallo Roe v. Wade de 1973 y eliminó el derecho constitucional al aborto, dictando de esta manera una sentencia histórica que probablemente hará que el procedimiento sea en gran medida ilegal en la mitad del país.

El tribunal votó siguiendo líneas ideológicas: 6 a favor y 3 en contra de mantener la prohibición de Mississippi de interrumpir el embarazo después de 15 semanas, y 5-4 para ir más allá y anular explícitamente Roe v. Wade y el derecho constitucional que estableció. El juez Samuel Alito escribió la opinión mayoritaria del tribunal.

El impacto promete ser transformador. Veintiséis estados van a prohibir o es probable que prohíban casi todos los abortos, según el Instituto Guttmacher, una organización de investigación que apoya el derecho al aborto. Trece tienen las llamadas leyes de activación diseñadas para prohibir automáticamente el aborto si se anula el fallo.

PUBLICIDAD

Los jueces Clarence Thomas, Neil Gorsuch, Brett Kavanaugh y Amy Coney se unieron a Alito en el voto mayoritario. El presidente de la Corte, John Roberts, dijo que habría defendido la ley de Mississippi, pero no llegó a anular directamente Roe.

Disenso conjunto

Los tres jueces demócratas designados por el tribunal -Stephen Breyer, Sonia Sotomayor y Elena Kagan- presentaron una disidencia conjunta, un movimiento muy inusual.

“Cualquiera que sea el alcance exacto de las leyes que vengan, un resultado de la decisión de hoy es seguro: el recorte de los derechos de las mujeres, y de su estatus como ciudadanas libres e iguales”, escribió el grupo.

PUBLICIDAD

La sentencia cumple un sueño de décadas de los conservadores jurídicos y religiosos, y culmina una lucha de medio siglo para anular uno de los dictámenes más controvertidos de la historia de Estados Unidos. La mayoría también anuló el caso Planned Parenthood vs. Casey, la decisión de 1992 que reafirmó Roe y estableció lo que ha sido la ley dominante desde entonces. El caso Casey decía que la Enmienda 14 de la Constitución prohibía a los estados imponer restricciones significativas hasta la viabilidad del feto, aproximadamente a las 23 semanas de embarazo.

Los partidarios del derecho al aborto afirman que la anulación de la sentencia tendrá un impacto devastador, amenazando décadas de beneficios económicos para las mujeres y privando a millones de personas del derecho a tomar decisiones muy personales en materia de salud. Dicen que el efecto será especialmente grande para las mujeres negras e hispanas, que tienen más probabilidades de carecer de los fondos necesarios y la capacidad de tomar tiempo libre del trabajo para viajar fuera del estado para interrumpir sus embarazos.

Es probable que la decisión desencadene batallas en múltiples frentes, como esfuerzos por impedir que las pacientes viajen a clínicas en otros estados y que reciban píldoras abortivas por correo. Otras luchas se centrarán en la situación de las leyes de aborto que llevan mucho tiempo sin aplicarse, incluida la prohibición de 1931 en Michigan. Los legisladores de los estados contrarios al aborto tendrán que decidir si hacen excepciones para los casos de violación o incesto y si imponen sanciones penales a las personas que interrumpen sus embarazos.

Como lo hizo en su borrador de opinión, Alito dijo que la sentencia de Roe estaba “atrozmente equivocada” y “en curso de colisión con la Constitución desde el día en que se decidió”. Alito dijo que, dado que la Constitución no menciona explícitamente el derecho al aborto, éste debía estar “profundamente arraigado en la historia y las tradiciones de la nación” para ser protegido.

PUBLICIDAD