Brasil en español

La inflación de Brasil disminuyó en junio, pero aún se mantiene por sobre 12%

La cifra se mantuvo en línea con la estimación mediana de una encuesta de Bloomberg. A nivel intermensual, el aumento fue de 0,69%

Un trabajador lleva una caja de peras en un centro de distribución en Brasil
Por Maria Eloisa Capurro
24 de junio, 2022 | 09:40 am
Tiempo de lectura: 1 minuto

Bloomberg — La inflación anual de Brasil disminuyó a mediados de junio, pero se mantuvo por encima del 12%, lo que implica un alivio limitado al ciclo de aumentos de tasas por parte del banco central y los planes de reelección del presidente Jair Bolsonaro.

Los precios al consumidor subieron un 12,04% interanual, aproximadamente en línea con la estimación mediana de 12,03% de una encuesta de Bloomberg. A nivel intermensual, la cifra fue del 0,69%, informó el viernes el instituto nacional de estadística.

PUBLICIDAD
Los precios al consumidor permanecen sobre la meta del banco central. dfd

Los banqueros centrales del país, dirigidos por Roberto Campos Neto, han señalizado otro aumento de tasas para agosto, lo que se suma a un ciclo agresivo que ya elevó los costos de endeudamiento en 11,25 puntos porcentuales desde marzo de 2021.

Los aumentos del costo de vida se han visto impulsados durante meses por obstáculos en las cadenas de suministro y mayores costos mundiales de los productos básicos. Para complicar aún más las cosas, la compañía petrolera estatal Petrobras elevó la semana pasada los precios de la gasolina y el diésel.

PUBLICIDAD

La junta del banco central aumentará los costos de endeudamiento en medio punto porcentual o menos en su próxima decisión de política como parte de los esfuerzos para reducir la inflación a cerca del objetivo el próximo año, dijo Campos Neto a la prensa el jueves.

La mayoría de los analistas prevén una inflación del 8,5% para 2022 y del 4,7% en 2023, según las más recientes estimaciones publicadas por el banco central. La autoridad monetaria tiene como meta que los precios al consumidor alcancen un 3,5% y 3,25% para esos años, respectivamente.

El mayor costo de vida está demostrando ser el mayor dolor de cabeza de Bolsonaro de cara a las elecciones presidenciales de octubre. El jefe de Estado, que va por detrás de su principal rival, Luiz Inácio Lula da Silva, según las encuestas recientes, ha propuesto medidas para bajar los impuestos a los combustibles. Ahora está considerando aumentar los subsidios en efectivo para los más necesitados.

PUBLICIDAD