Actualidad

Las jirafas están desapareciendo de África a un ritmo alarmante

Los esfuerzos para llamar la atención sobre la situación de las jirafas cobran urgencia

Un elefante en el Parque Nacional Kruger, Sudáfrica. Fotógrafo: Cameron Spencer/Getty Images Europe
Por Jen Murphy
26 de junio, 2022 | 06:00 PM

Bloomberg — Desde mi jeep de safari en el Parque Nacional Kruger de Sudáfrica, no se necesitan prismáticos para ver el largo y elegante cuello de una jirafa entre las copas de los árboles en la selva lejana. El mamífero más alto del mundo, que mide entre 4 y 5 metros, es imposible de pasar por alto, pero de alguna manera se ha acercado a la extinción sin que se note.

Según las últimas estimaciones de la Fundación para la Conservación de las Jirafas, una organización sin ánimo de lucro con sede en Namibia dedicada a salvar a las jirafas en libertad, quedan unas 117.000 jirafas en África, lo que supone un descenso de casi el 40% respecto a hace 35 años. Eso supone una jirafa viva por cada tres o cuatro elefantes. Han desaparecido por completo de siete países africanos, lo que llevó a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza a dar la voz de alarma y clasificarlas como “vulnerables” en diciembre de 2016.

Hay cuatro especies de jirafas, cada una de las cuales vive en regiones geográficamente distintas. Algunas subespecies han pasado a estar en peligro o en peligro crítico de extinción según la UICN. Por ejemplo, hay menos de 2.000 jirafas de Kordofán, una subespecie que se encuentra en toda África Occidental con pequeñas manchas de color marrón amarillento pálido que se detienen en sus ancas, y alrededor de 15.950 jirafas reticuladas, una subespecie originaria del Cuerno de África que se distingue por sus ricas manchas de color marrón anaranjado marcadas en blanco.

PUBLICIDAD

Los factores habituales, como las enfermedades, los disturbios civiles y la caza ilegal, han contribuido al descenso del número de jirafas. (También hay razones culturales: Algunos las cazan furtivamente por su carne o creen que su piel cura el cáncer, y otros consideran su cola un símbolo de estatus). Pero las presiones medioambientales, sobre todo la pérdida de hábitat, son las principales responsables, dice Stephanie Fennessy, directora de la Fundación para la Conservación de las Jirafas. En los últimos 300 años, las jirafas han perdido casi el 90% de su hábitat a causa del desarrollo humano, incluida la agricultura y la construcción de infraestructuras, afirma.

Aunque no forman parte de los llamados Cinco Grandes de los safaris (elefantes, leones, búfalos, leopardos y rinocerontes), las altas jirafas rubias de las llanuras africanas son igualmente emblemáticas. Sin embargo, su inminente desaparición no ha atraído la atención que la situación del rinoceronte o el elefante. Celebridades como Edward Norton y Leonardo DiCaprio han ayudado a concienciar sobre el peligro que corren dos de los animales más cazados furtivamente y traficados de África, apreciados por sus cuernos y colmillos.

En 2021, la UICN cambió la situación del elefante africano de bosque y del elefante africano de sabana de vulnerable a críticamente en peligro y en peligro, respectivamente, estimando que sólo quedan un total de 415.000 ejemplares en el continente. Y tres especies de rinoceronte (negro, de Sumatra y de Java) están catalogadas como en peligro crítico. En los últimos años, el aumento de la aplicación de la ley y la legislación sobre el tráfico, así como los programas de reubicación de la población, han frenado algunos descensos. El número de rinocerontes negros ha crecido, de hecho, a un ritmo anual del 2,5% entre 2012 y 2018.

PUBLICIDAD

Las jirafas no han podido reunir el mismo poder estelar. Fennessy dice que la razón principal es que la gente no es consciente del problema. “Todavía es probable ver jirafas en los principales parques turísticos y reservas de caza como el Serengeti y el Maasai Mara, por lo que la gente asume que están floreciendo en toda África”, dice. Para concienciar sobre lo que Fennessy ha acuñado como una extinción “silenciosa”, la Fundación para la Conservación de la Jirafa designó el 21 de junio como Día Mundial de la Jirafa.

La organización de Fennessy, que trabaja en 17 países africanos, ha colaborado con los gobiernos y las comunidades locales para devolver a la jirafa a zonas en las que históricamente había prosperado. En Uganda, por ejemplo, los disturbios civiles diezmaron el número de jirafas de Nubia (que destacan por sus grandes manchas rectangulares de color castaño) a apenas 250 ejemplares. La cooperación entre el gobierno, las comunidades y la Fundación para la Conservación de las Jirafas ha facilitado la translocación de tres poblaciones de jirafas y ha aumentado el número de esta rara subespecie a más de 1.650.

El Día Mundial de la Jirafa pretende concienciar sobre el retorno de los animales a Mozambique, país en el que antaño florecieron las jirafas, explica Fennessy. “Actualmente sólo hay 250 jirafas en todo el país, y nos hemos comprometido a llevar 350 en los próximos cinco años a cuatro o cinco lugares diferentes para aumentar las poblaciones”, dice. “Calculamos que esta serie de translocaciones duplicará con creces la población”.

Las translocaciones de este tipo pueden costar más de US$50.000, dice Fennessy. Espera que las asociaciones con los operadores de safari puedan estimular importantes donaciones de personas dispuestas a pagar a cambio de tener una visión más íntima de los esfuerzos de conservación a través de las asociaciones con los operadores de safari. Hasta ahora, los operadores de safaris se han mostrado dispuestos a participar.

La pérdida de cualquier especie amenaza con colapsar los frágiles ecosistemas, afirma Dereck Joubert, conservacionista y CEO de Great Plains Conservation. Las jirafas, por ejemplo, cortan los árboles en forma de paraguas que dan sombra y protección a los antílopes, las cebras y otras especies. Mientras esos animales se refrescan a la sombra, estimulan la hierba bajo esos árboles, y eso atrae a los pequeños pastores. “El simple hecho de pastorear un árbol para darle forma lo cambia todo”, dice.

Great Plains Conservations ha centrado sus esfuerzos en la lucha contra la caza furtiva en el norte de Tanzania, una zona conocida por la caza furtiva de jirafas. La organización anunció recientemente un plan de tres años para reubicar a más de 3.000 animales, incluidas las jirafas, en la Reserva Sabi de Zimbabue.

PUBLICIDAD

Natural Selection, una empresa con campamentos en Sudáfrica, Namibia y Botsuana, se asoció con la Fundación para la Conservación de las Jirafas para construir el campamento Hoanib Valley en el noroeste de Namibia. Los huéspedes pueden colaborar en la recogida de datos, como el área de pastoreo, sobre las jirafas adaptadas al desierto de la zona, y el 1,5% de los ingresos del campamento se invierte en la Giraffe Conservation Foundation.

Hasta la fecha, la colaboración de la Giraffe Conservation Foundation con el operador Ultimate Safaris, con sede en Namibia, ha sido su mayor éxito. En junio de 2021, los socios trasladaron 14 jirafas angoleñas, de color crema pálido con manchas marrones y patas inferiores moteadas, de una pequeña granja privada a una vasta extensión de tierras comunales en el noroeste de Namibia para ayudar a impulsar una población de jirafas existente. “Ver el regreso de las jirafas angoleñas en número a esta zona es asombroso”, dice William Steenkamp, guía naturalista del nuevo alojamiento de Ultimate Safaris, Onduli Ridge, que lleva el nombre de los animales residentes en la zona (onduli significa jirafa en la lengua oshiwambo que se habla en el norte de Namibia). “Mientras que en años anteriores los avistamientos de jirafas eran raros, ahora son prácticamente diarios”, afirma. “Han añadido mucho valor a la experiencia de nuestros huéspedes, así como un punto de orgullo en las comunidades locales”.

Este artículo fue traducido por Estefanía Salinas Concha.

PUBLICIDAD