Panamá

Panamá sigue en la lista amarilla de la pesca ilegal: Arap

Desde el 2019 el país canalero se mantiene con la tarjeta amarilla como país no cooperador en la lucha contra la pesca ilegal.

La Unión Europea es el segundo mercado para las exportaciones de pescado de Panamá.
27 de junio, 2022 | 10:03 am
Tiempo de lectura: 4 minutos

Ciudad de Panamá — La delegación de la Unión Europea (UE) que inspeccionó el proceso de Panamá para desalentar la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada se fue hace dos semanas del país y aunque aún no han publicado su informe, por el momento los mariscos de Panamá pueden seguir exportándose al viejo continente, el segundo mercado más importante para estos productos, aseguró Flor Torrijos, administradora de la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá (Arap).

Esta auditoría se dio para analizar los avances de Panamá, toda vez que desde el 2019 se mantiene con la tarjeta amarilla como país no cooperador en la lucha contra la pesca ilegal no declarada y no reglamentada, lista en la que el país fue incluido por primera vez en 2012.

PUBLICIDAD

En una entrevista exclusiva con Bloomberg Línea, Torrijos adelantó que por ahora el país no pasa a la tarjeta verde como país cooperador y el estatus no se agrava con la roja, en la que se aplicaría la sanción económica, sino que nuevamente se mantiene con la misma tarjeta amarilla y en diciembre, cuando regrese la delegación, se debe tener un pronunciamiento oficial.

“Todo el comité interinstitucional en la lucha contra la pesca ilegal está trabajando casi de manera permanente para lograr esa tarjeta verde en diciembre, pero no vamos a esperar hasta ese mes, pues estamos tomando las acciones, porque sabemos a dónde tenemos que mejorar para que en dos o tres meses ya tengamos todo implementado”, explicó Torrijos.

PUBLICIDAD
Flor Torrijos, Administradora General de la Autoridad de Recursos Acuáticos de Panamá (Arap)dfd

Pese a que el país se mantendría exactamente en la misma lista, para la Arap no se trata de que se esté en el mismo lugar. Lo que está en juego si la UE embarga las exportaciones, por considerar que el país canalero no está colaborando, son más de 25 mil empleos si se considera únicamente la industria del camarón, sin contar con la acuicultura.

Chris Hoornaert, embajador de delegación de la UE en Panamá, también conversó con este medio al respecto y pese a que se reservó el resultado de la visita, explicó de manera general que la UE tiene a 99 países evaluados con la tarjeta amarilla y tres con la roja, y que Panamá es el único país que por segunda vez tiene la amarilla, misma que se oficializó en 2019.

“Sí es un agravante y es la imagen del país, es decir, que [el esfuerzo en este sentido] no está funcionando o que Panamá piensa que puede avanzar ligeramente […] hay diferentes consecuencias, desde la imagen hasta que se le impida la entrada a las exportaciones en un mercado que es importante”, anotó.

Torrijos explicó que tener “la tarjeta amarilla no es una magnífica noticia, pero estamos comprando tiempo para hacer los cambios que necesitamos hacer” y “genuinamente” estima que Panamá ha avanzado en este sentido.

PUBLICIDAD

Las tareas pendientes

En el tema pesquero y de esta evaluación, tanto la Arap como la Autoridad Marítima de Panamá (AMP) son las dos entidades que tienen que trabajar en conjunto.

Mientras que la Arap otorga las licencias de pesca, la AMP es la que otorga la patente de navegación, o sea, avala para que una nave porte la bandera panameña, lo que actualmente suma más de 8 mil barcos, el 18% de la flota mundial.

PUBLICIDAD

Según la funcionaria, Panamá entregó un plan de acción de ocho ejes a la UE y entre las tareas pendientes está hacer una mejor diligencia a través de programas para conocer la historia comercial y relaciones de la embarcación, además de su historial.

En cuanto a depurar el registro, “este gobierno es de la de la idea que tenemos que ser más exclusivos, hacer una mejor debida diligencia y elegir”, dijo.

PUBLICIDAD
En este centro se vigilan las embarcaciones con bandera panameña  que tienen licencia para pescar en aguas internacionales.dfd

Además de que Panamá, por tener la mayor flota y su robusto sistema logístico, se convierta en regente en la materia, que eleve su nivel de trazabilidad, que se elimine la posibilidad de hacer arreglo de pago con las multas, la aplicación de multas de manera más severa, así como reglamentar la ley de pesca o Ley 204 de 2021, fundamentalmente, comentó Torrijos.

“Que no está cooperante es un poquito la misma tecnología que podríamos utilizar, como el lavado de dinero, aquí están hablando de listas discriminatorios, nosotros hablamos de países no cooperantes porque no hacen lo que tienen que hacer”, explicó Hoornaert, quien aseguró que la UE colabora con Panamá desde antes de 2019, mediante asistencia técnica en esta materia.

PUBLICIDAD

Precisamente, la semana antepasada Bloomberg Línea en alianza con Mongabay publicó una investigación periodística que reveló que el libre registro o el abanderamiento de naves que Panamá lidera a nivel mundial facilita la pesca legal, aunque es una práctica ilegal:

Además, Panamá está abanderando a una de las empresas con mayor registro criminal en el mundo en cuanto a delitos pesqueros. De un total de 32 embarcaciones con bandera panameñas sancionadas entre 2019 y 2021 la mayoría son reefers, o cargueros refrigerados, es decir no eran embarcaciones pesqueras y en su mayoría de compañías chinas que no navegan en aguas de la región.

El reportaje también reveló que las autoridades panameñas evitaron entregar información que abogados panameños, internacionales y organizaciones ambientales consideran vital para detectar corrupción y delitos ambientales de empresas que perjudican los océanos del mundo.

PUBLICIDAD