Europa

G7 enfrenta dificultades para decidir cómo aumentar el castigo a Rusia

Los líderes se comprometieron a intensificar los esfuerzos en materia de seguridad energética y alimentaria mundial, y a estabilizar las economías que aún se recuperan de la pandemia del Covid-19

Los líderes del G-7 antes de un debate el 28 de junio. Fotógrafo: Liesa Johannssen-Koppitz/Bloomberg
Por Jorge Valero, John Follain y Alberto Nardelli
28 de junio, 2022 | 10:52 AM

Bloomberg — Los países del Grupo de los Siete (G7)acordaron apoyar a Ucrania hasta el final y aumentar el costo para Rusia por su agresión, aunque dejaron sin resolver gran parte de los detalles sobre cómo lo harán.

En la conclusión de una cumbre que tuvo lugar en Alemania, los líderes resaltaron su “compromiso inquebrantable” con el gobierno y el pueblo de Ucrania, y dejaron clara su determinación de hacer pagar a Vladimir Putin por su invasión del país.

“Seguiremos imponiendo costos económicos severos e inmediatos al régimen del Presidente Putin por su injustificable guerra de agresión contra Ucrania”, dijo el G7 en el borrador de su declaración final.

PUBLICIDAD

Luego de tres días de deliberaciones en los Alpes bávaros, dominadas por la guerra y sus repercusiones a nivel global, los líderes del grupo se comprometieron a intensificar los esfuerzos en materia de seguridad energética y alimentaria, y a estabilizar las economías que aún se recuperan de la pandemia del Covid-19. Pero los medios para lograrlo, incluida la propuesta de limitar los precios del petróleo en Rusia, siguieron siendo en gran medida una aspiración.

Explorando opciones

Aunque expresaron su preocupación por la carga que supone el aumento de los precios de la energía y la inestabilidad del mercado energético, las naciones del G-7 sólo acordaron “explorar medidas adicionales para reducir las subidas de precios y prevenir mayores impactos en nuestras economías y sociedades”, según el borrador de la declaración.

Eso incluye una petición para “animar a los países productores a aumentar su producción” de petróleo, y planes para “tratar de desarrollar soluciones que cumplan nuestros objetivos de reducir los ingresos de Rusia relacionados a los hidrocarburos”.

PUBLICIDAD

En cuanto al límite a los precios del petróleo, una propuesta impulsada por Italia y retomada por la Secretaria del Tesoro estadounidense, Janet Yellen, los líderes acordaron “considerar una serie de enfoques”. Entre ellos se incluyen “opciones para una posible prohibición general de todos los servicios que permiten el transporte de crudo y productos petrolíferos rusos por vía marítima a nivel mundial, a menos que se compre a un precio igual o inferior al que se acuerde en consulta con los socios internacionales”, según el borrador.

Sin embargo, los ministros no recibieron instrucciones de llevar a cabo la idea, sino que se les dijo que “siguieran discutiendo estas medidas urgentemente”.

Vulnerabilidades del gas

En cuanto al gas, los líderes del G7 reconocieron sus propias vulnerabilidades, que han quedado expuestas por la guerra y la prisa de Europa por encontrar alternativas al suministro desde Rusia. Entre ellos destaca Alemania, cuyo Canciller Olaf Scholz fue el anfitrión de la cumbre, y cuyo gobierno ha advertido del riesgo real de que la mayor economía de Europa enfrente una escasez y que esto desencadene un efecto contagio como el de Lehman.

Por ello destacaron el papel del aumento de las entregas de gas natural licuado, añadiendo que “reconocen que la inversión en este sector es necesaria en respuesta a la crisis actual”.

Se trata de una marcha atrás con respecto a un acuerdo afirmado tan recientemente como en mayo para dejar de financiar proyectos de combustibles fósiles en el extranjero. Al mismo tiempo, los líderes se comprometieron a mantener el objetivo de limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados.

“En estas circunstancias excepcionales, la inversión con apoyo público en el sector del gas puede ser apropiada como respuesta temporal, sujeta a circunstancias nacionales claramente definidas, y si se aplica de forma coherente con nuestros objetivos climáticos”, dijeron los líderes, según su proyecto de declaración.

PUBLICIDAD

El desafío que presenta China

Aunque invasión rusa fue el tema principal, el G7 también puso el foco en su próximo gran reto con una sección sobre una China cada vez más asertiva.

No hay “ninguna base legal para las expansivas reivindicaciones marítimas de China en el Mar de la China Meridional”, dijeron los líderes, recordando a Pekín la necesidad de respetar sus obligaciones en virtud del derecho internacional y de “abstenerse de amenazas, coerción, medidas de intimidación o uso de la fuerza”, según el borrador.

Pidieron a China que respetara sus compromisos con la democracia en Hong Kong, se refirieron a las “intervenciones no transparentes y que distorsionan el mercado” de Pekín en la economía, y expresaron su grave preocupación por los derechos humanos en Tíbet y Xinjiang.

PUBLICIDAD

En una sección que resumió el propósito de la cumbre de buscar soluciones, el G7 hizo un llamamiento a China para que presione a Rusia para que “detenga su agresión militar”. Pero, como bien saben los líderes, eso es algo que Pekín se ha resistido a hacer.

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD