Europa

Ucrania evalúa alternativas de reestructuración de deuda ante inminentes pagos

El país tiene tiempo hasta al menos el 1 de septiembre, fecha en la que tiene que hacer frente a un pago de capital de US$1.400 millones y de intereses

Los obstáculos antitanque se alinean en una calle desierta en el centro de Odesa, Ucrania, el viernes 18 de marzo de 2022.
Por Priscila Azevedo Rocha, Eric Martin y Maciej Onoszko
30 de junio, 2022 | 04:48 PM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Funcionarios ucranianos están explorando la posibilidad de reestructurar la deuda soberana, ya que las opciones de financiación del país devastado por la guerra corren el riesgo de agotarse, según tres personas familiarizadas con las discusiones.

Se están considerando múltiples escenarios y no se espera ninguna decisión hasta finales de verano, según dos de las personas, que pidieron no ser identificadas ya que las conversaciones son privadas. Ucrania tiene tiempo hasta al menos el 1 de septiembre, fecha en la que tiene que hacer frente a pago de capital de US$1.400 millones y también de intereses, según los cálculos de Bloomberg.

Próximos vencimientos 
Pagos de bonos en dólares y euros que afronta Ucraniadfd

Los responsables de formular políticas de Kiev están teniendo dificultades para mantener el presupuesto en funcionamiento mientras el ejército del país se defiende de la invasión rusa, la cual ha destruido ciudades, ha paralizado las exportaciones de grano clave de la nación y ha desplazado a más de 10 millones de personas.

PUBLICIDAD

El Fondo Monetario Internacional (FMI) está ofreciendo asesoramiento y análisis sobre la situación financiera y de deuda de Ucrania, según dos de las personas.

Un portavoz del Fondo se negó a comentar sobre la posibilidad de una reestructuración de deuda. Personal del FMI se ha puesto en contacto con las autoridades ucranianas desde que comenzó la invasión a finales de febrero y sigue haciéndolo, dijo el portavoz.

El Ministerio de Finanzas de Kiev declinó hacer comentarios.

PUBLICIDAD

Una de las opciones que Ucrania está considerando implica la llamada solicitud de consentimiento, una petición formulada por el emisor para que los tenedores de bonos aprueben la modificación de los términos de los valores emitidos, según las personas. Otra opción es utilizar los activos congelados de Rusia como garantía, aunque la viabilidad legal de esta idea no está clara, dijeron.

El FMI aprobó a principios de marzo un préstamo de emergencia de US$1.400 millones para Ucrania, cancelando el acuerdo de derecho de giro existente con el fondo, al que le quedaban US$2.200 millones por pagar de los US$5.000 millones originales autorizados en 2020.

Problemas de financiación

Las negociaciones ponen de manifiesto el objetivo del gobierno ucraniano de mantenerse en buenos términos con los inversores mundiales, sobre todo para estar en condiciones de financiar la reconstrucción del país tras la guerra. Para los emisores, el incumplimiento de los pagos de los bonos internacionales supondría el riesgo de perder el acceso a los mercados mundiales de deuda durante años.

La reestructuración de los bonos de Ucrania como forma de reducir la carga de su deuda ayudaría a garantizar que la financiación de los principales aliados en materia de defensa y ayuda humanitaria no se canalice a los tenedores de bonos.

Los bonos ucranianos en dólares estadounidenses y en euros (EUR) cotizan por debajo de los niveles que indican riesgo de crisis y de reestructuración. Los bonos que vencen en septiembre cotizan con más de un 40% de descuento sobre su valor nominal, según datos recopilados por Bloomberg.

Sin embargo, el gobierno ucraniano ha dicho que está comprometido con el servicio de sus obligaciones de deuda externa.

PUBLICIDAD

Más de cuatro meses luego de que Rusia invadiera Ucrania, provocando combates masivos que han dejado miles de muertos y una cuarta parte de la población ucraniana desplazada de sus hogares, el presupuesto del país se ve sometido a tensiones mientras su principal financiador (el banco central de Ucrania) da la alarma sobre los límites de su capacidad para comprar deuda soberana. Las consecuencias económicas han puesto a prueba la financiación de todo, desde las pensiones hasta las operaciones militares.

El banco central estima que la economía ucraniana puede contraerse al menos un 30% este año, y que la hryvnia está sometida a una presión creciente. En su última reunión, el 3 de junio, la autoridad monetaria subió el tipo de interés al 25%, desde el 10%, para apoyar la moneda.

Con la asistencia de Daniel Flatley, Daryna Krasnolutska y Volodymyr Verbyany.

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD