EE.UU.

Probabilidad de recesión en EE.UU. sube al 38%, según modelo de Bloomberg Economics

Las probabilidades de recesión son mucho más altas para finales del próximo año y para principios de 2024 son de tres en cuatro

Reserva Federal de EE.UU.
Por Reade Pickert
05 de julio, 2022 | 03:59 PM

Bloomberg — Según las proyecciones más recientes de Bloomberg Economics, la probabilidad de que Estados Unidos registre una recesión el próximo año es actualmente de casi una en tres, luego de que la confianza del consumidor cayera a un mínimo histórico y las tasas de interés aumentaran.

La probabilidad de una recesión en los próximos 12 meses subió al 38%, de acuerdo con el modelo de probabilidad, que contempla una serie de factores que van desde los permisos de construcción de viviendas y los datos de las encuestas de consumo hasta la diferencia entre los rendimientos del Tesoro a 10 y 3 meses. Este porcentaje se compara con el 0% de hace unos meses.

“El riesgo de una recesión autocumplida, y que puede ocurrir tan pronto como a principios del próximo año, es más alto que antes”, dijo Anna Wong, economista jefe para EE.UU. de Bloomberg Economics. “Aunque los balances de los hogares y las empresas son sólidos, la preocupación por el futuro podría hacer que los consumidores se retraigan, lo que a su vez llevaría a las empresas a contratar e invertir menos”.

PUBLICIDAD

“El riesgo de una recesión a principios de 2023 ha aumentado sustancialmente”, dijo Wong.

Las probabilidades de recesión son mucho más altas para finales del próximo año. Los cálculos anteriores de Bloomberg Economics muestran que la probabilidad de una recesión en EE.UU. a principios de 2024 es de aproximadamente tres de cuatro.

La Reserva Federal de EE.UU. subió las tasas de interés en junio en 75 puntos básicos, la mayor alza desde 1994, y señaló nuevos aumentos (posiblemente de una proporción similar) en los próximos meses. Esta subida se suma a la de 50 puntos básicos del mes anterior y consolida un giro decisivo del banco central.

PUBLICIDAD

El rápido aumento de los costos de los créditos, junto con el endurecimiento de las condiciones financieras y la inflación, que se encuentra en su punto más alto en cuatro décadas, ha aumentado la preocupación de que la Reserva Federal (en su intento de enfriar la economía y, por lo tanto, la inflación) acabe llevando a los EE.UU. a una recesión.

  dfd

El aumento de las probabilidades de recesión en el último mes puede atribuirse en gran medida a dos factores: la moderación de las perspectivas de ganancias de las empresas y el importante deterioro de la confianza de los consumidores.

  dfd

Las condiciones financieras se han endurecido considerablemente en los últimos meses, y los márgenes de ganancias de las empresas, aunque siguen siendo robustos, se suavizarán un poco en el segundo trimestre del año, según Bloomberg Economics. Tras las fuertes subidas de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal, las empresas se enfrentan al aumento del costo del capital.

En segundo lugar, la opinión de los estadounidenses sobre las condiciones empresariales futuras se deterioró considerablemente en junio. Todos los meses, la Universidad de Michigan publica una encuesta sobre la confianza de los consumidores que se sigue muy de cerca. El informe de junio no sólo mostró un retroceso en el sentimiento del consumidor hasta un mínimo histórico, sino también un gran declive en un indicador del cambio esperado en las condiciones empresariales en un año. En 76, esta cifra se encuentra ahora en una de sus lecturas más bajas en los registros que se extienden hasta 1978.

La elevada inflación de las últimas décadas ha afectado especialmente a la confianza de los consumidores. Los estadounidenses se enfrentan a precios casi récord en las gasolineras y a facturas desorbitadas en el supermercado. Ajustados por la inflación, los ingresos medios por hora han caído durante ocho meses consecutivos, erosionando el poder adquisitivo de los estadounidenses y agriando sus opiniones sobre la economía. La tasa de ahorro está cerca de su nivel más bajo desde 2009, y más de la mitad de los estadounidenses creen que su país ya está en recesión.

Una recesión no es ciertamente inevitable, pero el camino hacia el llamado aterrizaje suave (un enfriamiento de la actividad económica que no conduzca a una recesión) es cada vez más estrecho. Para ello es necesario que el crecimiento de los precios se ralentice bruscamente y probablemente vaya acompañado de un ligero aumento del desempleo. La Fed tiene esperanzas en ese resultado, pero su presidente, Jerome Powell, ha reconocido que lograrlo será “muy difícil”.

En caso de que comience una desaceleración en el próximo año o dos, la recuperación pandémica (que comenzó en mayo de 2020, según la Oficina Nacional de Investigación Económica) sería la expansión más corta de EE.UU. desde la de 1981-1982, que duró sólo 12 meses.

PUBLICIDAD