Asesinato de Abe deja en shock a una nación donde las armas son poco frecuentes

El año pasado se produjeron 10 incidentes que dejaron un muerto y cuatro heridos, según la Agencia de Política Nacional

La escena del crimen tras el asesinato de Abe
Por Reed Stevenson - Kanoko Matsuyama
08 de julio, 2022 | 07:05 AM

Bloomberg — La última vez que un primer ministro japonés, en funciones o no, fue asesinado a tiros, ocurrió 90 años atrás. Ilustra lo infrecuente e impactante que es la violencia armada en el país, donde la posesión de armas de fuego está estrictamente controlada.

El disparo que mató a Shinzo Abe el viernes (realizado con una escopeta casera, según los informes) se produjo mientras hacía campaña en nombre del gobernante Partido Liberal Democrático en Nara, una ciudad al este de Osaka. Abe estaba dando un discurso frente a una estación de tren de cara a las elecciones a la Cámara Alta de este fin de semana. El ex premier fue trasladado a un hospital local y posteriormente declarado muerto. Tenía 67 años.

“Fue un shock, nunca pensé que una catástrofe así pudiera ocurrir en una ciudad rural”, dijo Yuki Ito, de 42 años, que estaba comprando en una farmacia cercana cuando Abe recibió el disparo. “Ocurrió en un lugar junto a oficinas, bancos y centros comerciales. Me asusté cuando supe que era un crimen con armas”.

Los tiroteos son poco comunes en la nación insular, pero no inéditos. El año pasado se produjeron 10 incidentes que dejaron un muerto y cuatro heridos, según la Agencia de Política Nacional. Para los civiles, la obtención de armas, principalmente rifles y escopetas para el deporte o la caza, requiere un intenso proceso de concesión de licencias y comprobación de antecedentes. La policía suele ir armada con pistolas.

PUBLICIDAD

El sospechoso que disparó a Abe fue identificado por los medios de comunicación nacionales como Tetsuya Yamagami, de 41 años. Fue detenido inmediatamente por la Policía de Seguridad del gobierno, encargada de proteger a los políticos y funcionarios de alto nivel. Como ex primer ministro, Abe contaba con un equipo de seguridad, y al menos uno de ellos tenía un escudo antibalas. Los informes de televisión mostraron lo que parecían ser dos tubos envueltos con cinta negra en el suelo. Se cree que es un arma ensamblada de forma rudimentaria.

“Esto muestra realmente hasta qué punto las leyes de armas de Japón están funcionando”, dijo Daniel Foote, profesor de la Universidad de Tokio especializado en derecho y sociedad. “Muy pocas personas tienen la capacidad de crear un arma así”.

Imagen de la escena del crimendfd

El incidente se produce menos de una semana después de un mortal tiroteo masivo en un desfile del 4 de julio en las afueras de Chicago, en EE.UU., en el que Robert “Bobby” Crimo III, de 21 años, fue acusado de siete cargos de asesinato en primer grado. En 2022 se produjeron más de 300 tiroteos masivos en Estados Unidos, según el Gun Violence Archive.

PUBLICIDAD

Tokio no tuvo casos de incidentes relacionados con armas de fuego el año pasado.

El número total estimado de armas en manos de civiles en Japón fue de 310.400 en 2019, o 0,25 por cada 100 personas, el nivel más bajo entre los países del G7, según GunPolicy.org. Eso se compara con los 393 millones de armas, o 120 por cada 100 personas, en Estados Unidos, y los 3,2 millones, o 5 por cada 100 personas, en el Reino Unido.

“En Japón, este tipo de tiroteo es extremadamente infrecuente, lo que, a la inversa, es la razón por la que fue fácil de ejecutar”, dijo William Cleary, un profesor de derecho penal en la Universidad de Hiroshima Shudo. Dijo que canceló una clase el viernes después de entrar y ver las caras “absolutamente sombrías” de sus estudiantes. “La seguridad era obviamente demasiado floja y esto provocará un refuerzo de la seguridad, especialmente en los discursos al aire libre, dado que estamos en medio de las elecciones”.

Imagen del ex primer ministro de Japóndfd

En 1932, el primer ministro en funciones Tsuyoshi Inukai fue asesinado por personal de la Armada, que conspiraba para provocar una guerra con EE.UU. (en un principio también pretendían matar a Charlie Chaplin, que estaba de visita en Japón en ese momento). La última vez que un político japonés fue asesinado a tiros fue en 2007, cuando el alcalde de la ciudad sureña de Nagasaki fue blanco de miembros de la yakuza, o mafia japonesa, a la salida de una estación.

El abuelo materno de Abe y ex primer ministro, Nobusuke Kishi, también fue objeto de un intento de asesinato. En 1960, Kishi fue atacado y apuñalado durante sus últimos días en el cargo por un hombre afiliado a grupos de derechas. Sobrevivió.

Aunque es más conocido por las “Abenomics”, un plan para reactivar la economía de Japón a través de una flexibilización monetaria y una reforma regulatoria sin precedentes, el primer ministro que más tiempo ha estado en el cargo también trató de impulsar el gasto en defensa y revisar la constitución pacifista, medidas consideradas controvertidas dentro y fuera de Japón.

Hay otro paralelismo entre los dos ataques a primeros ministros, separados por casi un siglo. Yamagami, que disparó y mató a Abe el viernes, era un antiguo miembro de la Fuerza de Autodefensa Marítima, según la emisora local FNN.

PUBLICIDAD

“Esto es una gran conmoción”, dijo Hiromichi Watanabe, un alto miembro del PLD que habló en la sede del partido. “No puedo creer que algo así pueda ocurrir en Japón”.

-- Con la ayuda de Yuko Takeo y River Davis.