Biden discutirá este viernes la posibilidad de reducir los aranceles a China

El Gobierno de Estados Unidos podría eliminar algunos de los aranceles impuestos en la época de Donald Trump

Containers at the Yangshan Deepwater Port in Shanghai, China, on Tuesday, July 5, 2022. Senior US and Chinese officials discussed US economic sanctions and tariffs Tuesday amid reports the Biden administration is close to rolling back some of the trade levies imposed by former President Donald Trump. Photographer: Qilai Shen/Bloomberg
Por Jenny Leonard
07 de julio, 2022 | 09:34 PM

Bloomberg — El presidente Joe Biden discutirá las posibles reducciones de los aranceles de Estados Unidos sobre los productos chinos en una reunión con sus asesores fijada para el viernes, según personas familiarizadas con el asunto, ya que su administración se acerca a una decisión muy seguida sobre el comercio con China.

La reunión en la Casa Blanca es la última de una serie que Biden ha celebrado sobre el tema, y no está claro si tiene la intención de decidir sobre un camino a seguir, según las personas, que hablaron bajo condición de anonimato porque el presidente aún no ha tomado una decisión.

La Casa Blanca no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios el jueves por la noche.

VER +
Biden podría disminuir los aranceles chinos esta semana: Dow Jones

Biden ha estado sopesando si eliminar algunos de los aranceles sobre más de US$300.000 millones en importaciones chinas impuestas por su predecesor, Donald Trump, según personas familiarizadas con las deliberaciones, mientras su administración intenta desesperadamente frenar la rápida inflación estadounidense.

PUBLICIDAD

Trump utilizó la sección 301 de la Ley de Comercio de 1974 para golpear a China con los aranceles a partir de julio de 2018, después de que una investigación concluyera que China robó la propiedad intelectual de las empresas estadounidenses y las obligó a transferir tecnología.

El mes pasado, la secretaria del Tesoro estadounidense, Janet Yellen, dijo que la reducción de los aranceles “podría ayudar a bajar los precios de las cosas que la gente compra y que son gravosas.”

VER +
Quitar aranceles para controlar la inflación podría tener sentido: Gina Raimondo

Esa es una opinión similar a la de la secretaria de Comercio, Gina Raimondo, quien dijo que eliminar los aranceles a los artículos domésticos “puede tener sentido”, pero se mostró a favor de mantener los aranceles a los productos de acero y aluminio procedentes de China como forma de proteger a los trabajadores estadounidenses y la seguridad nacional.

PUBLICIDAD
Los aranceles entre Estados Unidos y China

Aun así, poner fin a los aranceles sobre mercancías como las bicicletas y la ropa no ayudará a los estadounidenses en los ámbitos en los que el aumento de los precios resulta más perjudicial: los alimentos, el combustible y la vivienda.

Yellen, Raimondo y la representante comercial de EE.UU., Katherine Tai, no asistirán a la reunión del viernes.

Barclays Plc dijo que cualquier reducción de los aranceles a los productos chinos sería “una gota de agua” para reducir la tasa de inflación de EE.UU., que subió un 8,6% anual en mayo.

El banco estimó que el efecto directo máximo de un fin completo de los aranceles es una reducción única de 0,3 puntos porcentuales, dada la parte relativamente pequeña de las importaciones chinas en la cesta de consumo de EE.UU.

VER +
Biden dice que hablará “pronto” con Xi Jinping sopesando los aranceles

El gobierno de Biden dijo en mayo que estaba dando el primer paso hacia una revisión de los aranceles, un proceso necesario para evitar que empiecen a expirar en julio.

Biden corre el riesgo de irritar a los sindicatos, una fuente crucial de apoyo en las próximas elecciones de medio término, al considerar la cuestión de los aranceles. Los sindicatos se han opuesto a cualquier medida de este tipo, alegando que los gravámenes ayudan a proteger los puestos de trabajo en las fábricas.

La Casa Blanca también ha estado sopesando una nueva investigación sobre los subsidios chinos y su daño a la economía estadounidense como forma de presionar a Pekín en materia de comercio.