Economía

Alza de materias primas no beneficiará a toda América Latina por igual: Moody’s

Para la calificadora de riesgo, Brasil es el país que está mejor posicionado en la región para aprovechar los precios altos de los commodities

En América Latina, la producción de petróleo sólo aumenta en Brasil. En la mayoría de los demás países se mantiene estable y en México se produce un descenso secular, advirtió Moody's.
15 de julio, 2022 | 07:14 AM

Bloomberg Línea — Desde que inició la guerra en Ucrania, los precios de las principales materias primas llegaron a máximos que no se veían desde hace décadas y, a pesar de que con los renovados temores de recesión han hecho que estos cedan durante las últimas semanas, los aumentos tendrán un impacto positivo en América Latina, según informó Moody’s en un informe.

No obstante, la calificadora aclaró que este no beneficiará a todos los países por igual: el impacto del desempeño de las materias primas, dijo, será desigual en la región porque unos recibirán mayores ingresos por el aumento en sus exportaciones, pero para otros significará mayores necesidades de financiamiento externo.

Las perspectivas de Moody’s indican que los precios se mantendrán altos al menos hasta el próximo año, pues el mercado seguirá ajustado en medio de una caída de la oferta de petróleo y gas de Rusia y la falta de inversión en proyectos que impulsen la producción.

PUBLICIDAD
Un buque flotante, de producción, almacenamiento y descarga (FPSO) MV30 Carioca de Petroleo Brasileiro SA (Petrobras) anclado en Angra dos Reis, estado de Río de Janeiro, Brasil, el jueves 1 de julio de 2021.dfd

“Varios países latinoamericanos están bien posicionados para beneficiarse de un incremento considerable en los precios de los commodities ampliamente utilizados en la producción, el transporte y el consumo de bienes a través de tres canales principales: mayores volúmenes de exportación, precios más altos y cambios en la cartera de inversionistas a nivel global”, dijo al respecto Gersan Zurita, vicepresidente senior de Moody’s.

El aumento de los precios del petróleo, el cobre, el maíz y la soja apoyarán los ingresos de exportación de los productores regionales y países como Argentina, Uruguay y Paraguay, dependientes de la agricultura, podrían ver un crecimiento económico impulsado por estos ingresos, según el informe.

Por el lado de los metales básicos, Moody’s considera que los precios del cobre, el zinc, el níquel y el aluminio reflejan los bajos inventarios y la incertidumbre relacionada con el suministro de Rusia. Este panorama, añadió el análisis, podría beneficiar a Perú y Chile que juntos representan alrededor del 40% de la producción del cobre mundial.

PUBLICIDAD

No obstante, el panorama actual del cobre no es completamente alcista, considerando que este viernes cayó por debajo de los US$7.000 la tonelada ante mayores temores de que el mundo se encamine a una recesión. Más allá de ello, “las perspectivas a largo plazo de la demanda de cobre, en particular, apoyarán la producción latinoamericana”, agregó Moody’s. Además, Chile junto con Argentina recibirían un impulso de la creciente demanda de litio.

El “triángulo del litio” en Sudamérica contiene el 56% de los yacimientos a nivel mundial. dfd

Optimismo moderado

El análisis de la calificadora de riesgo remarca que los beneficios no serán iguales para todos. A pesar de que muchos países de América Latina están bien posicionados para obtener ventajas de los altos precios de las materias primas, el análisis dice que las ganancias se centrarán en aquellos “que siguen la paridad de los precios internacionales y que no limitarán la producción y las exportaciones”.

Moody’s considera que Brasil probablemente será el principal beneficiado de la región, pues su producción de petróleo y gas natural está aumentando de forma constante. A esto se suma las exportaciones que realiza de mineral de hierro, soja y maíz.

En el caso de Chile, por ejemplo, la calificadora advierte que los posibles cambios en el marco normativo, de llegar a aprobarse la propuesta de la nueva Constitución, podrían limitar las operaciones mineras existentes.

Constituyentes entregan borrador de Constitución al ministro de Segpres, Giorgio Jackson, en mayo de 2022. Foto: Convención Constitucional de Chile.dfd

Además, al país austral le juega en contra sus relaciones comerciales con China, que se ha visto afectada por los continuos confinamientos para enfrentar el Covid-19.

Algo similar sucede con Perú, que sobresale por sus operaciones mineras de cobre, zinc y metales preciosos, pero que tiene que enfrentar conflictos laborales y la incertidumbre política que ha caracterizado al gobierno de Pedro Castillo.

PUBLICIDAD

Argentina, dice Moody’s, debería beneficiarse en el aumento del precio del trigo y la soja “si se suavizaran o levantaran las prohibiciones a las exportaciones agrícolas y se permitieran mecanismos de precios para incentivar la producción”.

Los planes de Petro

En el análisis del informe también se incluye a Colombia, pues destaca que los altos precios de las materias primas podrían impulsar su recuperación económica. En concreto, el país andino se vería beneficiado del incremento en los precios del petróleo, el gas y del carbón térmico (que se vende principalmente a Alemania).

No obstante, Moody’s advierte que los planes de la administración del presidente electo Gustavo Petro, que tomará posesión el próximo 7 de agosto, podría jugarle en contra a este escenario.

PUBLICIDAD

“Las intenciones del recién elegido gobierno de Petro de acabar con la dependencia de la economía colombiana de los combustibles fósiles para su desarrollo empañan esta dinámica de crecimiento (...). La altísima inflación de los precios de los alimentos (más del 23% este año) llevará probablemente a un endurecimiento monetario más agresivo si el banco central sigue siendo una institución independiente, lo que hace que las perspectivas de crecimiento sean inciertas”, dice el informe.

Por otro lado, Moody’s también alertó por el impacto de los altos precios en las economías de América Central, incluyendo a Panamá y al Caribe, pues “se traducen en mayores necesidades de financiación externa en un momento de rápido endurecimiento de las condiciones financieras a nivel mundial”.

Según el análisis, las balanzas comerciales podrían aumentar su déficit a medida que crece el valor de las importaciones, mientras que el valor de las exportaciones se mantiene estable.

PUBLICIDAD