Economía

Senado de EE.UU. amenaza el futuro del impuesto global a las multinacionales

El camino es cada vez más estrecho después de que el senador Joe Manchin dijera que quería esperar hasta septiembre para considerar el proyecto de ley

No está claro cuándo los demócratas volverán a tener mayoría suficiente en el Congreso para aprobar el impuesto mínimo global del 15%, conocido como segundo pilar.
Por Laura Davison
15 de julio, 2022 | 09:45 PM
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Un acuerdo global sin precedentes sobre cómo gravar a las corporaciones, una victoria diplomática clave para el presidente Joe Biden, corre el riesgo de deshacerse después de que un miembro de su propio partido retrasara una votación crucial, amenazando las posibilidades de que la mayor economía del mundo se una al acuerdo.

El Senado de EE.UU. tiene un camino cada vez más estrecho después de que el senador Joe Manchin dijera que quería esperar hasta septiembre para considerar un proyecto de ley que incluía el compromiso de un impuesto de sociedades mínimo global del 15%, la piedra angular del acuerdo que la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, ayudó a negociar con casi 140 países el año pasado.

El tiempo se agota, ya que los demócratas sólo tienen hasta el 30 de septiembre para utilizar el proceso de reconciliación presupuestaria por la vía rápida para aprobar el proyecto de ley sin la ayuda de los republicanos. Con el control del Congreso en juego en las elecciones intermedias de noviembre, los republicanos ya han dicho que dejarán morir el acuerdo actual si recuperan el poder.

PUBLICIDAD

“Independientemente del estado de los intentos temerarios de los demócratas de aumentar los impuestos a las empresas estadounidenses en medio de una recesión, seguiré presionando para que haya más deliberaciones y una oportunidad de renegociar los términos del acuerdo de la OCDE con la aportación bipartidista de los redactores de impuestos del Congreso”, dijo en un comunicado el senador Mike Crapo, de Idaho, el principal republicano de la Comisión de Finanzas del Senado, en referencia a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, que ayudó a negociar el acuerdo.

El pacto mundial, junto con un plan fiscal relacionado para los beneficios de la economía digital, fue anunciado el año pasado como un acuerdo histórico que pondría fin a la reducción de impuestos de los países para competir por las inversiones, lo que Yellen había advertido que era una “carrera hacia el fondo” que privaba a los gobiernos de ingresos.

Ahora, su viabilidad a nivel mundial está potencialmente amenazada. La Unión Europea, que se enfrenta a sus propios obstáculos políticos, y otras naciones han estado observando de cerca a EE.UU. antes de asumir el reto de cambiar sus propias leyes fiscales.

PUBLICIDAD

“Toda la noción de intentar llegar a un enfoque global, en el que no tengamos países pujando unos contra otros, tiene un enorme sentido internacional, pero no creo que eso vaya a suceder sin el liderazgo estadounidense”, dijo el jueves a la prensa el senador Mark Warner, demócrata de Virginia.

Yellen sigue trabajando en la finalización del impuesto mínimo global, dijo el Departamento del Tesoro en un comunicado el viernes.

“Igualará las condiciones para las empresas estadounidenses, disminuirá los incentivos para trasladar puestos de trabajo al extranjero y cerrará las lagunas jurídicas que las empresas han utilizado para trasladar los beneficios al extranjero, lo que beneficiará a los trabajadores, las empresas, los contribuyentes y las familias de clase media estadounidenses”, según el comunicado.

“Es demasiado importante para nuestra fuerza económica y competitividad como para no finalizar este acuerdo, y seguiremos buscando todas las vías posibles para conseguirlo”.

Manchin interrumpió el jueves por la noche las negociaciones en curso con el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, sobre un proyecto de ley de impuestos, clima y salud, destinado a ser la pieza central de la agenda electoral del Partido Demócrata.

Manchin dijo que no podía apoyar ninguna medida fiscal o climática como parte de la legislación, dejando sólo un acuerdo de precios de los medicamentos y una extensión de algunos subsidios de salud de la Ley de Asistencia Asequible. En una entrevista radiofónica el viernes dijo que quería esperar a la próxima ronda de datos sobre la inflación antes de considerar un voto en septiembre.

PUBLICIDAD

Además de las dudas de Manchin sobre la inflación, la preocupación de Hungría por la guerra en Ucrania ha llevado a su gobierno a no apoyar el acuerdo. Y la transición gubernamental en el Reino Unido para sustituir a Boris Johnson como primer ministro también podría ser un obstáculo, según Daniel Bunn, vicepresidente ejecutivo de la Tax Foundation.

“Lo que demuestra es que se puede negociar algo a nivel político a nivel internacional, pero todavía hay que prestar atención a la política interna y a otras preocupaciones económicas que surgen en el camino”, dijo Bunn.

No está claro cuándo los demócratas volverán a tener mayoría suficiente en el Congreso para aprobar el impuesto mínimo global del 15%, conocido como segundo pilar.

PUBLICIDAD

La otra mitad del acuerdo, el primer pilar, modificaría las normas de asignación de los beneficios empresariales a través de las fronteras y probablemente exigiría la revisión de muchos tratados fiscales mundiales. En EE.UU., esto es especialmente complicado, porque podría requerir que al menos 67 senadores votaran a favor de los cambios en los tratados, un resultado muy improbable en esa cámara ultrapartidista.

El presidente del Comité de Finanzas del Senado, Ron Wyden, ha dicho en repetidas ocasiones en las últimas semanas que las medidas climáticas y fiscales del proyecto de ley están diseñadas para reducir los costes energéticos de los hogares y que los ingresos fiscales adicionales que se destinen al déficit reducirían las presiones inflacionistas.

PUBLICIDAD