EE.UU.

Casa Blanca estudia declarar emergencia para luchar contra cambio climático

La estrategia podría ayudar a las energías limpias mientras los trabajos del Congreso están estancados

El presidente de EE.UU., Joe Biden, durante un acto de conmemoración de la aprobación de la Ley Bipartidista de Comunidades más Seguras en el Jardín Sur de la Casa Blanca en Washington, D.C., EE.UU., el lunes 11 de julio de 2022.
Por Jennifer A. Dlouhy y Ari Natter
19 de julio, 2022 | 12:39 PM

Bloomberg — Funcionarios de la Casa Blanca están sopesando la posibilidad de que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden lleve a cabo una acción ejecutiva relacionada al cambio climático, incluyendo una declaración de emergencia que le permitiría destinar fondos federales a proyectos de energía limpia.

La posible orden de emergencia, que desbloquearía amplios poderes ejecutivos para impulsar la construcción de energías limpias, restringir las perforaciones petrolíferas y frenar los flujos de combustibles fósiles, es una de las varias opciones que se están discutiendo, dijeron personas familiarizadas con el asunto que pidieron no ser nombradas para describir las deliberaciones privadas.

Todavía no se ha tomado una decisión definitiva sobre si se va a utilizar esta táctica, defendida desde hace tiempo por los activistas del clima, aunque los debates se han visto reforzados por la decisión del senador demócrata Joe Manchin de frenar la legislación sobre energías limpias en el Congreso la semana pasada.

PUBLICIDAD

Biden ya amenazó con utilizar poderes ejecutivos para luchar contra el cambio climático, insistiendo en que “no se echará atrás”. “Si el Senado no toma medidas para abordar la crisis climática y fortalecer nuestra industria nacional de energía limpia, tomaré medidas ejecutivas enérgicas para enfrentar este momento”, dijo Biden el viernes pasado en un comunicado.

Una declaración de esta naturaleza desbloquearía amplios poderes presidenciales para redirigir fondos federales a la construcción de fuentes de energía limpia, dirigir la ayuda a las comunidades en la primera línea de los efectos del cambio climático e incluso frenar la exportación de combustibles fósiles.

El expresidente Donald Trump utilizó una táctica similar para desviar miles de millones de dólares para iniciar la construcción de un muro fronterizo con México después de que el Congreso se negara a asignar los fondos para ello.

PUBLICIDAD

Presionado por la posibilidad, el coordinador especial de la presidencia para asuntos energéticos internacionales, Amos Hochstein, dijo el martes a CNN que había “especulaciones en la prensa sobre lo que hará el presidente”, pero que, por ahora, la Administración está enfocada en preservar el trabajo en curso para abordar el cambio climático y “acelerar la transición” a la energía libre de emisiones.

Las deliberaciones de la Casa Blanca se producen en un momento en que muchos demócratas del Capitolio están dispuestos a dejar atrás su estrategia de un año de avanzar en la legislación sobre el clima (con cientos de millones de dólares en créditos fiscales para energías limpias) a través de un proceso presupuestario de vía rápida.

“La posibilidad de promulgar la legislación está muerta”, dijo el senador Jeff Merkley, demócrata de Oregón. Añadió que el hecho “libera al presidente para utilizar los plenos poderes del poder ejecutivo”. Y esos plenos poderes incluyen ciertamente una emergencia climática”.

El senador Ed Markey, demócrata de Massachusetts y autor del Green New Deal, ha presionado a la Casa Blanca para que aproveche la autoridad de emergencia.

“He argumentado que es hora de una acción urgente”, dijo Markey el lunes. “Espero que sus acciones sean tan audaces como lo requiere el problema”.

Al declarar una emergencia nacional, Biden puede recurrir a más de 100 poderes especiales, normalmente diseñados para hacer frente a huracanes, ataques terroristas y otros acontecimientos imprevistos. Sin embargo, algunos han alertado contra esta iniciativa, advirtiendo que algunas medidas podrían ser anuladas por los tribunales federales por considerar que se trata de un rodeo inadmisible para evitar el Congreso.

PUBLICIDAD

Incluso sin una declaración de emergencia, Biden puede utilizar el poder adquisitivo del Gobierno federal para obligar a las adquisiciones de energía limpia. También puede aprovechar la autoridad de otras leyes para tomar medidas drásticas contra las emisiones de metano de los pozos petroleros e imponer nuevos y estrictos controles de emisiones para los automóviles.

Utilizar las leyes reservadas normalmente para catástrofes nacionales para abordar una crisis climática en curso también sería controvertido. Pero es una forma potente de que Biden demuestre que está comprometido a hacer frente a la amenaza, incluso en medio de la inacción del Congreso, que está muy dividido, y de que dé esa señal antes de las cruciales elecciones de mitad de período en noviembre.

Incluso si Biden declarara una emergencia climática, podría ejercer sus nuevos poderes de manera específica, por ejemplo, tratando de aumentar la producción de energía limpia, dijo Benjamin Salisbury, director de investigación de Height Capital Markets.

PUBLICIDAD

Las medidas de mayor envergadura, como la limitación de la producción, el transporte y el consumo de combustibles fósiles, “podrían ser vulnerables a la impugnación legal”, dijo Salisbury el martes en una nota de investigación para clientes.

Con la asistencia de Jenny Leonard y Josh Wingrove.

PUBLICIDAD