Actualidad

Jurado encuentra culpable en un 99% a víctima de accidente de Tesla

La compañía también es objeto de una serie de indagatorias por parte de reguladores en EE.UU. sobre la función en sus autos de asistencia al conductor Autopilot

Tesla
Por Malathi Nayak
19 de julio, 2022 | 03:20 PM
Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — El juicio por la muerte en 2018 de un adolescente de 18 años que se impactó contra un muro a gran velocidad cuando conducía un Model S ha resuelto que Tesla Inc. (TSLA) es responsable solo en un 1% del accidente, concluyendo que el joven y su padre tuvieron el 99% de la culpa.

Esta es la primera vez que el fabricante de vehículos eléctricos enfrenta una acusación sobre uno de sus modelos en una corte federal en el estado de Florida.

La familia del adolescente Barret Riley debía demostrar que Tesla jugó un papel en su fallecimiento cuando técnicos de servicio eliminaron la característica que había sido instalada a petición de su madre, la cual limitaba la velocidad del auto Model S.

PUBLICIDAD

El vehículo eléctrico se impactó contra un muro de concreto en Ft Lauderdale a una velocidad de casi 187 kilómetros por hora (km/h). En el auto además de Barret viajaba un amigo suyo de 18 años que también falleció en el accidente.

Antes del inicio del juicio, se desestimó la alegación de que un defecto en la batería del vehículo había provocado su explosión y fuego en el lugar del accidente.

La compañía también está enfrentando una serie de procesos judiciales e investigaciones por parte de reguladores en relación con la función en sus autos de asistencia al conductor Autopilot. Para septiembre está previsto el primer juicio de estos casos en un tribunal en el condado de Palm Beach, Florida.

PUBLICIDAD

Según los abogados de James Riley, el padre de Barrett, Tesla debió obtener su consentimiento, como dueño del vehículo para eliminar el limitador de velocidad, activado poco después de que el joven de 18 años recibiese una infracción por conducir a unos 180 km/h en una zona de 80 km/h. Se programó el limitador para evitar que el Model S superara los 137 km/h.

El argumento de los abogados de Tesla fue que Barrett había engañado al personal técnico de la empresa para que retirara el limitador en el momento en que fue a recoger el vehículo después de su revisión.

El padre testificó que desde 2010 había sido uno de los primeros clientes de la empresa comprando un Model S y que a lo largo de los años había adquirido varios Tesla más para su numerosa familia (siete hijos). Dijo además que Barrett era un gran admirador del CEO y cofundador de Tesla, Elon Musk, y que pretendía asistir a la Universidad de Purdue en el otoño de 2018 con la esperanza de lograr prácticas de ingeniería en Tesla.

James Riley recordó a los miembros del jurado que conversó con Musk por teléfono algunos días después de que el multimillonario se comunicara con él por primera vez, de forma inesperada por correo electrónico, tras el accidente. Riley afirmó que Musk admitió en la llamada que había sido un error que Tesla eliminara el limitador sin su permiso. Sin embargo, los abogados de Tesla negaron que la conversación haya sido así y Musk no testificó en el juicio.

Se solicitó a los miembros del jurado que repartieran la culpa del accidente en su fallo.

Los miembros del jurado consideraron que Tesla fue negligente en un 1%, mientras que Barrett, su padre y su madre fueron calificados como responsables en un 90%, 9% y 0%, respectivamente.

PUBLICIDAD

Ni el abogado de la familia ni el de Tesla contestaron inmediatamente a las peticiones de comentarios.

El caso es Riley v. Tesla Inc., 20-cv-60517, Tribunal de Distrito de EE. UU., Distrito Sur de Florida (Fort Lauderdale).

PUBLICIDAD