Negocios

Volkswagen recurre a Oliver Blume para potenciar su ‘persecución’ a Tesla

El jefe de Porsche que va a sustituir a Herbert Diess tiene como objetivo acelerar a la compañía para ser líder del sector de vehículos eléctricos

Oliver Blume. Photographer: Andreas Gebert/Bloomberg
Por Christoph Rauwald y Monica Raymunt
23 de julio, 2022 | 06:54 PM

Bloomberg — Volkswagen AG recurrió a un expertos en reunir equipos en la fábrica y en el fútbol para sanar las heridas que se crearon en la compañía bajo el liderazgo de Herbert Diess.

El actual jefe de Porsche y que va a sustituir a Diess como director general de VW, deberá mejorar las relaciones con los sindicatos y otras partes interesadas con el fin de impulsar a la compañía en el sector de vehículos eléctricos y nuevas tecnologías.

El cambio en la dirección del segundo mayor fabricante de automóviles del mundo fue anunciado el viernes -22 de julio- y supone un cambio en el estilo de manejo de la empresa frente al que tenía Diess, que era más combativo, aunque el CEO saliente ha sido reconocido por su excelencia estratégica y analítica, pero se creó enemigos entre los múltiples centros de poder de VW. Los repetidos enfrentamientos con los sindicatos y la mala ejecución de los modelos eléctricos y el software acabaron por mermar el apoyo al ex directivo de BMW AG.

PUBLICIDAD

Blume, un entusiasta del fútbol, es reconocido por hacer preguntas y asegurarse el respaldo de la mezcolanza de intereses creados de VW antes de seguir adelante, mientras Diess se ha lamentado de las “viejas estructuras enquistadas” de la compañía que obstaculizaban el cambio. “Su capacidad de gestión ha sido muy buena”, dijo Philippe Houchois, analista de Jefferies. “Su trabajo como CEO del grupo es hacer que la gente trabaje junta. Y ahí es donde Diess falló, lamentablemente”, precisó.

Oliver Blume, chief executive officer of Porsche AG, during a keynote speech at the IAA Munich Motor Show in Munich, Germany, on Tuesday, Sept. 7, 2021. The IAA, taking place in Munich for the first time, is the first in-person major European car show since the Coronavirus pandemic started.dfd

Plan de inversión

Construir un consenso será crucial, ya que VW busca cumplir con un plan de inversión de US$90.900 millones, y ser líder en la industria, en software y vehículos eléctricos. Muchos trabajadores temen que los cambios se traduzcan en más pérdidas de puestos de trabajo o dislocaciones en las fábricas.

Un ejecutivo de Porsche podría parecer una elección poco probable para liderar el impulso de VW hacia nuevas tecnologías y métodos de propulsión. La marca, para muchos, sigue siendo sinónimo de motores de combustión interna que gruñen.

PUBLICIDAD

Sin embargo, Blume, un antiguo aprendiz de Audi que dirige Porsche desde 2015, estuvo detrás de la arriesgada decisión de defender el Taycan, el primer coche totalmente eléctrico de la marca de automóviles deportivos que ahora supera en ventas al icónico 911 de combustión.

Blume tiene como objetivo que casi la mitad de las ventas de Porsche sean eléctricas para 2025. Esto alimenta la confianza de que el nuevo jefe podría liderar una transformación similar para otras partes de la cartera de VW, que incluye marcas como Seat y Skoda, así como las marcas homónimas y Audi.

El cambio en la dirección de Volkswagen “tiene como objetivo acelerar el impulso para superar a Tesla como líder de los vehículos eléctricos”, dijo el analista de Bloomberg Intelligence Michael Dean en una nota, calificando a Blume como “una estrella en ascenso dentro de VW”.

Blume también se ha hecho un nombre como un par de manos seguras cuando se trata del corazón y el alma del grupo VW - su red de producción global de 130 plantas.

Funciones operativas

Nacido en Braunschweig, cerca de la sede de VW en Wolfsburg, Blume estudió ingeniería mecánica en su ciudad natal antes de incorporarse a la empresa. Se doctoró en ingeniería de vehículos en Shanghai antes de ocupar más puestos operativos en Audi y, posteriormente, en Seat. Eso le protegió del revuelo que empañó a muchos ejecutivos relacionados con los desarrolladores de motores tras el escándalo de 2015 sobre los motores diésel trucados para cumplir las normas de emisiones.

Tradicionalmente, Porsche ha mantenido más autonomía dentro de VW que otras marcas, ayudada por su rendimiento financiero superior, incluyendo carreras en solitario en el desarrollo de baterías de alto rendimiento y combustibles electrónicos basados en hidrógeno.

PUBLICIDAD

Este año, Porsche, con sede en Zuffenhausen, también se separó del complejo proyecto de vehículos eléctricos Artemis, liderado por Audi, en una muestra de confianza en las iniciativas propias de la marca de coches deportivos.

Director general de Volkswagen AG dejará el cargo en septiembre.dfd

Este movimiento se produjo tras la preocupación por los retrasos en otros proyectos de vehículos eléctricos de VW que formaban parte de Artemis, incluidos los modelos que se iban a fabricar en Hannover con las operaciones de vehículos comerciales de VW. Los ejecutivos de Porsche no querían fabricar coches deportivos en la misma línea de producción que fabrica furgonetas.

Fuertes beneficios

Aunque a Blume se le atribuye una serie de éxitos en la modernización de Porsche, la marca de lujo tiene posiblemente más margen de maniobra, dada su clientela de alto poder adquisitivo y sus elevados márgenes de beneficio, los más altos entre las principales marcas de VW.

PUBLICIDAD

Lograr un éxito comparable en toda la empresa será más complejo, y Blume tendrá las manos llenas. No sólo asume el cargo de director general, sino que mantiene su papel de líder de Porsche.

La marca de coches deportivos está planeando una oferta pública inicial para el cuarto trimestre. El éxito es crucial para ayudar a recaudar fondos para que el grupo salga adelante en la transformación. El doble papel de Blume ha suscitado la preocupación de que su agenda pueda estar sobrecargada.

“No creemos que sea una buena idea, ya que ambas organizaciones necesitarán un liderazgo claro y presente en los próximos meses”, dijo el analista de Bernstein Daniel Roeska en una nota.

PUBLICIDAD