Manifestantes antigubernamentales chocan con la policía mientras protestan contra el aumento del costo de la vida el 20 de octubre de 2019 en Santiago, Chile.
Tiempo de lectura: 7 minutos

Bloomberg Opinión — Chile adoptó el neoliberalismo más que cualquier otro país, con la privatización de las pensiones en 1980 como sello de su cambio de rumbo. El Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional se precipitaron a alabar al gobierno del general Augusto Pinochet por esta medida, que más de dos docenas de países imitaron, al menos en parte. No obstante, ahora la necesidad de reformar las pensiones es uno de los pocos temas en los que los políticos y los responsables de la formulación de políticas de Chile, ya sean de derechas o de izquierdas, están de acuerdo. El sistema simplemente no ha cumplido sus promesas para los jubilados y los contribuyentes. Y tanto como símbolo como realidad, este fracaso de una antigua estrella económica ha alimentado el creciente rechazo al neoliberalismo y a los enfoques de mercado en otras áreas políticas.

La justificación de Chile para eliminar los programas públicos de reparto (como la Seguridad Social en Estados Unidos) y enviar a los trabajadores a un sistema de cuentas individuales de gestión privada fue doble: en primer lugar, los fondos privados crecerían más y se acumularían más rápido debido a una mejor gestión, lo que significaría más dinero para la jubilación; en segundo lugar, el cambio mantendría bajos los costos públicos.

PUBLICIDAD

Cuatro décadas después, el sistema chileno no ha funcionado como se había prometido o esperado. Los creadores anticiparon que el trabajador medio ahorraría lo suficiente para ganar el 70% de su salario en la jubilación; la realidad ha sido más bien un tercio. Pensaron que el nuevo sistema ampliaría el número de trabajadores con fondos de jubilación; en cambio, casi el 40% de los chilenos no tiene nada a lo que recurrir. En lugar de mejorar la vida de los ancianos de Chile, la mayoría de los pensionistas viven con menos del salario mínimo, y las mujeres se ven más afectadas que los hombres.

El sistema privado tampoco ha librado al gobierno de la carga financiera. El periodo de transición siempre iba a ser costoso, ya que el gobierno pagaba la factura de los que se jubilaban con el dinero público sin recibir impuestos sobre la nómina (ya que todas estas contribuciones iban a parar a cuentas privadas). Pero el gobierno también ha tenido que respaldar a muchos más jubilados del nuevo sistema de lo que se esperaba. Los funcionarios pensaban que menos del 10% de los asalariados dependerían de la generosidad pública para obtener una pensión mínima. En la actualidad, más del 40% necesita que el gobierno intervenga.

PUBLICIDAD

El mayor beneficiario resultó ser el mercado de capitales de Chile. Los administradores de fondos de pensiones invirtieron decenas de miles de millones de dólares acumulados en cuentas individuales en acciones y bonos locales, ampliando y profundizando estos mercados. Esto ayudó a los inversionistas nacionales e internacionales, así como a las grandes empresas. Hizo menos, al menos directamente, por los ahorradores.

¿Por qué fracasó el experimento de Chile? Los bajos pagos privados a los jubilados reflejan en parte las bajas contribuciones. A diferencia de lo que ocurre en EE.UU., Europa y otros lugares, los empleadores no estaban obligados a contribuir. Eso se dejó en manos de los empleados. Con un 10% de sus salarios, las aportaciones no suelen ser suficientes para jubilarse, ni siquiera después de acumularse durante años. Unas pequeñas cantidades de entrada significan unas pequeñas cantidades de salida.

PUBLICIDAD
Futuras tasas de sustitución netas de las pensiones para los trabajadores con un salario medio durante toda su carreradfd

A esto se suman los años en que muchos trabajadores no cotizan. Con 1 de cada 4 empleos en Chile fuera de los libros, muchos trabajadores, en algún o muchos momentos de su vida económicamente activa, no cotizarán. Los autónomos también podían elegir si se afiliaban, y muchos no lo hacían. Las cotizaciones esporádicas también redujeron los fondos de jubilación.

Y, sobre todo en los primeros años del programa, las excesivas comisiones redujeron el fondo inicial que podía crecer a lo largo de la vida de los trabajadores. Los fondos de pensiones chilenos cobran sobre los flujos, no sobre los activos. Muchos fondos cobraban inicialmente 25 o incluso 30 pesos de cada 100 (en lugar de, por ejemplo, 1 peso al año durante 25-30 años). Las comisiones han disminuido considerablemente desde entonces. Aun así, muchos cobran el 10% o más de los depósitos iniciales de la nómina como comisión. En cambio, las comisiones administrativas de la Seguridad Social estadounidense son inferiores al 2% (en parte porque no hay costes de comercialización). Con menos pesos invertidos y compuestos a lo largo del tiempo, a los no ricos les resulta difícil acumular lo suficiente para una pensión decente, incluso con buenos rendimientos.

PUBLICIDAD

Lo que nos lleva al mayor inconveniente de las cuentas privadas de la seguridad social: No pueden, y de hecho no pueden, agrupar el riesgo en toda la población. Los seguros sociales se originaron con los sindicatos europeos y las sociedades de ayuda mutua en el siglo XIX, con trabajadores y participantes que contribuían a mantener a sus propios jubilados. Mientras que los fondos mancomunados beneficiaban más a los más pobres o desafortunados, los más acomodados pagaban voluntariamente más de lo que recibían para tener la tranquilidad de que, si su fortuna se deterioraba, ellos también dependerían de ese exceso de aportaciones de los más acomodados del grupo. Los sistemas públicos de seguridad social hacen esto a escala nacional, poniendo en común el riesgo entre los trabajadores de todos los sectores y redistribuyendo los fondos entre todos los que se han jubilado (y cumplido los requisitos mínimos).

Las cuentas privadas, en cambio, sólo distribuyen el riesgo a lo largo de la vida de un individuo concreto. Uno ahorra en sus años de trabajo para financiar los que no trabaja. Las personas con ingresos elevados cotizan más y obtienen más, mientras que los que cobran el salario mínimo suelen ser incapaces de ahorrar lo suficiente para evitar la penuria.

PUBLICIDAD

Al final, los sistemas de gestión privada no pueden ayudar a los que necesitan más apoyo en sus últimos años. La mancomunación del riesgo entre toda la población trabajadora es más importante en las economías y sociedades más desiguales, ya que las disparidades de ingresos son mayores y tienen más consecuencias.

Los gobiernos anteriores de Chile han intentado solucionar estos problemas. En 2008 el gobierno de Michelle Bachelet creó pensiones públicas para aquellos cuyos ahorros no alcanzaban para una pensión mínima, así como para los que estaban fuera del sistema privado, ampliando a casi 6 de cada 10 asalariados. En 2021, el presidente Sebastián Piñera, cuyo hermano fue uno de los diseñadores del sistema privado, amplió aún más el componente público para cubrir al 80% de los jubilados más pobres.

PUBLICIDAD

El nuevo presidente y el Congreso de Chile pretenden ir más allá. El presidente Gabriel Boric presentará un proyecto de ley en agosto para aumentar la pensión mínima desde algo menos de US$200 hasta igualar el salario mínimo de Chile, que es de unos US$300 al mes, y ponerla a disposición de todos los jubilados. El proyecto de ley pondría fin al actual sistema privado y convertiría el sistema público de reparto en el principal pilar de la seguridad social. Las cuentas privadas quedarían relegadas a una opción más parecida a la de los 401K para las aportaciones voluntarias a la jubilación.

Pero la reforma del sistema de pensiones es más difícil y costosa hoy en día, ya que los chilenos son bastante mayores: Sólo hay cuatro trabajadores por cada jubilado. Esta proporción parece que empeorará en los próximos años, superando a la de EE.UU. en 2050. Boric quiere que los empleadores también contribuyan, aumentando la cantidad de dinero reservada para financiar la jubilación. También propone impuestos específicos no relacionados con la nómina para financiar las pensiones y otras políticas sociales, como nuevos cánones mineros y un posible impuesto sobre el patrimonio.

PUBLICIDAD

Las pensiones nunca fueron una buena opción para la gestión estrictamente privada, ya que los componentes básicos del Estado del bienestar son bienes públicos definitivos. Sin embargo, el fracaso del sistema ha repercutido más allá de los jubilados que intentan llegar a fin de mes. Las pensiones se convirtieron en una causa principal para los millones de chilenos que salieron a las calles a protestar en 2019, impulsando la formación de una Asamblea Constituyente para redactar una nueva Constitución que se votará en septiembre.

El mejor camino para las pensiones sería una reforma que asegure jubilaciones adecuadas para más chilenos. Esto requiere un sistema público más robusto con una financiación específica para sostenerlo. Si los legisladores logran que esto suceda, podrán reducir las dificultades financieras que ahora enfrentan demasiados ancianos chilenos. Y, en beneficio de la democracia tanto en Chile como en sus vecinos, también podrían restaurar así al menos parte de la legitimidad política que el antiguo sistema contribuyó a poner en duda.