Estilo de vida

Desaceleración económica es la prueba más fuerte para la era del trabajo remoto

Los efectos de una posible recesión en el mercado laboral podrían llevar a los empleadores a una posición de mayor poder y demandar la vuelta a la oficina

Una persona utiliza un ordenador portátil mientras trabaja desde su casa en una fotografía arreglada tomada en Tiskilwa, Illinois, Estados Unidos, el martes 8 de septiembre de 2020. Fotógrafo: Daniel Acker/Bloomberg
Por Claire Ballentine
31 de julio, 2022 | 08:08 am
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Los días del trabajo remoto podrían estar cerca de su fin, al tiempo que una posible recesión podría cambiar el balance de poder entre los trabajadores que buscan flexibilidad y los jefes que impulsan el retorno a las oficinas en EE.UU.

Un fuerte mercado laboral durante la pandemia significó que los empleados se sintieron suficientemente seguros como para pedir beneficios en el trabajo o dejarlo por opciones mejores.

PUBLICIDAD

Las compañías, preocupadas por la retención de trabajadores, han sido reticentes a adoptar una postura dura con respecto a la vuelta a la oficina. Pero la desaceleración podría terminar con esto.

Lindsay Duston, directora de operaciones de Find My Profession, un proveedor de servicios profesionales, dijo que “las empresas van a poder aprovechar la recesión y el hecho de que no hay muchos puestos de trabajo disponibles para atraer a la gente de nuevo a la oficina”.

PUBLICIDAD

Elon Musk ya exige a los empleados de Tesla Inc. (TSLA) que trabajen en persona 40 horas a la semana, y los ejecutivos de bancos como Goldman Sachs (GS) están presionando para que se generalice el regreso a la oficina. Mientras tanto, la ocupación de oficinas en EE.UU. acaba de alcanzar un nuevo máximo desde el comienzo de la pandemia.

La recesión oficial aún no ha llegado. Y el mercado de trabajo sigue siendo ajustado, con el desempleo cerca de un mínimo de cinco décadas. Sin embargo, la lista de empresas que anuncian pausas en la contratación y despidos sigue creciendo, ya que la persistente inflación hace que la Reserva Federal suba las tasas de interés.

La bonanza de los empleadores

Las recesiones son malas para los resultados económicos, pero una ventaja para el poder de los empresarios sobre los empleados, según Dan Cornfield, profesor de sociología, ciencias políticas y estudios americanos de la Universidad de Vanderbilt. Dice que los trabajadores estadounidenses volverán a la oficina si están “suficientemente desesperados”.

Las preferencias de los empleados son claras: quieren trabajar desde casa. Una encuesta reciente de McKinsey reveló que el 58% de los estadounidenses tiene la oportunidad de trabajar a distancia al menos un día a la semana, y el 35% puede hacerlo todos los días. Entre los que tienen la oportunidad de trabajar desde casa, el 87% la aprovecha. Mientras tanto, un acuerdo de trabajo flexible es uno de los tres principales motivadores para encontrar un nuevo trabajo.

PUBLICIDAD

Para quedarse

Existe el argumento de que el trabajo a distancia está demasiado arraigado en las expectativas de los empleados -especialmente para la generación Z- como para ser eliminado por una recesión.

Imagen ilustrativadfd

“No esperamos que se reduzca la cantidad de flexibilidad que los empleadores están proporcionando”, dijo Lauren Mason, directora senior de la práctica de consultoría de recursos humanos de Mercer.

PUBLICIDAD

Dar flexibilidad a los empleados suele ser gratis para los empresarios y podría ahorrarles dinero en espacio de oficina si terminan sus contratos de alquiler, dijo. Incluso si se obliga a realizar algún tipo de trabajo en persona, exigir una vuelta completa de cinco días no tiene sentido, dijo Nick Bloom, profesor de economía de la Universidad de Stanford.

“Aquí es donde surgen los verdaderos problemas, con tasas de cumplimiento inferiores al 50% y poco o ningún beneficio”, dijo.

PUBLICIDAD

Trabajadores jóvenes

Forzar el trabajo en persona también se considera una forma rápida de alejar a los trabajadores más jóvenes. Estos empleados valoran el equilibrio entre la vida laboral y personal más que las generaciones pasadas y no les gustan los lugares de trabajo jerárquicos, según Cornfield. Los que no tienen hijos ni grandes responsabilidades económicas pueden simplemente renunciar en lugar de volver a la oficina.

Más del 70% de los trabajadores de entre 18 y 24 años dicen que considerarían la posibilidad de buscar otro trabajo si su empleador insistiera en que volvieran a la oficina a tiempo completo, según un informe reciente del Instituto de Investigación ADP.

PUBLICIDAD

El alcance de la vuelta a la oficina dependerá probablemente de la gravedad de la recesión, según Jay Zigmont, fundador del servicio de asesoramiento financiero Live, Learn, Plan. En este momento, las oportunidades de trabajo abiertas están dando confianza a los trabajadores para buscar nuevas funciones si no están satisfechos con los protocolos de su empresa.

“Mientras esa sea la actitud, no creo que los empleadores vayan a conseguir que la gente vuelva”, dijo.

PUBLICIDAD