Economía

Los bancos solían dar alivio ante la inflación; ahora se benefician de ella

La brecha entre lo que los bancos pagan a los depositantes y lo que ganan por prestar dinero a quienes se endeudan es la más grande de los últimos 50 años

Compradores en un centro comercial en EE.UU.
Por Shubham Saharan
31 de julio, 2022 | 11:14 AM
Últimascotizaciones

Bloomberg — La última vez que se vio una inflación de esta magnitud en EE.UU., los consumidores podían poner su dinero en el banco y ver como crecía al mismo ritmo que los precios, aplacando buena parte del dolor.

Este no es el caso en la actualidad, y los prestamistas se están beneficiando de ello.

La brecha entre lo que los bancos pagan a los depositantes y lo que ganan por prestar dinero a quienes se endeudan es la más grande de los últimos 50 años. Muchos bancos le están diciendo a sus accionistas que los llamados betas de depósitos (que miden la velocidad con la que aumentan las tasas de depósito tras subidas de tasas de la Fed) se mantendrán beneficiosos durante los próximos meses, dado que no están sintiendo mucha presión para pagar más a los ahorristas.

PUBLICIDAD

Las betas son ahora la jerga más popular en la industria financiera. La frase fue pronunciada más veces durante las sesiones informativas para analistas de Bank of America Corp. (BAC) en los últimos dos meses que en los dos años anteriores combinados.

Este mes, los ejecutivos del banco predijeron que los ingresos por intereses podrían aumentar hasta US$1.000 millones en el tercer trimestre con respecto al segundo, ya que se mantienen “disciplinados” en lo que pagan a los clientes.

“Nuestro segmento de banca de consumo sigue experimentando un buen impulso”, dijo el CEO Brian Moynihan a los analistas el 18 de julio. “Crecimos los préstamos al ritmo trimestral más rápido en casi tres años”.

PUBLICIDAD
Los bancos están dando poco a los ahorristas mientras ganan más prestando dinerodfd

Las razones por las que los ahorradores están recibiendo tan poco alivio son innumerables, empezando por la Reserva Federal, que esperó hasta que la inflación fuera fuerte antes de empezar a subir las tasas de interés desde los niveles más bajos en muchos años. A partir de ahí, las tasas de interés de los depósitos también tardan en subir. El resultado es doloroso: El índice de precios al consumo subió un 9,1% en junio, mientras que bancos como JPMorgan Chase & Co (JPM), Bank of America y Wells Fargo & Co (WFC) ofrecían tasas de depósito tan bajos como el 0,01%, según sus páginas web.

Si bien se espera que las tasas de interés de los depósitos suban progresivamente a medida que se afianzan las subidas de la Reserva Federal para los prestatarios, hay muchas pruebas de que los beneficios para los ahorradores llegarán lentamente. Esto se debe a que muchos bancos se enfrentan a poca presión competitiva para pagar más. Muchos están llenos de efectivo, gracias en parte a un aumento de los depósitos que se acumularon durante los confinamientos de la era del Covid-19 y los programas de estímulo.

Incluso los grandes clientes que no hacen muchos negocios con un banco aparte de aparcar su dinero tendrán poca influencia para presionar por una tasa de interés más alta para sus depósitos.

“Los bancos tienen mucho espacio en el lado de la financiación”, dijo Erika Najarian, analista bancaria de UBS Group AG (UBS). Eso significa que pueden dejar que “las relaciones más sensibles a las tasas de los depósitos se desplacen porque no necesitan necesariamente esa financiación”.

Aunque los depósitos han disminuido un poco en muchos bancos, es poco probable que un número suficiente de consumidores cambie de prestamista para aumentar la presión rápidamente, incluso cuando las instituciones online y las de base comunitaria aumenten las tasas para atraer flujos. Synchrony Financial (SYF) y American Express Co. (AXP), por ejemplo, ofrecen tasas de al menos el 1,5%.

Las cuentas de ahorro están haciendo poco para aliviar el dolor de la inflacióndfd

Una de las razones de esta inercia es que sólo las personas de cierta edad pueden recordar una época en la que los bancos pagaban habitualmente muchos más intereses por los depósitos, amortiguando el impacto de la inflación. Otra razón es que las cuentas ya no son tan “portátiles” como hace décadas. Muchos clientes tienen sus nóminas depositadas directamente en sus cuentas y sus cuentas se pagan automáticamente desde allí, lo que hace que cambiar de banco sea un engorro.

PUBLICIDAD

Sin duda, las tasas más generosas que los bancos pagaban por los depósitos en la década de 1980 fueron el resultado de una larga inflación y de los esfuerzos de la Reserva Federal por controlarla con tasas mucho más altas para los préstamos.

Esta vez, tanto las tasas de interés como las de depósito están saliendo de niveles ultrabajos, dijo Greg McBride, analista financiero jefe de Bankrate.com, que hace un seguimiento de las tasas de depósito que ofrecen los bancos. Los bancos querrán ver los beneficios de unas tasas de más altas antes de empezar a trasladarlos a los ahorradores, dijo.

Llegar a unas tasas de depósito más altas dependerá también de cuánto tiempo mantenga la Fed las tasas de endeudamiento elevadas, dijo Najarian. Sugiere que las tasas de depósito podrían alcanzar el 1,2% antes de que la Fed comience a relajarse de nuevo.

PUBLICIDAD